Entrevista

Michael Douglas habla de su padre y la nueva temporada de "El Método Kominsky"

El actor cuenta cómo superó el cáncer, como se fortaleció el vínculo con su esposa, Catherine Zeta Jones; y habla de la serie de Netflix

Michael Douglas
Michael Douglas en "The Kominski Method" junto a Alan Arkin

A los 75 años, Michael Douglas ha aprendido unas cuantas cosas en el camino, pero sigue estando dispuesto a escuchar consejos de su padre, Kirk Douglas, famoso por protagonizar películas clásicas como Sed de vivir (1956), Duelo de titanes (1957) y Espartaco (1960), y todavía dando batalla a los 102 años.

“Mi padre es de la escuela en la que das lo mejor de ti, haces tu mejor esfuerzo y luego dices: ‘¡Al diablo!’”, comentó Douglas, cuya propia lista de clásicos incluye Wall Street (1987), Atracción fatal (1987) y Bajos instintos (1992). “También me heredó su vigor y tenacidad”.

El ejemplo que le dio su padre al sobrevivir una apoplejía grave y un accidente en helicóptero en la década de 1990 se volvió útil cuando a Michael Douglas le diagnosticaron cáncer de garganta etapa cuatro. Ocho semanas de quimioterapia y radiación le enseñaron bastante acerca de la tenacidad.

“Es bueno estar aquí”, dice. “Después del cáncer, ya no te quejas tanto. Estoy vivo”.

VIvo y de estreno: el viernes se estrena en Netflix, la segunda temporada de su exitosa comedia El Método Komisnky.

Douglas, quien también es productor ejecutivo del programa, interpreta a Sandy Kominsky, un actor de edad avanzada que se convirtió en instructor de actuación, junto a Alan Arkin, quien interpreta a su agente de toda la vida, Norman Newlander. Esta temporada, “los muchachos” siguen su viaje a través del proceso de envejecimiento en una Los Ángeles obsesionada con la juventud. Sandy tiene que lidiar con el nuevo novio de su hija (Paul Reiser), quien tiene una edad demasiado cercana a la suya, por lo que no se siente cómodo con la relación. Mientras tanto, Norman se pone en contacto de nuevo con una antigua novia de la juventud (Jane Seymour).

El programa mezcla la seriedad y la diversión inherentes al envejecimiento.

“En determinado momento”, relató Douglas, “le digo a Alan: ‘Este es el cuarto funeral al que asisto este mes’. Él replica: ‘A nuestra edad, a esto se le llama tener vida social’”.

Kirk Douglas. Foto: AFP
Kirk Douglas

Por la serie, Douglas ha sido nominado al Emmy como mejor actor en una comedia, lo cual no pasó inadvertido para Kirk Douglas: “Mi padre me preguntó: ‘¿Te están dando un premio por ser gracioso?’”.

Se trata de su primer compromiso continuo para televisión desde que protagonizó Las calles de San Francisco y eso fue entre 1972 y 1976.

“Yo no estaba pensando en el streaming ni en involucrarme en proyectos para televisión”, reconoció Douglas, “pero se trataba de un guion muy bueno. Si veo a alguien que afirma: ‘Me parece que envejecer es más divertido que trágico’, pues sírvanme de lo mismo”.

El actor guarda un lugar especial en su corazón para la televisión desde que interpretó al inspector Steve Keller en Las calles de San Francisco en la que trabajó con Karl Malden

“En esos cuatro años, Karl y yo grabamos 104 horas para la televisión”, recordó Douglas. “Era una época en la que grababas 26 horas para una temporada y todo se filmó en una locación en San Francisco durante ocho meses y medio”.

“En ese plató aprendí mi ética laboral”, continuó. “Karl fue un maestro extraordinario. Aun así, en aquella época no era fácil hacer la transición de la televisión al cine. Si eras un actor de televisión, la idea era que todo mundo podía verte actuar gratis en la tele. A diferencia de un actor de cine, en cuyo caso el público tenía que pagar un boleto para verte”.

No obstante, en los últimos años, los actores de cine han hecho la transición al streaming donde tienen guionistas, directores y elencos de primera.

“Me siento atraído hacia las películas que giran en torno a un personaje, que ahora son muy poco comunes”, afirmó Douglas. “El streaming es ideal. Antes de El Método Kominsky, hice dos o tres de estas películas independientes enfocadas en personajes a las que les tomé mucho cariño y por las que no recibí mucha atención porque no había presupuesto para publicidad. Tuve que ir de aquí para allá pasando la voz, para que la película estuviera en cartelera durante solo una semana antes de estar disponible en video”.

“Ahora, con El Método Kominsky, ves media hora de comedia sin comerciales, que se acerca mucho a la experiencia de ver un cortometraje. A mi edad y en este momento de mi carrera, es fantástico. Me encanta”.

Él y Arkin hacen un buen equipo.

“Hay un límite para lo que un actor puede aportar a una interpretación”, dijo Douglas. “Por eso se agradece cuando logras un ritmo y una química instantáneos con otro actor. Es un regalo”.

Douglas estuvo casado con Diandra Luker, madre de su hijo de 40 años, Cameron, y después, se sabe, conoció a la actriz Catherine Zeta-Jones en el Festival de Cine de Deauville en Francia, donde le dijo: “¿Sabes qué? Voy a ser el padre de tus hijos”. Al día siguiente le envió flores y una disculpa, y el resto es historia. Se casaron en 2000 y son padres de Dylan y Carys.

“Creo que la clave de la felicidad en mi matrimonio con Catherine, y de tener hijos en este momento, radica en parte en que mi carrera ya está desarrollada”, dijo. “Eso me ha permitido tener mucho más tiempo para disfrutar a mi familia. No pude disfrutar tanto tiempo con mi hijo Cameron”.

A pesar de haberse separado entre 2013 y 2014, Douglas aseguró que su matrimonio con Zeta-Jones sigue siendo fuerte.

“Además de un amor genuino que no deja de crecer, creo que el hecho de que estemos en la misma industria nos ayuda a comprender lo que le ocurre al otro cada día”, explicó el actor. “Es grandioso estar juntos y compartir. Una de las mejores cosas es que tu pareja te comprenda de verdad y entienda lo que está sucediendo”.

“Se trata de un verdadero compañerismo y un amor verdadero”, concluyó Douglas. “Soy un hombre bendecido”.

Dato

Cómo se llega a ser un superhéroe de Marvel

Al mismo tiempo que Douglas se dirigía a un público de mayor edad, también interpretaba a un personaje con una esencia más joven, el Dr. Hank Pym, mentor del personaje central (Paul Rudd) en Ant-Man (2015). Retomó ese personaje en Ant-Man and the Wasp (2018) y Avengers: Endgame (2019). “Antes de estas películas, no me habían pedido participar en películas de superhéroes”, dijo Douglas. “Mientras todos mis compañeros hacían películas donde salvaban al mundo o eran supervillanos, yo estaba en casa esperando”. Una ventaja de haber esperado es la magia digital que se utilizó para rejuvenecer el rostro de Douglas para escenas en Avengers: Endgame.
“Ahora que sé que tenemos la tecnología para poder verme tan joven, voy a organizar otra Dos bribones tras la esmeralda perdida”, bromeó.

Sus hijos más jóvenes, Dylan, de 19 años, y Carys, de 16, fueron quienes lo convencieron de hacer las películas de Marvel. “Dylan dijo: ‘Papá, es un público completamente nuevo’”, narró Douglas, “y tenía razón”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)