revelación

El triste secreto de la flacura de Audrey Hepburn

El hijo menor de una de las más queridas leyendas del cine y de la moda, publicará un libro donde detalla la dura razón que explica la delgadez de la silueta de su madre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Audrey Hepburn

Luca Dotti, de 45 años, es el hijo menor de la inolvidable Audrey Hepburn. Publicará el mes entrante el libro Audrey at Home: Memories of My Mother's Kitchen. En esas páginas recuerda la trágica niñez de la actriz inglesa (aunque nació en Bruselas, Bélgica) durante la Segunda Guerra Mundial. Instalada en Holanda junto a su madre, en 1944 los Nazis llamaron a la ocupación El Invierno de la Hambruna. Audrey Hepburn no comió por meses. Entre los 9 y los 16 años sufrió de desnutrición.

Los solados holandeses y los ejércitos liberadores acostumbraban regalarle cigarrillos y chocolates. Una vez comió 7 tablones seguidos. Tanto el cigarro como el chocolate fueron dos hábitos que no pudo abandonar jamás. Los llamaba "el sabor de la libertad". En el living de su casa era común encontrar cajas y cajas de dulces y verla cocinar enormes tartas de chocolate. Su otro vicio, el tabaco, fue lo que la mató de cáncer en 1993, cuando tenía solamente 63 años. 

Hepburn nunca olvidó la tragedia que sobrevivió y apoyó de forma permanente a sus salvadores: las Naciones Unidas y Unicef. También aprovechó cada comida al punto de ser recordada como una mujer de enorme apetito. Su plato preferido era la pasta con aceite de oliva y queso. "Un plato de spaghetti al pomodoro la esperaba sobre la mesa cada vez que llegaba de un viaje", dijo su hijo.

La inigualable elegancia y charme de la actriz, estuvieron justificadas por su entrenamiento en ballet. Esto y su alegría, le permitieron lidiar con las secuelas de la guerra: le dejó enfermedades como asma, anemia, ictericia y un complejo edema del que se salvó de milagro.

Su gracia actoral sigue cosechando seguidores que se renuevan de generación en generación. La imagen de Hepburn como un ícono de la moda casi siempre asociado a la casa Givenchy -dada la buena relación que entabló con el diseñador, siguen siendo un ejemplo inmortal de la belleza y del buen porte femenino. También su incansable trabajo solidario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados