ESTRENO

"Lovecraft Country": un viaje a territorios llenos de criaturas fieras y policías racistas

Producida por Jordan Peele y J.J. Abrams, la serie se estrenó el domingo en HBO y está disponible por streaming  en NSNOW de Nuevo Siglo y HBOGo

Imagen promocional de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen promocional de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

La historia del racismo en Estados Unidos no es un tema nuevo ni para el cine ni la televisión. Sin ir más lejos, en 2018 se estrenó Green Book, película que mostraba las dificultades que tenía el aclamado pianista negro Don Shirley (Mahershala Ali) para transitar por ciertas zonas de ese país, donde las personas de color carecían de cualquier tipo de derechos. El año pasado, la miniserie Watchmen comenzaba con la masacre de Tulsa ocurrida en 1921, donde un grupo de blancos asesinó a las personas de color que encontraron, y lo largo de la serie se mostró que esa violencia social y ese racismo continuaba hasta nuestros días. En esa línea, Lovecraft Country (domingos a las 22.00, también en NSNOw de Nuevo Siglo) sigue con el planteo de denuncia social, retomando el pasado para explicar la actualidad de su país.

Lo hace además utilizando como título el apellido de uno de los grandes escritores de terror, quien también era un supremacista, como se menciona en distintos momentos del primer episodio. Aunque tiene su apellido, la serie no se basa en ninguna novela o historia del escritor nacido en Rhode Island. Lo hace a partir del libro Lovecraft Country que Matt Ruff publicó en 2016. Y si bien en el universo lovecraftiano las historias se ambientaban en la real Providence (su ciudad natal) y el triángulo formado por las ficticias Arkham, Dunwich y Insmouth, la serie tiene como destino el condado de Ardham, lugar al que se dirigen los protagonistas de la serie.

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

El primer episodio comienza con el joven Atticus Freeman (Jonathan Majors), quien tiene el nombre de uno de los mayores héroes de la literatura, Atticus Finch de Matar a un ruiseñor, soñando. Una guerra en la trinchera mostrada en blanco y negro se convierte en una invasión alienígena a todo color donde criaturas similares a las planteadas por H. G. Wells en La Guerra de los Mundos y mujeres extraterrestres como las descritas por Edgar Rice Burroughs en Una princesa de Marte, luchan contra unas criaturas que se asemejan al Cthulhu de Lovecraft. La pesadilla, en la que aparece el beisbolista Jackie Robinson para salvar el día termina abruptamente, y Atticus, ávido lector de la literatura fantástica despierta sentado en el fondo de un ómnibus (“espacio para las personas de color” dice el cartel) mientras se aleja de las leyes racistas de Jim Crow.

El destino del joven que regresa de combatir en la Guerra de Corea, es su ciudad natal al sur de Chicago, y el motivo de su regreso es encontrar a su desaparecido padre. Con esa consigna se empieza a construir Lovecraft Country, miniserie de 10 episodios que mezcla temas sociales y raciales con criaturas del universo literario de Lovecraft.

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

A pesar que Atticus no tenía un buen vínculo con su alcohólico padre, siente que hay algo que desconoce sobre su origen y su madre, y por eso necesita hallarlo. Con nada más que una misteriosa carta como guía, donde su padre menciona el pueblo de Ardham, el joven decide emprender viaje.

La travesía no la realizará solo, lo acompaña su tío George (Courtney B. Vance) quien edita una guía de viaje para negros (una especie de Green book), dónde se informan los lugares dentro de Estados Unidos que aceptan las personas de color, así como aquellos condados donde la segregación se mantenía impune por las fuerzas del orden.

Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión
Imagen de la serie "Lovecraft Country". Foto: Difusión

A ellos se les suma Letitia (Jurnee Smollett), una amiga de la infancia de Atticus. Con el grupo completo, el trío inicia el viaje que los llevará a encontrarse con monstruos de varios ojos que devoran humanos, y a distintos grupos de hombres blancos, armados y dispuestos a perseguir a cualquier negro que se les cruce, convirtiendo el viaje en una pesadilla.

Lovecraft Country, además de contar con variadas referencias literarias como El conde de Monte Cristo y Drácula, también recrea el trabajo de Gordon Parks, el primer fotógrafo profesional negro que trabajó para la revista Life, como la foto de una madre y su hija que esperan ingresar al cine en la puerta “para personas de color”. También la fotografía “American Way of Life” de Margaret Bourke-White donde una fila de personas afroamericanas esperan bajo una publicidad del estilo (blanco) de vida americano.

Parte del atractivo de esta serie se encuentra en Jordan Peele quien oficia como productor ejecutivo. Y Lovecraft Country tiene alguno de sus guiños, como esa comedia llena de tensión que logra hacer el director de ¡Huye!. En este primer episodio se requiere de un policía racista y una puesta de sol (de allí el nombre del episodio: Sundown) para lograr la tensión.

Además de servir como crítica a un momento de Estados Unidos, Lovecraft Country es entretenida, divertida y aterradora. Eso se debe a un guion lleno de giros y personajes carismáticos. Este primer episodio asienta las bases de este road-trip terrorífico y con carga social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados