música - entrevista con fabián furtado, cantante de reytoro

"Nos sacamos muchas ganas en este disco"

El músico habló con El País acerca del nuevo disco de la banda, "III", un álbum que tuvo que nacer dos veces.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Reytoro

Furtado atiende la llamada de El País en su casa, y los ladridos de su perro se cuelan una y otra vez en la conversación. No importa. Furtado está contento. Luego de cinco años saca nuevo disco con su banda, y tiene ganas de hablar de III.

—Por su extensión, sonido y estilo, III suena como un disco ambicioso. ¿Es así?

—Sí, totalmente. Es un disco que llevó mucho tiempo hacer, como cinco años. Empezamos a maquetear todas las canciones e increíblemente teníamos más 20 canciones. Y se nos dio hacerlo como se hace ahora: se graba y va para la computadora. Y en ese interín nos roban la computadora con varias de las canciones adentro. Teníamos seis canciones armadas y los demos de las restantes. Cuando nos roban eso, intentamos rescatar las seis canciones ya armadas, y hacerlas lo mejor posible. Y rever lo que habíamos hecho en la maqueta. Hacerlas más "canción", si se quiere.

—¿Y ahi el disco nace de nuevo?

—Exactamente. Las canciones se habían perdido, pero al menos teníamos la columna vertebral de esos seis temas. Nos pusimos a laburar de nuevo a partir de eso, y luego abrimos un poco la cancha. Y hasta metimos una balada, que la teníamos encanutada con Norberto. Cuando fuimos acumulando canciones, nos dimos cuenta que algunas no entraban, como un cover que queríamos meter en un principio, y esas quedaron afuera.

—¿Cómo fue la grabación?

Nostros tenemos una manera de trabajar, que siempre la aplicamos. Pero acá cambiamos un poco, quisimos romper un poco el molde. Y la mecánica terminó siendo muy distinta. Tiramos el ABC por la borda para este disco. 

—Algunas de las letras del disco tienen un espíritu contestatario. ¿Hubo intención de encarar temas más políticos?

—En todo hay política, pero no hubo una intención deliberada de hacer política. Qué sé yo… No me autocensuro. Si quiero decir algo, lo digo. Y siempre pude hacerlo, tener ese lujo. Lo que me pasa con temas como "Sistema," no es que esté pateando contra el sistema. Es como pertenecer a otro sistema. A este no me puedo adaptar, con 43 años. Hace años que no miro televisión. Ni siquiera la critico, directamente no la miro. No tengo ni idea de lo que está pasando ahí. Veo que hay mucha gente obnubilada por "Bailando por un sueño", es como que todo el mundo quiere estar en la hinchada más grande. Tengo una visión bastante pesimista en general, no veo una solución. Pasa que cuando la hago canción, se convierte en algo diferente.

—Y cómo fue que una banda de heavy metal decidió incluir en su disco una cuerda de tambores, o unos "scratches", típico recurso del hip hop?

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Todo eso, la cuerda, o los scratches, es tertulia. Es hablar sobre las cosas que queremos hacer, y las cosas que tenemos pendientes. Me gusta el candombe, me gusta el ritmo, el mantra. No soy anticandombe, soy antihippie en todo caso (risas). Y tampoco soy antihippie en realidad, porque no me importa. Que cada uno haga lo que quiera. Lo que sí me molesta es que las modas institucionalicen todo. “El candombe es propio de tal barrio”, “la balada es propia del pop”. Nosotros hacemos todo al revés.Y en este disco metimos hasta un coro de niños, algo que también teníamos pendiente. Nos sacamos las ganas de hacer muchas cosas. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados