Mala noche en el Teatro de Verano

Público rebelde contra un problema general

El sonido le jugó una mala pasada a Patos Cabreros en Carnaval.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los Patos Cabreros en el Teatro Verano. Foto: Ana Laura de Brito

Desde que empezó el concurso este año, el sonido ha sido un enorme problema en el Teatro de Verano. Nadie ha dado una explicación a las quejas de concursantes y espectadores, que han encontrado dificultades para desarrollar su espectáculo y para disfrutarlo, respectivamente.

Pero para la murga Patos Cabreros, la ganadora del año pasado, la del jueves fue una noche para el olvido. O no, teniendo en cuenta que después de terminar la actuación correspondiente a la segunda ronda, en su cuenta de Twitter la agrupación escribió: "una gran jornada, gracias por tanto apoyo". Los Patos se subieron al escenario del Teatro de Verano para defender la buena presentación de la primera rueda, buscando el pase a la Liguilla con su espectáculo llamado Lo difícil es mantenerse.

Sin embargo, las cosas salieron mal y hubo que suspender por un rato la actuación. ¿El problema? El sonido.

El público no escuchaba nada, o poco y muy mal, y los ubicados en la platea se levantaron a gritar y gesticular. Los murguistas, que hacía dos minutos habían arrancado su enérgica actuación, se sorprendieron ante la reacción del público y dejaron de cantar, sin entender lo que pasaba.

El telón se cerró mientras se escuchaba a los murguistas alentarse entre sí, y mientras la audiencia hacía sentir con fuerza su molestia.

El presidente del jurado, José Cozzo, detuvo formalmente el espectáculo a pedido del gerente de eventos de la Intendencia, Gerardo Reyes, y Patos Cabreros pudo volver a salir a escena 20 minutos después de lo previsto, cuando la inusual situación se solucionó.

Más allá de que la murga superó el obstáculo y completó su actuación con buen nivel, de inmediato se comenzó a hablar de un "papelón" nunca visto en el concurso oficial. Es cierto: nunca la audiencia había interrumpido una actuación.

Y lo de papelón no sólo tuvo que ver con este inconveniente puntual, sino con que, a esta altura, varios son los conjuntos que se han visto afectados por los problemas de sonido. Sin embargo, ninguna presentación se había interrumpido.

Mientras tanto, el concurso sigue adelante y desde Daecpu nadie habla del tema. Los conjuntos con mayor poder adquisitivo llevan sus micrófonos o contratan sonidistas, y así se ahorran dolores de cabeza de los que nadie está ajeno. Ni siquiera la murga campeona.

Hoy se subirán al escenario la murga Araca la Cana, los parodistas Los Bergoglios y la murga La Clave, para completar la suspendida primera fecha de esta segunda rueda (arrancó el 8 de febrero con Mi Morena). Así, esta vuelta quedará cerrada y sólo unos pocos seguirán adelante en la próxima fase, la Liguilla que define ganadores.

Los afortunados seguramente compartan un mismo deseo: que los problemas de sonido se terminen, y que el público viva su fiesta como está acostumbrado a hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)