Kate del Castillo, una reina del sur que ha sabido de problemas y de cómo salir adelante

La actriz mexicana regresa para la segunda temporada de esta serie basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte

Kate del Castillo regresa para la segunda temporada de La reina del sur. Foto: Difusión
Kate del Castillo regresa para la segunda temporada de La reina del sur. Foto: Difusión

La segunda temporada de La reina del sur, la telenovela basada en el libro de Arturo Pérez Reverte se estrenó en la cadena Telemundo, el 22 de abril y aún no tiene fecha de emisión local. Para ir preparándose la primera temporada está disponible en Netflix.

Teresa Mendoza, de La reina del sur, no es un personaje de telenovela cualquiera. Toma alcohol, dice malas palabras y fuma marihuana. Está con varios hombres y se defiende cuando intentan dominarla. En la primera temporada, un exitaso que está en Netflix, Teresa pasa de ser una mujer pobre e ingenua proveniente de Sinaloa, México, a encabezar la organización de narcotráfico más exitosa del sur de España. Fue el tipo de papel que la actriz mexicana Kate del Castillo siempre había querido interpretar.

“Tiene muchos defectos”, dijo Del Castillo, de 46 años. “Con ella, piensas: ‘Yo también me emborracho. También me enamoro de quien no debería’. Es más humana”.

Kate del Castillo en La reina del sur
Tráiler de la segunda temporada de "La reina del sur"

La reina del sur es la serie más exitosa en la historia de la cadena Telemundo: casi 17 millones de espectadores vieron por lo menos parte del programa y, en promedio, tres millones de personas sintonizaron cada episodio, según la cadena. El final de la serie tuvo más espectadores entre el codiciado público de 18 a 34 años que cualquier otro programa televisivo en el horario de las 10 de la noche.

Ahora, ocho años después, Del Castillo interpretará otra vez a Teresa en la nueva temporada de La reina del sur.

En la primera temporada, que se basa en la novela homónima y que fue un éxito en ventas de Arturo Pérez-Reverte, Teresa Mendoza se ve obligada a escapar de México después de que su primer amor, el Güero, es asesinado por sus jefes del Cártel de Sinaloa. Termina en España, donde pasa un tiempo trabajando en un burdel, va a dar a la cárcel por drogas y después obtiene dinero y fama como narcotraficante tras su liberación… todo mientras se la pasa evadiendo a muchos hombres que tienen la misión de asesinarla. En el capítulo final, Teresa estaba embarazada, en un lugar desconocido, en un programa de protección de testigos.

Ahora que la serie ha regresado nos enteramos de que ha estado en Italia, donde vende mermelada y cría a su hija de 8 años. Su vida es idílica hasta que un día su hija es secuestrada y Teresa debe regresar al peligroso mundo del narcotráfico para recuperarla.

Del Castillo entonces mencionó a Joaquín Guzmán Loera, el capo del Cártel de Sinaloa mejor conocido como el Chapo, y su controvertida reunión con él en 2015. De la misma manera en que la decisión de Teresa de salir con alguien involucrado en el narcotráfico alteró el curso de su vida, Del Castillo dijo que su decisión de reunirse con el Chapo la expuso a un inesperado escrutinio. “Asumo la responsabilidad. Decidí hacer algunas cosas”, dijo. “Pero hubo otras que no decidí, que alguien decidió por mí”.

Kate del Castillo dice que es dificil ser latina en Hollywood. Foto: Archivo
Kate del Castillo dice que es dificil ser latina en Hollywood. Foto: Archivo

Estas son las cosas que no decidió: después de que Sean Penn reveló a la Rolling Stone que Del Castillo organizó y asistió a la reunión en 2015 entre Penn, Guzmán y dos productores, Del Castillo fue muy criticada por el gobierno mexicano y los medios. El gobierno abrió una investigación sobre su relación con el Chapo y la acusó de lavado de dinero a través de su marca de tequila. Los inversionistas le retiraron su financiamiento y Del Castillo perdió algunos de los papeles que había conseguido. Como precaución, sus abogados le aconsejaron no regresar a México hasta que hubiera un cambio de gobierno. Tres años después fue electo Andrés Manuel López Obrador y ella volvió.

“Aún lo estoy superando”, dijo. “Pero me hicieron trizas”. Su caso se resolvió y, en un viaje a México en diciembre de 2018, anunció una demanda al gobierno por 60 millones de dólares “por daños morales y materiales”.

La actriz comenta que la reunión con el Chapo fue impulsada en gran parte por la ambición. El narcotraficante le había otorgado a Del Castillo los derechos para escribir sobre su vida en 2014 y ella esperaba que Penn y los productores que asistieron a la reunión colaboraran con ella en una película. Había estado viviendo en Los Ángeles desde 2001 y, aunque tenía trabajo constante -incluyendo papeles en la película Bajo la misma luna (2007) y las series de televisión Weeds y Jane the Virgin-, dijo que aún luchaba por conseguir más oportunidades que no fueran los arquetipos latinos.

“Es difícil ser latina en Hollywood”, dijo Del Castillo. “Cada vez que filmo allá me dicen: ‘Tienes que pintarte de negro el pelo”, dijo. “Yo pienso: ‘Sí saben que tenemos salones de belleza en México, ¿verdad? Además, en México sí hay gente rubia con ojos azules’”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)