ENTREVISTA

"Foodie Love", una historia de amor española creada entre bares y destinos turísticos

Entrevista con Guillermo Pfening, protagonista de la miniserie española "Foodie Love" de HBO que creó la premiada realizadora Isabel Coixet

Imagen de la serie "Foodie Love". Foto: Difusión
Guillermo Pfening y Laia Costa en "Foodie Love". Foto: Difusión

El viernes se estrenó en HBO la miniserie española Foodie Love que escribió y dirigió la realizadora Isabel Coixet. Esta producción de ocho episodios también disponible en HBOGo y NSNow de Nuevo Siglo, está protagonizada por la española Laia Costa y el argentino Guillermo Pfening.

La serie se centra en dos treintañeros, ella es una editora de libros con gustos variados, y él un exitoso matemático quienes se conocen a través de una aplicación para amantes de la gastronomía, o como se les llama ahora: foodies. El primer episodio se centra en el encuentro de esta pareja, en un café, donde empiezan a contar su vida, mientras unas burbujas de pensamiento, como un cómic, muestra lo que en realidad están pensando.

Laia Costa y Guillermo Pfening en la serie "Foodie Love". Foto: Difusión
Laia Costa y Guillermo Pfening en la serie "Foodie Love". Foto: Difusión

Guillermo Pfenning lleva más de dos décadas trabajando en la televisión Argentina, aunque en los últimos años dio el salto a las plataformas, y ya ha protagonizado producciones en Amazon (Nadie nos mira) y Netflix (El practicante). “Creo que las plataformas vinieron para democratizar el trabajo de los actores, y eso me gusta”, dice Pfening desde Buenos Aires.

El actor cordobés que comenzó trabajando en Verano del 98 no pensaba tener este presente. “Si miro para atrás, muchas de las cosas que me pasaron no me las imaginaba. Cuando hacía Verano del 98 soñaba con protagonizar una película, no 30 como ahora. Después, de a poco, uno va subiendo la vara y ahora mi deseo es seguir trabajando en España u otros países. Antes tenía deseos más chiquitos”, dice.

—¿Cómo llega al proyecto de Coixet, Foodie love?

—Llego a través de la directora Julia Solomonoff que me dirigió en Nadie nos mira. Esa película la produjo Isabel Coixet, y de ahí viene el vínculo.

—¿Y cómo se dio el proceso para ser el protagonista?

-En diciembre de 2018 me llama Isabel y me dijo que escribió una serie y que quería que leyera algunos capítulos, Termino y le digo que me encanta, porque no hay guiones muy buenos en general, pero a este lo leí de inicio a fin. Le pregunté qué tenía que hacer para estar en la serie y me dijo: el personaje es tuyo, lo escribí pensando en vos. Y en abril estaba en Barcelona filmando Foodie Love.

Guillermo Pfening y Laia Costa en la miniserie "Foodie Love". Foto: Difusión
Guillermo Pfening y Laia Costa en la miniserie "Foodie Love". Foto: Difusión

—El guion tiene mucho diálogo y también burbujas con el pensamiento de los personajes. ¿Requirió trabajo pensar cuándo hacer las pausas?

—Teníamos marcado cuándo aparecían los globitos y entonces pausábamos un segundo. Después Isabel los fue poniendo donde quiso. En los restante capítulos no es que improvisábamos el texto, porque el libreto es muy bueno, pero sí la manera, dábamos vuelta la escena, invertimos los diálogos y fue muy libre el juego que nos propuso Isabel. En muchos momentos sabía bien lo que quería hacer, en otros nos decía que no sabía y había que meterle el cuerpo. Eso es muy agradable de una directora, permitirse no saber algo. Siempre había un momento para improvisar.

—¿Es común que les permitan esa libertad?

—Hay veces que sí, y otras que no. Con Julia Zolomonoff fue así. Depende del director. Las mujeres directoras juegan más que los hombres, son más arriesgadas. Últimamente trabajo más con mujeres y noto eso, son menos esquemáticas y más arriesgadas.

La realizadora Isabel Coixet en la presentación de su película Elisa y Marcela
La realizadora Isabel Coixet fue la guionista y directora de "Foodie love". Foto: Archivo

—También se ha convertido en un premiado director de cine, su último proyecto fue reconocido en Málaga. ¿Qué le gusta de dirigir?

—Dirigí Caíto y me considero un actor que dirige. Nos fue bien con la película que es sobre el vínculo con mi hermano, y ahora Alice es el turno de mi mamá. Es el cine que quiero hacer, el que se mete con mi familia y procesa algunos vínculos familiares. Le llamo ficción afectiva. Alice es la historia de mi mamá que fue muy bella pero se convirtió en una adicta de las cirugías estéticas que la llevó a la muerte. La película es una mezcla de ficción y documental, y somos Cecilia Roth y yo. La búsqueda de una mujer que no quiere aceptar el paso del tiempo como le pasó a otras divas y mujeres, y que la sociedad y medios no dejan envejecer a las mujeres tranquilas, da un doble juego con la actriz y el personaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados