Visita

Vicky Xipolitakis fue sin corpiñoa ver al Papa

La vedette llegó a tierras paraguayas y se presentó en la misa con una camiseta blanca sin ropa interior. La gente terminó abucheándola.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vicky Xipolitakis

La vedette argentina Vicky Xipolitakis volvió a hacer de las suyas. Luego del "vuelo del escándalo", se presentó este fin de semana en la misa pública que el Papa Francisco ofreció en Asunción del Paraguay con un look muy criticado por todos los presentes. 

Es que la exuberante vedette se mostró más tapada que nunca, pero con una camiseta blanca y sin corpiño, lo hacía traslúcido el vestuario. 

Los fieles reaccionaron con abucheos e insultos. "Ahí está la loca de Argentina", fue lo más escuchado, aunque los insultos no faltaron.

Para llegar a Asunción, además, Xipolitakis se subió nuevamente un avión y también hizo de las suyas. 

Luego del escándalo que protagonizó en la cabina de un vuelo de Austral, la ex melliza griega no tiene permitido viajar por Aerolíneas Argentinas ni ninguna de las empresas del grupo por cinco años. Por eso, sacó pasajes por una línea de bandera brasileña y, tras romper en llanto en Intrusos y afirmar que se encontraba atravesando "el peor momento de su vida", cambió su expresión y asumió un nuevo desafío.

Según testigos, Xipolitakis llegó hasta el aeropuerto de Ezeiza en Bueos Aires e intentó por todos los medios ser tratada como una pasajera preferencial... Primero, habría intentado pasar por el sector reservado para diplomáticos y tripulantes en Migraciones, pero fue cordialmente invitada a hacer fila como el resto de los pasajeros. Luego, habría querido hacerse pasar por acompañante de una mujer embarazada para tener prioridad, pero fue rápidamente identificada en su treta y nuevamente enviada al final de la fila. Para ese momento, las personas que allí aguardaban perdieron la paciencia y comenzaron a abuchearla.

Ya dentro de la aeronave, la vedette se divirtió haciendo poses y se fotografió con aquellos que consideraron divertido tener un recuerdo suyo en su teléfono. Y, al llegar a Asunción, saludó personalmente al piloto del avión, aunque no estamos del todo seguro de que el señor supiera de quién se trataba...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados