Narcos

El nacimiento de un imperio de droga, ahora en México

La cuarta temporada de Narcos tiene nuevos personajes y ya está disponible en Netflix

Diego Luna es Felix Gallardo en la cuarta temporada de Narcos, ahora ambientada en México. Foto: Difusión
Diego Luna es Felix Gallardo en la cuarta temporada de Narcos, ahora ambientada en México. Foto: Difusión

Colombia todavía no tiene a Pablo Escobar y su droga y el Cártel de Cali comenzaba a dar sus primeros pasos cuando comienza la nueva temporada de Narcos, que desde ayer está disponible en Netflix. Esta temporada es un reinicio de la franquicia, donde la acción se desarrolla ahora en México para contar cómo surge el Cártel de Guadalajara.

El protagonista no es Escobar, centro de las primeras dos temporadas, ni el cártel de Cali, aunque algunos nombre aparecen. Es que ahora se cuenta el nacimiento de un imperio de marihuana. Uno que se creó en el medio del desierto y con el apoyo de los “jefes” de México.

¿Qué se necesita para crear un imperio de la droga? Para Félix Gallardo (Diego Luna) tener una idea clara, saber convencer a superiores (y traficantes rivales) y conocer muy bien cómo funciona el negocio.

Y esa es la clave de esta nueva temporada de Narcos, donde se cuenta cómo un hombre de Sinaloa, antiguo policía devenido en traficante de poca monta, logra crear un imperio que tiene conexiones con Colombia y Estados Unidos.

Tráiler de Narcos: México
Tráiler de la serie "Narcos: México"

Junto a su amigo Rafa (Tenoch Huerta), quien logró desarrollar una cepa que no tiene semillas, y el antipático Don Neto (Joaquin Cosio), Félix logra que su jefe le permita ir a Guadalajara para intentar unificar el tráfico de marihuana.

Si bien esta serie se ha centrado en los traficantes más importantes, antes Pablo Escobar, luego de Cártel de Cali y ahora Félix Gallardo, esta producción bien podría llamarse DEA, ya que es la agencia antinarcóticos de Estados Unidos la que va narrando la historia. “Se trata de cómo ciertas instituciones en las que uno confía, decidieron declarar una guerra”, comienza diciendo el narrador, un agente de la DEA, de esta serie.

Y desde el inicio el narrador de los hechos tiene claro que no sabe cómo termina esa guerra (porque continúa hasta hoy), pero sí como empezó.

Diego Luna y Joaquin Cosio son los protagonistas de la nueva temporada de Narcos: México. Foto: Difusión
Diego Luna y Joaquin Cosio son los protagonistas de la nueva temporada de Narcos: México. Foto: Difusión

El lugar es Sinaloa y el momento, 1985. Allí, uno de los jefes del tráfico, peleado con sus rivales (que Félix entiende como aliados de su imperio) está cansado que el ejército queme sus plantaciones. Entonces Félix aparece, como un lobo al acecho con la idea: llevar las plantaciones a un sitio remoto, como Guadalajara, y desde allí continuar el negocio. Claro, hay un problema, hay que pedirle autorización a los “jefes” zonales.

Entonces Félix comienza con su plan, hablando y convenciendo a cuanto traficante importante se encuentre, prometiéndoles el oro y el moro a cambio de una reunión de los “jefes” juntos, y deslizando la idea de unificar el negocio y crear una especie de sindicato de la marihuana. Así los jefes, con el apoyo de las fuerzas policiales de México, pueden controlar la situación, evitando las muertes innecesarias.

“Muchos no quieren oír esta historia. Prefieren simular que no sucedió”, dice el narrador. Y lo cierto es que la serie deja mal parado a México y su corrupto sistema de lucha contra el narcotráfico, como también lo hace con la agencia americana.

Aunque a Guadalajara llega un agente nuevo: Enrique ‘Kiki’ Camarena (Michael Peña), un agente nuevo que de inmediato se da cuenta que hay información que sus compañeros de la DEA desconocen.

Así comienza a jugarse esta partida de ajedrez, entre Félix y Kiki. Uno creando plantaciones irrastreables en el medio de la nada, mientras el otro comienza a obsesionarse con la posibilidad de darle caza a este hombre que en poco tiempo se convierte en el “padrino” de la droga. Un traficante que lo inicia en el negocio a Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien pasa de ser un simple chofer, a convertirse en el hombre más buscado del mundo. Aunque su historia ya se conoce y hasta tiene su propia historia de televisión.

El argentino Gustavo Santaolalla es una de las incorporaciones de esta temporada, y su música envolvente e inquietante funciona muy bien aquí.

Ahora es el turno de Guadalajara, con una impresionante temporada en la que el espectador se debate entre apoyar a quien se sabe es el carismático villano, o al agente de la DEA que sólo busca de justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)