En qué anda

¿Qué es de la vida de Billy Zane, el actor que hizo del villano de "Titanic"?

Es recordado como uno de los malos más malos del cine y se hizo notar en la película de James Cameron pero mientras Leonardo Di Caprio y Kate Winslet se hicieron, el encontró nuevos rumbos

Billy Zane
Billy Zane, lejos del Titanic

Aunque ha participado en un centenar de proyectos después de la película de James Cameron, Billy Zane será siempre Cal Hockley, el villano de Titanic, el aristócrata que intentó separar a Rose (Kate Winslet) y Jack (Leonardo DiCaprio) en una de las películas más recordadas de la historia del cine.

Con una histórica recaudación y 11 Oscar, los protagonistas se volvieron celebridades. Sin embargo, Zane no corrió la misma suerte. Aunque su carrera parecía ser igual de prometedora que la de Winslet y DiCaprio, su nombre no despegó.

Hoy, 24 años después del éxito cinematográfico, el actor ya no luce esa frondosa cabellera sino que está calvo y su figura cambió. A pesar de su gran parecido físico con Marlon Brando y su gran talento interpretativo, su carrera no pudo “salir a flote”. Mientras mecha algunos proyectos en pantalla, donde también se desempeña como productor y director, encontró otra gran pasión, a través de la cual sí obtuvo el reconocimiento merecido: la pintura.

Oriundo de Chicago, William George Zane Jr. mostró interés por la actuación desde muy joven. Si bien su debut en cine fue en 1985 como parte de la pandilla de Biff Tannen en Volver al futuro, Zane pasó desapercibido hasta 1989 cuando interpretó a un psicópata asesino en el thriller marítimo Terror a bordo, en el que estaban Nicole Kidman y Sam Neill. El papel le dio el rol protagónico en El fantasma, un intento por iniciar una saga de películas de superhéroes centradas en la figura en el personaje de Lee Falk.

Ahí, Cameron le ofreció la interesante tarea de convertirse en uno de los villanos de su nuevo proyecto: Titanic. La magnífica interpretación de este despiadado y egoísta aristócrata -más preocupado por su estatus social que por el amor- rápidamente lo convirtió en uno de los hombres más odiados del cine. De hecho, aún es recordado como el hombre que perdió el amor, un diamante y su dignidad en su incesante lucha por destruir a Rose y Jack.

“El mundo se divide en dos tipos de personas. Cuando las mujeres eran jóvenes decían: ‘¿Cómo podés hacerle eso a Jack?’ y ahora de grandes, me dicen: ‘¿En qué estaba pensando Rose?”, bromeó Zame en una 2016 con US Weekly. En cuanto a su mote eterno de “malo”, advirtió: “Fui malinterpretado. Yo no era el iceberg. No ahogué a 2000 personas”.

Paradójicamente, Titanic fue su mayor éxito así como también su castigo: ningún proyecto en el que participó ha logrado separarlo de esa sombra que lo persigue cada vez que va a un casting, la del tiránico galán adinerado. “Es un regalo formar parte de una película tan maravillosa, fue una bendición, pero también ha sido una maldición en Hollywood. Cuando se trata de un casting siempre se intenta seguir el mismo patrón. Siempre intentan hacer la película del año pasado, en vez de hacer la película del año que viene. y eso es un error. Yo era sinónimo de “personaje malo” entre los directores de casting”, contó Zane al tiempo que reveló cómo hizo para reinventarse. “Eso te fuerza a convertirte en alguien un poco más creativo, a abrazar tu independencia y dirigir tus películas. Hacer tu propia vida”, dijo el ahora productor y director.

Zane apareció en casi un centenar de proyectos, aunque la mayoría de ellos baratos y de poca exposición. Se mostró en roles secundarios y, si bien participó en éxitos como Zoolander y El rey escorpión, la mayoría de sus trabajos pasaron desapercibidos. A pesar de ello, el intérprete confiesa no sentirse frustrado: “Es una cosa extraña lo que me pasó con el cine. Esto de ser siempre ‘la madrina de honor’, como le dicen a las chicas, pero es siempre bueno estar en el borde”, comentó al portal Daily Beast en 2012.

En cuanto a la pantalla chica, el actor también ha logrado hacerse un recorrido. A la aclamada serie Twin Peaks (1991) se sumó la miniserie Cleopatra (1999), (donde conoció a la chilena Leonor Varela, con quien mantuvo un romance de años), Boston Public (2001), Charmed (2005), Samantha Who? (2007) y la más reciente DC’s Legends of Tomorrow (2017), donde fue P.T. Barnum.

Sin embargo, Zane sorprendió con una afición que muy pocos conocen y que le ha permitido ganarse la vida: la pintura. Mientras los críticos aseguran que sus pinturas, dibujos y fotografías poseen “una cruda autenticidad”, sus exposiciones han llegado a destinos como Los Ángeles, Londres, Budapest, Milán y Miami, otorgándole el reconocimiento que Hollywood le negó.

“Sus pinturas expresionistas abstractas son yuxtaposiciones audaces de aplicación cinética y una combinación de colores elegantemente equilibrada derivada de influencias contradictorias tanto intencionales como naturales. Le gusta informar el proceso a través de restricciones autoimpuestas”, asegura el curador de su última muestra.

Además de pintar, Zane realiza arte digital, interviniendo imágenes que toma en la calle. Según el artista, prefiere recrear “accidentes hermosos” por lo cual la mayoría de sus obras se realizan al aire libre, “bajo la luz del día fugaz, con materiales en su mayoría encontrados y reciclados en lugares naturales remotos”.

Fanático de la naturaleza, la equitación y los autos, Zane supo reinventarse en una industria que muchas veces le dio la espalda. Lejos de rendirse, el artista -que está por cumplir 55 años- reparte sus días entre su vida familiar (desde 2011 está en pareja con la modelo Candice Neil con quien tiene dos hijas), sus exposiciones por el mundo y sus nuevos proyectos en pantalla esperando ese papel que vuelva a ponerlo en la cima del éxito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados