Crítica

"Big Little Lies" fue una serie potente con un final decepcionante

Llegó al final uno de los números fuertes de HBO para este año y no estuvo a la altura de la primera temporada

Big Little Lies
Kidman y Streep, dos madres enfrentadas

Después de una primera temporada excepcional, hay algo decepcionante en la segunda temporada de Big Little Lies que terminó este domingo (aunque se puede ver en HBOGo). Quizás la culpa sea del final traído de los pelos que cierra una historia que se mostraba apasionante y terminó convertida en un rutinario ejemplo de serie de tribunales.

La historia sigue a “Las cinco de Monterey”, como se las conoce al grupete de mujeres que fueron “testigos presenciales” de la muerte de Perry (Alexander Skarsgård), el marido de Celeste(Nicole Kidman) que había violado a Jane (Shailene Woodley). Las otras son Renata (Laura Dern), Madeline (Reese Whiterspoon) y Bonnie (Zoe Kravitz).

Sabíamos y la policía lo sospecha, que una de ellas (Bonnie, quien está atormentada por la culpa) lo empujó en medio de una situación de violencia y que todas se pusieron de acuerdo en declarar que se trataba de un accidente. Aunque todas tienen sus propios problemas (bancarrota, separación), en esta segunda temporada cada una lidia con el asunto como puede.

Como para atormentarlas aún más aparece Mary Louise (Meryl Streep) que es la madre de Perry, que se entromete y no quiere creer que su hijo haya sido el monstruo que fue. Intentará de todas formas quedarse con los nietos, alegando que Celeste no está en condiciones mentales para afrontar la maternidad.

Al final de cuentas a pesar de los problemas maritales de Madeleine y Renata o de la necesidad de Jane de encauzar su vida, todo se resume en el duelo entre suegra y nuera. Tanto Streep como Kidman son el centro gravitacional de la temporada lo que quedó más que explícito en los dos capítulos finales dedicados al juicio. Streep está soberbia y fue por lejos lo mejor de la segunda temporada.

Quizás algunas definiciones precipitadas o un par de líneas argumentales inconsistentes, puedan deberse a los problemas internos que tuvo la temporada. El sitio IndieWire informó que los productores intervinieron fuertemente en el producto final, dejando de lado la versión de la directora Andrea Arnold, una británica que viene del cine independiente (las interesantes Fish Tank y American Honey) y que, todo indica, perdió el control final del proyecto. Del producto final se encargó Jean-Marc Vallée, que dirigió todos los capítulos de la primera temporada y al parecer, le dio un tono más uniforme a todo el envío.

Aunque algunos fanáticos reclaman que se emita la versión de Arnold eso parece poco probable. Igual hubiera sido interesante ver cómo fue la mirada de una directora que siempre ha retratado personajes dolidos, dañados y marginales, sobre estas mujeres ricas y tristes.

A diferencia de la primera temporada, aquí los principales abusadores son las mujeres, principalmente, simbolizado en ese tsunami que es Mary Louise que viene a alterar la ya alterada vida de cinco mujeres. Y habla sobre los niños y sobre los hombres, que intentan mantener el orgullo en un ambiente lleno de hostilidades.

Al final todo se va a ir resolviendo, medio a prepo pero, es de esperar, les traiga algo de tranquilidad a las aguerridas “cinco de Monterey”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)