Series

Matt Groening, el niño que nunca dejó de dibujar

El creador de "Los Simpson" estrenó "(Des)encanto", su nueva serie de animación, en Netflix

Matt Groening dio detalles de cómo será su nueva serie. Foto: Wikipedia
Matt Groening, el creador de "Los Simpson"

Primero fueron los conejos. Blancos, dentudos y con comentarios sociales mordaces. Después vino la familia suburbana. Amarilla, imperfecta y entrañable. Más tarde vinieron los trabajadores del futuro. Diferentes, irónicos y con una galaxia entera para explorar al alcance de sus manos o tentáculos.

Matt Groening es el creador de ellos y sus universos, cada uno repleto de historias de un atractivo masivo inmediato, ya sea que se den dentro de unas historietas (Life in Hell) o en la televisión (Los Simpson, Futurama).

Ahora, el animador fue por el streaming y lo hace de la mano un gigante: Netflix. La plataforma estrenó el pasado viernes la primera temporada de (Des)encanto, una nueva serie animada en la que Groening se adentra en un género que no había explorado hasta ahora: la fantasía.

La historia de (Des)encanto, cuyos primeros diez episodios ya se encuentran disponibles en el servicio, ocurre Dreamland (Tierra de los Sueños), un reino medieval decadente donde la princesa Bean, su acompañante Elfo y el demonio Luci tienen aventuras. También hay ogros, hadas, arpías, duendes, troles y humanos de una inteligencia dudosa que merodean por ahí, según lo anuncia la sinopsis de la serie.

(Des)Encanto
Vea el tráiler de "(Des)encanto

Quienes vean las imágenes promocionales de (Des)encanto, reconocerán de inmediato algo familiar en los personajes: son una creación que no podría haber salido de otro lugar que no fuera la mano de Groening. Con sus ojos grandes y cuerpos curvilíneos, las habitantes de Dreamland perfectamente podrían toparse con Homero Simpson o el robot Bender de Futurama, si esos universos vuelven a cruzares de nuevo (Ya lo hicieron en 2013 en el episodio “Simpsorama”).

Groening siempre ha sido honesto a la hora de definir su estilo. Su forma de dibujar, según lo ha afirmado, se mantiene igual a cuando tenía 12 años.
Incluso como una figura pública, Groening siempre parece mantener algo de su niño interior siempre presente. Sus camisas anchas con motivos hawaianos y su el pelo largo y canoso se reúnen en una presencia bonachona que no deja de regalar dibujos originales a donde sea que vaya, si hay un marcador y una hoja en blanco a mano.

Durante la promoción de "(Des)encanto", además, algo parece haberse despertado en Groenig: la motivación de presentar su nuevo trabajo.

El interés es comprensible, cuando se considera que él es el creador de la serie guionada más longeva de la historia en la televisión en Estados Unidos, un récord que Los Simpson alcanzaron al emitir su capítulo 635 en abril. A fines de setiembre, la serie alcanzará su temporada número 30 con la emisión del episodio 640.

Si bien es cierto que Los Simpson hoy han sido relegados a un fenómeno de mayor interés gracias a sus “predicciones del futuro” y no tanto por sus lecturas sobre el estilo de vida estadounidense -si hasta enfrenta acusaciones de ser una serie racista debido a su retrato del personaje indio Apu)-, el paso del tiempo no ha frenado a Groening al momento de mantener su curiosidad despierta.

Al igual que "Futurama", "(Des)encanto" le brinda a Groening la posibilidad de volver a tomar riesgos.

Como un joven que se crío dibujando mapas con tierras imaginarias, leyendo historietas de detectivesy y viendo películas de terror, Groening se convirtió luego en un creador de mundos.

(Des)encanto empezó, como todas las historias, con un idea. El dibujante empezó a a hacer anotaciones en una libreta en 2012. Empezó a hacer listas de todas criaturas mágicas que conocía: gnomos, hadas, goblins, y lo que su mente pudiera concebir. También anotó otras ideas para nuevos shows, pero (Des)encanto es la que le llamó su atención primero.

Tal vez, y luego del cortejo de Netflix para estrenar su nueva serie en la plataforma, el mayor diferencial de la serie es darle a Groening una oportunidad que ni Los Simpson ni Futurama tenían: la posibilidad de contar una narración linear, en donde la trama va avanzando en lugar de volver a empezar entre episodio y episodio.

Groening ha trabajado desde 30 años como el responsable de dos series semanales. Ahora, tiene la chance de crear una historia grande, donde cada acción importa. Ahí está la diversión, pero también la tortura, según lo describió el artista en una entrevista con el New York Times.

Y mientras sus jefes en Fox se encargan de una mudanza histórica hacia Disney, Groening se mantiene firme en su objetivo como artista: entretener. Con (Des)encanto, que ya tiene una segunda temporada confirmada, también quiere volver a emocionar, como supo hacerlo con las mejores temporadas de Los Simpson. “Espero que la gente se ría y entretenga”, dijo. “También espero que vean lo más profundo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º