FINAL

"Luis Miguel: la serie": todo lo que hay que esperar del final de la segunda temporada

El País ya vio el final de la serie de Netflix y te contamos en esta nota lo que se viene para el último episodio de la segunda temporada

Imagen de la serie "Luis Miguel: la serie". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Luis Miguel: la serie". Foto: Difusión

Atención: esta nota contiene spoilers del episodio final de la segunda temporada de "Luis Miguel: la serie".

Desde su estreno, en 2018, Luis Miguel: la serie se convirtió en uno de los fenómenos mundiales de Netflix. La segunda temporada, que finaliza hoy a las 21.00 con el estreno del octavo episodio, mantuvo ese estándar: en Uruguay ha estado entre las tendencias de la plataforma en las últimas siete semanas.

Y lo cierto es que el fenómeno se ha expandido a otras plataformas. En Spotify, Luis Miguel hoy pasa los 11 millones; en 2018 apenas superaba los 5,5 millones de oyentes mensuales. Sin nuevo material para escuchar, ese crecimiento tiene que deberse a la serie.

En el canal oficial de la ficción en YouTube, además, las versiones de Diego Boneta, la estrella del programa, tienen millones de visualizaciones. La más reproducida es “Hasta que me olvides”, con más de tres millones en apenas un mes. Esto demuestra que esos clásicos son inoxidables, y que se vuelve tendencia todo lo que se relacione con el Sol de México.

Imagen de la serie "Luis Miguel: la serie". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Luis Miguel: la serie". Foto: Difusión

Es que la figura del artista, así como los misterios que rodean su vida privada —la desaparición de su madre, un trasfondo de abusos familiares, sus romances, la relación con su hija Michelle Salas, con sus hermanos Alex y Sergio o su entorno más cercano— siempre fueron carne de la prensa de escándalos, impulsado por el hermetismo del cantante.

Eso se debe a que es tan fascinante todo lo que se cuenta en la serie como lo que no se dice del cantante. Capaz que los espacios en blanco que deja la producción de Netflix serán material para las posibles futuras temporadas.

Junto a un factor nostálgico por volver a escuchar sus canciones, generalmente relacionadas con momentos de la trama telenovelesca, hay que agregar la genial interpretación de Boneta como el Sol de México. Sus gestos al cantar en el estudio, sus movimientos sobre el escenario o cuando se arregla el pelo, demuestran un profundo estudio del personaje. Esto se acompaña por un magnífico trabajo del equipo de maquillaje, liderado por el ganador del Oscar, Bill Corso, que tardó seis horas diarias en transformar el rostro de Boneta en el de Luis Miguel.

Imagen de la serie "Luis Miguel: la serie". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Luis Miguel: la serie". Foto: Difusión

Al igual que en la temporada inicial, la historia se cuenta a través de dos momentos de su vida; ahora es a mediados de los años noventa, cuando publica sus álbumes Aries y Segundo Romance, y en el año 2005.

El misterio sobre la desaparición de Marcela Basteri, la madre de Luis Miguel, sigue siendo una interrogante que no resuelve la segunda temporada, ya que queda pausada su resolución y esa trama solo se aborda en los primeros capítulos. Los siguientes se centran en la vida familiar, laboral y sentimental del cantante.

Armando Manzanero (Pierre David) y Luis Miguel (Diego Boneta) en "Luis Miguel. La serie". Foto: Camila Jurado/Netflix
Armando Manzanero (Pierre David) y Luis Miguel (Diego Boneta) en "Luis Miguel. La serie". Foto: Camila Jurado/Netflix

En los episodios finales, en los años noventa la preocupación del artista está enfocada en mantener cerca a su hermano menor Sergio. Claro que la abuela de los jóvenes hace todo lo posible para retener al niño con ella (con la intención de convertirlo en artista), utilizando a la prensa para ventilar algunos secretos del cantante.

El País tuvo acceso al último episodio, y este conflicto se mantendrá hasta último momento. Además, si bien el artista había logrado acercarse a su hija Michelle cuando era pequeña, en el episodio final se conocerá el motivo por el que esa relación se pausó por once años.

Y esto sucede mientras se encuentra en el momento más vulnerable de su carrera. Tras la muerte de su mánager, mano derecha y confidente Hugo (César Bordón), su carrera queda en manos de Patricio Robles (Pablo Cruz Guerrero), quien se ha deshecho de las personas más leales al cantante y ahora es su representante. Como la historia se cuenta en dos tiempos ya sabemos que Robles solo le traerá problemas a Luis Miguel, y le generará desconfianza durante el resto de su vida respecto a todos aquellos que lo rodean. Vale aclarar que su círculo más íntimo también le oculta cosas al cantante, lo que no ayuda mucho a generar confianza.

Diego Boneta y Valery Salis en "Luis Miguel. La serie". Foto: Camila Jurado/Netflix
Diego Boneta y Valery Salis en "Luis Miguel. La serie". Foto: Camila Jurado/Netflix

Para completar los flancos, su vida sentimental en ese contexto vulnerable tampoco está en el mejor momento. Su relación con Érika (Camila Sodi) parece precisar de una excusa para finalizar, otra vez.

En el presente, o sea en 2005, también hay problemas a resolver. Su tour manager José Pérez (Juan Ignacio Cane) casi lo deja sordo, y encima lo ha venido robando desde hace tiempo, aunque sacarlo del medio solo le dará disgustos al cantante; mientras continúa la tensión sexual entre su mánager actual Mauricio Ambrosi (Fernando Guallar) y su hija Michelle (Macarena Achaga), ya mayor de edad.

Diego Boneta en la temporada 2 de "Luis Miguel. La serie". Foto: Netflix
Diego Boneta en la temporada 2 de "Luis Miguel. La serie". Foto: Netflix

Y si bien los hechos contados y y los ocurridos en la realidad no siempre se corresponden, la serie tiene el aval del cantante, que figura como productor ejecutivo.

Al igual que en la temporada inicial, Luis Miguel: la serie cuenta con una magnífica ambientación que ahora recrea los años noventa en México, con sus excesos en vestuarios y decorados, mientras la banda sonora continúa siendo, claro, uno de los puntos fuertes. Eso se debe a Boneta, quien además de interpretarlo e imitar sus gestos, canta todas las canciones de Luis Miguel. Y con un soundtrack lleno de éxitos, no es de extrañar que después de ver un episodio se queden todos pegados en la mente.

El episodio final que se estrena hoy da un cierre a varios flancos abiertos, dejando la puerta abierta a una tercera temporada. Nuevamente es un sobre con malas noticias para el cantante la última imagen de esta temporada, que mantiene su atractivo gracias a éxitos musicales y escándalos personales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados