STREAMING

La adolescencia y lo demás: "Sex Education", de las mejores series de Netflix, de estreno

Se estrenó ayer la segunda temporada de una de las mejores series de la plataforma, protagonizada por Gillian Anderson y el joven Asa Butterfield

Segunda temporada de "Sex Education". Foto: Difusión
Segunda temporada de "Sex Education". Foto: Difusión

Una epidemia de clamidia y desinformación, una serie de erecciones incontrolables, el slut-shaming y la aparición de un atractivo estudiante francés, además de una banda sonora exquisita que va de “I Touch Myself” a “Do Ya Think I’m Sexy”, son algunos de los condimentos con los que ayer volvió a Netflix Sex Education, una de las mejores series de la plataforma, que acaba de estrenar segunda temporada.

De sello británico y protagonizada por Gillian Anderson, Asa Butterfield, Emma Mackey y Ncuti Gatwa, Sex Education fue una de las sensaciones de 2019 y una de las series más populares en Estados Unidos y varios países más, según reveló el servicio de streaming en diciembre. Conquistó a un público variado a fuerza un panorama amplio de personajes carismáticos y diversos, que abordan con gracia e inteligencia el maravilloso mundo de la adolescencia y la sexualidad, y están acompañados de buenísimas canciones pop rock.

La serie sigue los pasos de Otis (Butterfield), un tímido adolescente que está en plena revolución hormonal y con todo lo incómodo que eso puede ser, tiene que lidiar con una madre (Gillian Anderson) que es terapeuta sexual, y disfruta mucho de hablar de sexo sin tapujos. El conocimiento que adquiere de ella y la colaboración de un amigo gay, Eric (Ncuti Gatwa), y una preciosa chica “mala”, Mavey (Emma Mackey), lo llevan a convertirse en una suerte de gurú sexual para sus compañeros de colegio. Y tiene que atender todo tipo de consultas.

Una serie de desencuentros amorosos había terminado con la clínica sexual en la primera temporada, pero ahora que Mavey está de vuelta y que los estudiantes (y no tan estudiantes) reclaman respuestas urgentes, las cosas deberían reordenarse. Pero Otis tiene la cabeza en otra cosa: superó algunos traumas personales y finalmente está aprendiendo a disfrutar de su sexualidad, que a cada rato lo agarra bastante desprevenido.

Segunda temporada de "Sex Education". Foto: Difusión
Segunda temporada de "Sex Education". Foto: Difusión

Y para reordenar, hay unas cuantas cosas que no ayudan. Por un lado, está la vuelta de Mavey justo cuando planea dar el siguiente paso en su noviazgo con Ola. Por otro, está el descubrimiento de que su madre poco afecta al compromiso, decidió ponerse de novia con su suegro (el padre de Ola, claro). Y último, pero no menos importante, está la participación de su madre en el desarrollo de un nuevo programa de Educación Sexual para el colegio, con toda la incomodidad que, se sabe, el diálogo sobre sexo entre adolescentes y adultos implica.

Este terreno ligeramente distinto al de la primera temporada, sirve para introducir algún personaje nuevo, darle más espacio a otros (es el caso del Sr. Hendricks, interpretado por un muy gracioso Jim Howick) y sobre todo, para profundizar en las personalidades y los dilemas de los personajes ya conocidos. El sexo sigue siendo un gran protagonista, pero funciona como elemento para plantear cuestionamientos más grandes. ¿Por qué nos avergonzamos tanto? ¿Por qué cuesta decir la verdad? ¿Cuándo empezamos a aceptar comportamientos que no nos agradan, solo para complacer al otro? ¿Y cuándo fue que los estereotipos pasaron a condicionarnos tanto?

En un plano práctico, las “lecciones” hacen mayor foco en el placer femenino, incluso desde el abordaje que se pretende hacer en el programa de Educación Sexual. Y siempre con la apertura que caracterizó a la serie desde el principio, que va del aborto a las enfermedades de transmisión sexual, al acoso callejero y cuanto lugar relevante se les ocurra.

Y en un plano emocional, los vínculos también son explorados, así como las ambiciones y proyecciones en un sistema que no siempre es colaborativo. O como la profesora Sands le dice a Mavey en un momento, “puedes soñar más allá de cuatro sillas y alguna ventana”.

Segunda temporada de "Sex Education". Foto: Difusión
Segunda temporada de "Sex Education". Foto: Difusión

“Nada como esto había sido hecho antes”, dijo Gillian Anderson en entrevista con Vogue, intentando a explicar el éxito que tuvo, con su primera tanda de capítulos, Sex Education. “Le permitió a los jóvenes tener conversaciones de cosas que eran vistas como vergonzosas. Cosas que son parte de la vida diaria, pero que pretendemos que no existen porque expresan demasiados sentimientos, o revelan demasiado sobre nosotros mismos”, declaró y reflexionó: “Hay escenas que me estremecen. Es indignante, y es lo que lo hace maravilloso”.

En esta segunda temporada, el mérito de Sex Education sigue siendo el mismo: romper tabúes con humor, sensibilidad y una frescura que estos tiempos tanto necesitan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)