ESTRENO

"Lupin": el famoso ladrón francés inspira una nueva y entretenida serie de Netflix

El actor Omar Sy es el protagonista de la serie de Netflix basada en el conocido personaje creado por Maurice Leblanc

Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión
Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión

Protagonista de 17 libros, 39 novelas cortas, varias historietas, cinco puestas en escena e innumerables series y películas, Arsène Lupin (Arsenio en español) es el personaje más célebre del escritor francés Maurice LeBlanc.

Lupin nació en respuesta a la creciente popularidad que tenían por entonces las novelas detectivescas, en particular las de Sir Arthur Conan Doyle y su Sherlock Holmes, con quien el personaje llegó a enfrentarse en una de las historias. A diferencia del detective de la calle Baker, que trabaja dentro de la ley, Lupin es moralmente más ambiguo, aunque tiene un marcado código de ética.

Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión
Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión

Inteligente, ladrón de guante blanco y maestro del disfraz, tuvo su primera aparición en julio de 1905 con L’Arrestation d’Arsène Lupin que se publicó en la revista Je Sais Tout. Si bien su misión y diversión provienen del robo, no es un ladrón que ataca a cualquiera: sus objetivos son, en su mayoría, personas de aparente riqueza que son más villanos que el propio Lupin.

Esa primera historia ya marcaba la tónica del personaje y adelantaba parte de su atractivo, el de ser un delincuente capaz de esconderse de la policía, sí, pero también de los lectores. “¡Arsenio Lupin, el hombre de los mil disfraces, que tan pronto aparecía como chofer, como tenor, como corredor de apuestas, como hijo de familia, como adolescente, como un anciano, como viajante de comercio marsellés, como médico ruso o como torero español!”, lo describía LeBlanc.

Ayer se estrenó en Netflix una nueva producción basada en este conocido ladrón, la primera serie europea del año en llegar al servicio de streaming. La gran diferencia con las versiones anteriores -hay animé, series, videojuegos o películas, además de libros que se consiguen en Uruguay es que en ninguna se atrevieron a retratar al protagonista como un inmigrante senegalés, una decisión que estuvo a cargo de los showrunners de esta serie.

Creada por los guionistas George Kay (Criminal; Killing Eve) y François Uzan (Family Business), la serie está protagonizada por el conocido Omar Sy.

Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión
Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión

El intérprete de Amigos intocables o Mundo Jurásico ya tenía una carrera interesante como actor y comediante en su Francia natal antes de mudarse a Estados Unidos para trabajar en varias producciones de Hollywood. Con Netflix, es de esperar, aumentará su exposición.

La flamante primera temporada de Lupin aprovecha la ambientación contemporánea, las vistas imponentes de París y sus principales atracciones como el Museo de Louvre, para presentar temas no muy explorados en los textos originales, como el racismo y el clasismo en la sociedad francesa.

Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión
Omar Sy en la serie "Lupin". Foto: Difusión

Aquí, el personaje principal se llama Assane Diop (Sy), y no es una nueva versión del famoso ladrón sino un discípulo ideal, que toma como inspiración los crímenes ficticios del personaje literario para adaptarlos a sus propios propósitos.

A través de flashbacks conocemos que Assane perdió a su padre, quien fue acusado por un robo que no cometió. Esa injusticia y el trauma causado se convierten en las motivaciones para que el entonces niño utilice el libro Las aventuras de Arsène Lupin, que le dejó su progenitor de regalo, para planear su venganza.

A diferencia del personaje literario, que utilizaba sus habilidades en el disfraz para pasar desapercibido, este Assane usa un método más terrenal: el de los prejuicios sociales. Inmigrante de Senegal en Francia, su inmensa figura y sus casi dos metros de altura pasan, de alguna manera, desapercibidos. Las miradas de los blancos lo evitan por su color de piel, y ese mensaje que queda explícito ya en el primer episodio.

Al protagonista lo conocemos trabajando de noche en el museo del Louvre. Está separado, no ve a su hijo y le debe dinero a unos mafiosos de poca monta, pero nada es lo que aparenta cuando se trata de este escurridizo ladrón, y eso es parte del atractivo de la serie.

Con esos mismos mafiosos con los que está en deuda, comienza a planear un golpe maestro: robar un collar que perteneció a María Antonieta y que se subasta en el Louvre por varios millones. Pero cuando el plan está en marcha, Assane utiliza a su favor los prejuicios sociales de la sociedad francesa y golpea fácilmente a uno de estos enormes matones prestamistas. “Me subestimaste. No me miraste. Me viste, pero no me miraste”, le dice. “Tal como ellos”, en referencia a las personas para las que trabaja, que “viven arriba y nosotros acá. Y los de arriba no miran para abajo”.

Así, este escurridizo y siempre elegante ladrón demuestra que prefiere trabajar solo, que está un paso adelante de la justicia y sobre todo, que tiene las ideas bien claras.

La primera temporada de la serie tendrá 10 episodios, y los primeros cinco ya se estrenaron en Netflix. En esos capítulos se presenta al personaje a través de un espectacular robo que es más vistoso por el entorno en el que se desarrolla que por los trucos que el protagonista se reserva en la manga.

Es una interesante serie llena de mentiras, incluso para el espectador; tiene trucos y vueltas de tuerca divertidas.

Y a diferencia de las por momentos desconcertantes aventuras que protagonizaron Benedict Cumberbatch o Robert Downey Jr. cuando hicieron de Sherlock Holmes, o de los planes imposibles que arma El Profesor en La casa de papel y que suelen requerir un salto de fe, Lupin no es tan rebuscado. La serie francesa plantea una conspiración de la que surgen misiones resultonas como pueden ser infiltrarse en una cárcel para secuestrar a un implicado en el caso de su padre, o robar un carísimo collar, y ante eso, lo de Assene es más anticiparse a posibles problemas para estar siempre un paso adelante de quienes lo buscan.

Con todo eso, Lupin es una muy buena serie que no hace más que agrandar la fama del más conocido de los ladrones franceses, y entretener a lo grande a los espectadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados