DOLOR

La triste historia de vida de Pierce Brosnan

Tras una dura infancia, el actor tuvo que afrontar la muerte de su primera mujer y su hija adoptiva, pero salió adelante

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El actor encara a un escritor con bloqueo creativo.

En medio de la promoción de su nuevo show en AMC, The Son, Pierce Brosnan abrió su corazón y habló de cómo atravesó las duras pérdidas de su mujer Cassandra y su hija, Charlotte, ambas fallecidas por un cáncer de ovario. Además, aseguró que él no es de esas personas que miran el vaso mitad lleno.


Ahora, el actor está casado y feliz. En 1994, el destino lo cruzó con la periodista Keely Shaye Smith con quien se dio una segunda oportunidad. Pero antes, las cosas no habían sido nada fáciles para el ex James Bond. En los 70, conoció al primer amor de su vida, la australiana Cassandra Harris, con quien se casó en diciembre de 1980 y tuvo un hijo, Sean. Ella tenía dos niños de su relación anterior y él decidió adoptarlos, ellos eran Charlotte Emily y Christopher. Luego de varios años de comportarse como un clan y de viajar por el mundo acompañando a Pierce en su carrera, una noticia cambió el curso de las cosas: Cassie tenía un agresivo cáncer de ovario. Recién llegados de India a Londres, se enteraron que la australiana sufría del mismo mal que se había llevado a su madre.

"Desde el primer día, nos pusimos a darle batalla. No era un tumor pequeño, había invadido a Cassie. Pero ella tomó su destino en sus manos con coraje y elegancia. Averiguaba qué tratamientos había y decidía cuál llevaría adelante", contó el actor. Si bien él no podía transitar la enfermedad junto a ella y se sentía como un personaje secundario, siempre estuvo cerca de su mujer ayudándola como podía. 

Fueron cuatro años de tratamiento, que incluyeron ocho cirugías y un año y medio de quimioterapia. Pero no pudieron contra la enfermedad, antes de abandonar la batalla, la familia se instaló en una casa en Malibú, donde Cassandra se dedicó enteramente a decorarla y convertirla en un hogar para sus niños. Luego de intentarlo todo, a fines de 1991, entendieron que no había más que hacer y fue la misma australiana quien trataba de contener a Pierce.


"Hay una increíble crueldad en perder a la persona con quien compartiste todo. Esta es la primera vez que experimento el duelo y es algo abrumador", había dicho Brosnan a People en 1992, meses después de que Cassie perdiera la vida. Pero él tenía tres motivos para seguir adelante: sus hijos. "Ella me ha hecho el hombre que soy, el actor que soy, y el padre que soy. Va a estar siempre conmigo. Fui bendecido de haber conocido una persona como ella", dijo en ese entonces.

Pero 22 años después la tristeza volvía a golpear la puerta del actor. Charlotte Emily, su hija adoptiva, moría a los 41 años, tras una larga lucha contra un cáncer de ovario, la misma enfermedad que había padecido su madre . "Charlotte luchó contra el cáncer con elegancia y humanidad, coraje y dignidad. Nuestros corazones lloran la pérdida de nuestra preciosa hija. Rezamos por ella y porque se tenga a mano pronto la cura frente a esta maldita enfermedad", había expresado Brosnan en ese momento. Madre de Isabella y Lucas, Charlotte había decidido alejarse de la actuación para dedicarse de lleno a su familia. 

Pierce tuvo una recaída con la pérdida de su hija, y gracias a su nueva mujer, y sus cuatro hijos (dos de Cassie y los dos que tuvo con la periodista, Dylan y Paris) pudo salir adelante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados