VEA EL VIDEO

Cuando la psicodelia y los hippies dominaban el mundo

The Beatles reaparecieron con restaurados videoclips, entre ellos este de la canción "A day in the life" Eso llevó a uno de nuestros críticos de cine a revisitar algunas películas de cuando el "hippismo" y la psicodelia eran lo más.

La psicodelia parece haberse vuelto a poner de moda, o eso va a ocurrir si los restaurados videos se vuelven realemente populares, lo cual es altamente probable.

Puede ser una buena oportunidad de repasar un fenómeno no solo sesentista, pero que alcanzó probablemente una culminación en esa época. El diccionario proporciona por lo menos dos definiciones del término: “Excitación sensorial que se manifiesta con euforia y alucinaciones y que está producida por el consumo de drogas alucinógenas.”, y más específicamente “Movimiento artístico, especialmente musical, que pretende expresar los efectos que provocan las drogas alucinógenas.”

El fenómeno cundió en los sesenta, cuando Aldous Huxley, Timothy Leary y otros se convencieron de que las drogas iban a abrir las puertas de la percepción (lo que dio lugar al nombre de la banda The Doors), en lugar de enviar a más de uno a una institución psiquiátrica o a la muerte por sobredosis.

En cine hubo ejemplos de la estética que promovía, desde un uso moderado (especialmente a nivel de sus decorados o arte) en la adaptación del comic sobre la agente secreta Modesty Blaise, interpretada por Monica Vitti, que Joseph Losey dirigió en 1966.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

El ejemplo egregio (y uno de los mejores films animados del período) fue seguramente El submarino amarillo (1968) de George Dunning, que trasladaba con ingenio el universo Beatle a la pantalla y realmente hacía soñar con Lucy en el Cielo con Diamantes.

Puede parecer menos obvio, a primera vista, que la espléndida 2001, Odisea del espacio (1968) de Stanley Kubrick ingtegre el movimiento, pero si se examina con cierto cuidado esa cumbre de la ciencia ficción tiene toda una última parte (la incursión de la astronave Discovery más allá de Júpiter, atraída por aquel enigmático monolito de características casi divinas), el concepto de “viaje” adquiere allí, por lo menos, un doble sentido.

La icónica Busco mi destino (1969) de Dennis Hopper integra, aunque sea intermitentemente, el paquete: las escenas del cementerio y su consumo de droga retratan sin mucho disimulo el “espíritu de los tiempos”.

Puede ser más polémico incluir en el paquete a la notable comedia surrealista checa Las margaritas (1966) de Vera Chytilová, pero su espíritu subversivo (muy típico de la Primavera de Prga aplastada por los tanques del Pacto de Varsovia en agosto de 1968) y su tratamiento de la imagen tienen también algo que ver con todo ello.

Las cosas comenzaron a descomponerse después, y Estados alterados (1980) de Ken Russell pudo ser un ejemplo de esa decadencia, con su mezcla de psicodelia y película barata de hombres lobos. O algo por el estilo.

Psicodelia
Psicodelia
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)