Streaming

Esta comedia tiene más que risas y tiros

Con "Barry", HBO vuelve a desafíar los límites del género 

Bill Hader y Henry Winkler, actores de "Barry". Foto: HBO
Bill Hader y Henry Winkler, actores de "Barry". Foto: HBO

La televisión ama a un buen villano, más si es un personaje complejo y el protagonista de su propia serie. Ya pasaron cinco años del final de Breaking Bad y todavía no llegó un nuevo Walter White que llene ese vacío. Y no, ninguno de los monarcas de Game of Thrones, por más inescrupulosos que sean, se acercan a los talones de Heisenberg.

En Barry, una nueva comedia de HBO estrenada el 25 de marzo, no hay un profesor de química convertido en narcotraficante, aunque la alternativa es igual de curiosa. La ficción estadounidense es protagonizada por un exmilitar hecho sicario que decide retirarse de su oficio para perseguir una profesión radicalmente diferente: la actuación.

Barry es Bill Hader, un actor cuya exposición crece año a año gracias a la decisión más arriesgada en la carrera del intérprete: abandonar Saturday Night Live (SNL) tras ocho años integrando su elenco principal. De ese programa de comedia en vivo también salieron otros comediantes exitosos como Bill Murray, Eddie Murphy, Adam Sandler, Will Ferrell, Jimmy Fallon y Tina Fey, entre otros.

Luego de SNL, Hader aportó su voz a personajes animados, un talento que en América Latina se pierde con el doblaje. Hizo de un profesor loco pero querible en las películas de Lluvia de hamburguesas y una entretenida representación del miedo en Intensa Mente. También hizo papeles de reparto en comedias como Supercool y Una guerra de película; ninguno fue muy memorable. En cine tuvo uno de sus primero protagónicos en Esta chica es un desastre, una comedia de Judd Apatow protagonizada por la comediante Amy Schumer. Fue el único estreno de Hader como actor principal en Uruguay.

Bill Hader en la serie Barry
Vea el tráiler de "Barry"

Barry es la primera vez que el actor toma las riendas de un proyecto casi íntegramente. Además de protagonizar la serie, Hader es uno de los creadores, guionistas y productores ejecutivos de la ficción. A su lado como cocreador se encuentra Alec Berg, un nombre desconocido, pero cuyo currículum habla maravillas: fue guionista de Seinfeld y Curb your Enthusiasm y, más recientemente, creó la excelente comedia Silicon Valley, también para HBO.

Entre el historial profesional de ambos creadores, es normal esperar que las risas lleguen en cada escena de Barry. Sin embargo —y afortunadamente— no lo hacen.

No es la primera vez que HBO experimenta en la televisión con la definición de comedia. Barry es un buen ejemplo de cómo la expansión de las series en la última década generó una mayor aceptación en narraciones menos tradicionales. Esta es una historia que se centra en su personaje y no en cumplir con las normas del género bajo el que se enmarca.

Sí, la premisa de un asesino a sueldo que encuentra cierta felicidad en unas clases de actuación de dudosos resultados es hilarante, pero ni Berg ni Hader se olvidan con quien están tratando.

Barry mata, y muy bien. La templanza que Hader le da a su personaje en cada disparo hace olvidar que tan solo unos años atrás el actor se tentaba frente a millones mientras imitaba a un conductor italiano de televisión. Hader construye en Barry un personaje con matices morales y la serie, en sus primeros cinco episodios emitidos hasta la fecha, se adentra en esa complejidad.

¿Qué sucede cuando uno es excelente haciendo lo que no le gusta y horrible en lo que ama? Esa es la pregunta clave detrás de la creación de Hader y Berg. Mientras Hader demuestra un mayor rango actoral -lo que hace con sus expresiones faciales es especialmente meritorio-, Barry no tiene la misma suerte. Sin poder acceder a sus emociones y ni siquiera poder recrear una escena cotidiana como la de alguien yendo al supermercado, cuando el asesino se para sobre las tablas su incomodidad se convierte en comedia pura.

El entorno de la serie también ayuda a los sueños de su protagonista. La Los Ángeles en la que Barry y sus compañeros de actuación viven están lejos del estrellato de Hollywood. En cambio, el protagonista se mueve entre el curso dictado por un profesor sabelotodo (un estupendo Henry Winkler) y un mundo de mafiosos europeos despreciables pero, a la vez, entrañables

Barry no quiere ser un villano. Al contrario de Walter White, la vida criminal le repugna. A veces, ese camino opuesto, el de un villano buscando la redención, también resulta en buena televisión. Y Barry lo es.

En Uruguay, "Barry" puede verse los domingos a las 11.30 en HBO o a través de su plataforma de streaming HBO Go. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)