Final

Con muertes, sorpresas y coronaciones, así terminó "Game of Thrones"

Con giros inesperados, la serie más popular de la actualidad llegó a su fin

GOT capítulo Final
GOT capítulo Final

Atención: esta nota contiene spoilers.

Y un día terminó Game of Thrones, y el final fue exactamente como lo revelaba un guion filtrado hace días. Fue un desenlace que para la mayoría resultará inesperado, o con gusto a poco, pero como dijo alguien en Twitter en las últimas horas, tras ocho temporadas y una cantidad de historias maravillosas, el final como tal, a esta altura, era lo menos importante.

La frase más relevante del capítulo se la dijo Tyrion Lannister (hoy, protagonista absoluto tras una temporada floja) a Jon Snow: "A veces, el deber mata al amor". Eso signó el transitar de Snow por toda la serie, poniendo por delante su misión en la vida o lo que creía correcto, antes que cualquier otra pulsión personal. Y eso fue lo que lo llevó a matar a su reina, Daenerys Targaryen, devenida en tirana tras arrasar con King's Landing y pretender seguir por ese rumbo con otras ciudades.

Muerta Daenerys y destruido el Trono de Hierro por su dragón, Bran Stark, ahora Bran el Roto, fue nombrado rey por consenso de los señores y señoras de Westeros. En una junta comandada por Tyrion, quien quedó como Mano del Rey, se resolvió eso y se confirmó la independencia de Winterfell, gracias a Sansa Stark, que terminó como la Reina del Norte.

Jon Snow, aunque heredero legítimo del trono, terminó volviendo a la Guardia de la Noche (que sí, todos creíamos destruida, pues el muro había sido roto por los Caminantes Blancos), pero al menos su vuelta sirvió para que se reencontrara con Ghost y compensara aquella amarga despedida de episodios anteriores, que tan comentada en redes fue.

Arya Stark, en tanto, decidió emprender un camino propio e ir a explorar nuevos horizontes, un final un poco insulso para semejante personaje. Pero no se puede complacer a todo el mundo, ni siquiera cuando hay millones de dólares invertidos y un rating abrumador.

Así, en resumidas cuentas, terminó Game of Thrones, con un episodio que dejó planos y secuencias bellísimas. La imagen de Jon Snow sosteniendo el cadáver de Daenerys, con el Trono de Hierro de fondo, fue una de las más poéticas de la historia de Game of Thrones, una serie que conquistó corazones y que generó pasiones encontradas hasta su último minuto. Seguiremos, en los próximos días, especulando cómo podría haber terminado esta historia. Y seguiremos por mucho tiempo, recordándola como lo que fue: la mejor de una era.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)