Series uruguayas

Chistes y fechorías en el rodaje de "Todos detrás de Momo"

La serie de Carlos Tanco, Pablo Stoll y Adrián Biniez entra en su recta final

Todos detrás de Momo
Adrián Biniez y Pablo Stoll en el rodaje de "Todos detrás de Momo". Foto: Marcelo Bonjour

El hombre está por hacer su jugada en el casín. Dejó su vaso de whisky a medio servir en una mesa detrás de él y se siente seguro con el tiro. De repente, un joven barbudo con la cara pintada de blanco y una remera negra, que dice “La Emboscada” se acerca, toma la bola roja y la sostiene en su mano. Mientras, mira fijo al jugador. Otra figura, con el mismo aspecto, hace lo mismo con la pelota amarilla. Y otra con la blanca. Ante la increpación, el jugador -que conoce a los murguistas bravucones- deja el palo y se retira de la mesa para retomar sus negocios. El whisky queda en la mesa.

Frente a ese escena, el cineasta uruguayo Pablo Stoll (Whisky, 25 Watts) le echa una mirada fugaz a su amigo y colega, el director argentino Adrián Biniez (Gigante, El 5 de Talleres). Con sus dedos índice y mayor, Stoll emula, en un gesto a su codirector, el accionar de una tijera. “¡Corte!”, grita primero él, mientras Biniez hace lo mismo. Los realizadores piensan repetir la secuencia y dialogan, de forma íntima y en voz baja, cómo acelerar un poco su ritmo. Están rodeados de una treintena de personas, entre actores y técnicos, bajo unas luces de neón azules y verdes que iluminan parte de la cantina ficticia del Club Relámpago de Belvedere, que en realidad es el Club Social Fraternidad, ubicado en el barrio Pérez Castellanos.

Allí se filmó, el pasado martes, parte de dos capítulos de Todos detrás de Momo, la serie creada por el humorista Carlos Tanco (creador e intérprete de Darwin Desbocatti) junto a Biniez y Stoll. El trío de amigos, que originalmente concibió la idea de la serie en 2010, ganó en 2017 el primer llamado del fondo estatal SeriesUy, organizado por los canales TNU y Tevé Ciudad -en los que se emitirá en 2018-, los Ministerios de Cultura e Industria y la Intendencia de Montevideo. Desde enero se encuentran filmando la ficción, que estará compuesta de diez capítulos.

El martes, tanto Stoll, Biniez y el resto del equipo compartían una sensación. El cansancio. Es la primera vez que el dúo de directores emprende la filmación de una serie televisiva. Pese a contar con la experiencia de haber hecho cine (la filmografía combinada de ambos directores incluye siete películas) y la presencia del productor Juan José López, responsable de las series Rec y El mundo de los videos, la tarea no dejó de ser agotadora en su etapa final. Particularmente, porque hace dos semanas que Todos detrás de Momo se filma de noche, en jornadas que comienzan a las 19.00 y terminan a las 5.00 del día siguiente.“Siento que venimos bien”, afirma de forma optimista Biniez, conocido en el ambiente como “El Garza”, en el día 40 del rodaje. “Nunca filmé tanto tiempo”.

Todos detrás de Momo es una serie policial. O más bien, según aclara Stoll, una serie de humor con crímenes que se ambienta en el mundo de las murgas. Tiene como protagonista a Néstor Guzzini como un policía que debe infiltrarse en una murga -La Emboscada-, de la que se sospecha está envuelta en varios delitos. “Es la historia clásica de un infiltrado, pero desde el lugar de la comedia”, señala Stoll.

El personaje de Guzzini es apasionado por el carnaval y su misión encubierta le genera un conflicto: ¿descubrirá que su verdadera pasión es el Carnaval y no la Justicia? Habrá que ver, anticipan los directores.

El Guzzini real, el actor, también siente pasión por ese arte. Fue parte de la BCG y durante un rato en el Club Fraternidad, volvió a cantarle a Momo. Además de algunas escenas en interiores, en la noche del martes también se recreó un festival de murga (con Cayó la Cabra interpretando a la agrupación ficticia La Vida Bohemia) con decenas de extras, una parrilla a pura carne y chorizos y música. “Hay que encontrar al traidor / Antes de que sea tarde / Le vamo’ a dar pa’ que tenga / Pa’ que lleve y pa’ que guarde” canta parte de La Emboscada, con letras escritas por Tanco, quien fue letrista de Agarrate Catalina. A la hora de escribir los guiones de la serie, Tanco se encargó de la ambientación en el carnaval, mientras que Stoll y Biniez se enfocaron en su aspecto policial y en la confección general del relato.

Durante la filmación, que aún le queda cerca de dos semanas, los directores trabajaron juntos y separados. El coronara implicó que trabajaran en dos unidades en simultáneo, una dinámica más común en grandes producciones de Hollywood, donde un director suele relegar las filmaciones de algunas escenas a otro.

A Todos detrás de Momo le quedan algunos de sus días más difíciles, según Stoll. Entre ellos está la recreación y filmación de un tablado en pleno carnaval uruguayo, con la presentación oficial de su murga. De todas formas, tanto él como Biniez se muestran orgullosos por el trabajo hecho hasta ahora.“Es como haber filmado cuatro películas juntos”, comentó Biniez. “Es como una superpelícula”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º