COLUMNA FARANDULERA

Vicky Xipolitakis y una carta a la Justicia que parte los corazones

La mediática argentina está enfrentada legalmente con su ex, por la manutención del hijo. De eso habla la analista farandulera

Vicky Xipolitakis
Vicky Xipolitakis cuando estaba embarazada

No recuerdo si alguna vez les dije que Vicky Xipolitakis me cae bien, pero sí, me cae bien. No entiendo si es un personaje o si es así; tengo el mismo mambo con Karina Olga y con Charlotte Chantal Caniggia, pero mi analista me prohibió hablar del tema en terapia y porque hay misterios que nunca se resolverán, como si el hombre pisó la Luna o si las pirámides de Egipto las levantaron los extraterrestres. Qué sé yo.

¡Cómo me divagué! Siempre hago lo mismo; la abuela Susana, que en paz descanse, me diría que vivo en una nube de una palabra que no puedo escribir acá. Sabia la abuela.

La cuestión es que Vicky Xipolitakis, personaje o no, tiene tremendo lío legal con el ex, por la cuota alimentaria que debería pasarle al hijo de los dos. Vicky dice que además de violento, él es multimillonario, y la Justicia no lo obliga a pagar lo que debe pagar —como que tienen que pagar a medias, aún cuando él la levanta en pala y ella no tanto— y que ahora le pasa 50.000 pesos argentinos por mes (menos de 24.000 uruguayos) y que con eso apenas le paga el sueldo a la señora que la ayuda en la casa.

La Griega está tan pero tan mal que le mandó un mail al juez de su causa para contarle que por el estrés le dejaron de funcionar los ovarios (sí), y que no sabe si podrá volver a ser mamá.

“Estoy (...) poniéndome una coraza de mamá súperpoderosa para que nada le llegue a mi hijo. Lo logré, siempre con una sonrisa y mucho amor, pero por adentro sufro”, escribió Vicky y me partió el corazón. Así no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados