Una saga que está de regreso

Llegando donde nadie fue antes

La nueva serie de ciencia ficción, Star Trek: Discovery ya está disponible en Netflix

Star Trek: Discovery
Star Trek: Discovery. Foto: Difusión

Hace más de una década años se emitía el último episodio de la saga de ciencia ficción creada por Gene Roddenberry, Star Trek. Una franquicia que ha tenido varios regresos en la televisión a lo largo de los años, películas y un reinicio de la mano de J. J. Abrams, en 2009.

Desde el pasado lunes se encuentra disponible en Netflix la nueva serie: Star Trek: Discovery, y cada lunes se irá publicando un nuevo episodio hasta los los 15 de esta temporada.

“Quisimos hacer una Star Trek de una forma moderna”, dijo Brian Fuller, creador de la serie (junto a Alex Kurtzman) en la última San Diego ComicCon, “que no sea una nueva saga, sino mostrarla de una forma distinta”, dijo.

Y lo cierto es que esta nueva serie viene con muchas novedades. La primera es que se sitúa varios años antes de la aparición del famoso Capitán Kirk, cosa que no había sucedido antes. Además aparecerá la primera pareja gay de la serie del universo ‘trekkie’ y también una nueva especie, los Kelpian.

Star trek: Discovery
Trailer de la serie "Star Trek: Discovery" que se encuentra disponible en Netflix

Además, las mujeres tendrán, finalmente, posiciones de poder en la flota gracias a la capitana Georgiou (interpretada por la actriz malaya Michelle Yeoh) y su primer oficial, Michael Burnham (Sonequa Martin-Green, la feroz Sasha Williams de The Walking Dead). Una joven humana educada por los Vulcanos (la raza de Spock) que estará en la disyuntiva entre seguir a sus instintos humanos y a la poca empatía de la raza que la educó. Así, el retorno de la flota estelar a la pantalla chica comienza pateando el tablero al canon masculino que predominó en las anteriores versiones de esta saga, poniendo a dos mujeres en los cargos más altos de esta nave.

Quienes vuelven son los Klingon, los eternos enemigos de la Federación, que esta Discovery profundiza sobre su historia, gracias a un villano que intenta reunir a los ejércitos repartidos por el vasto universo.

Star Trek: Discovery
Star Trek: Discovery. Foto: Difusión

Con una estética más parecida al cine que a las anteriores producciones de televisión, Discovery aprovecha los avances tecnológicos para crear mundos increíbles, naves con una definición muy detallada y una historia que, en los dos episodios que ya se encuentran disponibles, permiten ir conociendo a los personajes.

También hay buenos momentos de acción, como cuando la capitana y la oficial se transportan a la nave Klingon enemiga y se realiza un duelo con rayos láser y varias secuencias de acción, o la destrucción de varias naves de la Federación. Todo un despliegue de efectos visuales que se asemejan más a la saga que reflotó Abrams, que a la vieja serie de Kirk o de su sucesor, Picard.

La serie ya tiene sus primeros capítulos en Netflix (con subtítulos en Klingon, para quien quiera practicar el acento) y tiene además de Yeoh, hay varias caras conocidas como Jason Isaacs (que no aparece en los dos primeros episodios) y James Frain que interpretará al padre de Spock, Sarek.

Por qué mirarlo

Digna sucesora para una saga galáctica

Mucha acción, naves impresionantes y efectos visuales de vanguardia han sido parte del encanto de esta saga de ciencia ficción creada hace más de 50 años y que encuentra en Star Trek: Discovery, una continuación a la altura. J.J. Abrams retomó una franquicia y le agregó su estilo, sumándole momentos de comedia (gracias a Chris Pine), aunque en Discovery eso no aparece. No hay nada de comedia, solo acción, destrucción y muertes, además de una historia que los dos primeros episodios que están disponibles, no permiten conocer cómo podrá seguir. Un buen comienzo tiene esta serie. Solo resta esperar que los demás episodios estén a la altura, en efectos visuales y en su trama.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)