ShowMatch

Tinelli celebró los 30 años de su ciclo sin política y con muchos recuerdos

Con figuras del viejo VideoMatch y los scketches más recordados, regresó ShowMatch a la tv que hoy tendrá la primera gala del Super Bailando.  

Marcelo Tinelli
Marcelo Tinelli, emocionado en el regreso de ShowMatch

Puntualmente, a las 22:30 del lunes, comenzó una nueva temporada de ShowMatch . Con treinta años en la pantalla, Marcelo Tinelli y su equipo apostaron por un clip inicial en el que le rindieron homenaje a los clásicos doblajes que hacían en los noventa.

El puntapié inicial lo dio un verdadero clásico del viejo Videomatch: las imágenes de los Beatles en A Hard Day´s Night, y la frase "qué pedazo de cabeza". De esa forma comenzó una sucesión de imágenes de films clásicos de comienzos y mediados de los noventa. Luego de Rambo, una escena de Terminator 2 sirvió para recordar canciones famosas que fueron apertura durante esos años, como "Vicio" de Los Ratones Paranoicos o "La flor más bella" de Memphis la blusera.

Un momento de Los intocables con Robert de Niro recapituló el famoso episodio en el que Gustavo Yankelevich eligió a Tinelli como conductor de Videomatch, luego que Gustavo Lutteral se negara a formar parte del proyecto, y en chiste pero con mucha verdad, el doblaje se reía sobre cómo una vez que llegó el Bailando "cambió toda la cosa". Siguiendo con las falsas voces, el clip utilizó la famosa escena del café entre De Niro actor y Al Pacino en Fuego contra fuego, y ahí se divirtieron recordando el segmento "La máquina de los penales", con José Luis Chilavert, y cómo la producción
debió regalar tres departamentos.

Finalmente llegó el turno del cine actual, primero con una escena de Nace una estrella y con el famoso casi beso de Lady Gaga y Bradley Cooper en los Oscar: al ritmo de "Shallow", la voz del doblaje celebraba las tres décadas cumplidas en clave de humor. El segmento lo cerró Bohemian Rhapsody también festejando el cumpleaños del ciclo, a través de uno de los momentos más celebrados de la biopic.

De esa forma ShowMatch 2019 le ponía fin a su clip inaugural con un homenaje a los doblajes, un hito de de sus años pasados.

Emocionado

Después de la mega presentación, en la que reconocidas voces femeninas fueron protagonistas, Marcelo Tinelli se tomó unos minutos para hablarle directamente a su público.

Esta vez, se esperaba que su discurso estuviera empapado de dos situaciones que lo atraviesan: los 30 años de su popular ciclo televisivo y su incesante coqueteo con la política, que se intensificó durante los meses en los que no estuvo al aire.

Rodeado de quienes formaron parte del staff en algunos de estos 30 años de programa, llegó el momento tan esperado. "¡Buenas noches, América! Gracias a todos, a ustedes que están ahí. A estas diosas que han venido
a cantar, y entre tantas diosas, la diosa de mi hija, Candelaria. A todos mis compañeros que han pasado por este ciclo. No tengo más que palabras de agradecimiento, es un momento hermoso. No me quería quebrar, pero es muy difícil. A muchos no los veía desde hace casi 30 años", comenzó expresando, con lágrimas en los ojos y ahogado en llanto.

"Hay muchísima emoción acá en el estudio y es una noche única. Yo pensé que nunca iba a llegar, pero la vida te hace regalos. Están mis compañeros con los que arrancamos, con los primeros clips deportivos", recordó.

"Es muy difícil separar lo que significa ShowMatch de mi vida personal. El programa, ustedes y yo hemos crecido juntos, aprendiendo de cada etapa que nos toco vivir. En momentos tan importantes como este se me vienen recuerdos muy importantes a la cabeza. Quiero tomarme un tiempito para agradecerle a la gente que este hizo que este sueño que comenzamos hace 30 años se haya convertido en realidad", señaló. "La
palabra que más quiero repetir es gracias. De lo primero que me acuerdo es de mis viejos; le quiero agradecer a Lino y a Chiquita. Gracias a ellos, a Bolivar, mi pueblo, al que nunca dejé de volver. Ellos me enseñaron a luchar por lo que uno cree, a no bajar los brazos. Esos valores me los traje en una valijita a Buenos Aires una noche en la que tuvimos que internar a mi viejo. Agradezco a mi familia, a mi mujer (Guillermina Valdes), que es maravillosa, inteligente, hermosa. A mis hijos y a los hijos de mi mujer.
Gracias por el amor incondicional que me dan cada día de mi vida", siguió
agradeciendo.

"No me quiero olvidar de agradecerle a Sole (Aquino) y a Pau (Robles), madres ejemplares de mis hijos, para quienes tengo solo palabras de elogios", continuó, haciendo referencia a sus dos exesposas.

Luego, hizo un recuento de su carrera y agradeció a las primeras figuras con las que comenzó trabajando: José María Muñoz, Antonio Carrizo y Juan Alberto Badía, entre otros. "Yo empecé en la radio, sirviendo café, yendo a buscar las credenciales a los clubes y comprando fiambre. Para mí ese trabajo era el mejor del mundo", aseguró. Después, recordó que su pase a la televisión se dio de la mano de Badía. "Me quiero detener en Juan Alberto, que fue muy importante para mí y para muchos de los artistas
que están aquí presentes. ¡Fue tan generoso conmigo y con todos nosotros! He tenido un lujo de maestro y sé que hoy está tan feliz como todos nosotros. Hoy estás más presente que nunca", expresó en otro de los tramos más emotivos de su discurso.

"También quiero agradecerle a Gustavo Yankelevich. Él empezó este sueño, me dio la oportunidad de mi vida. Sabés lo que te quiero, así que gracias por tanto", siguió, y también recordó a los tres canales por los que pasó el ciclo: Telefe, Canal 9 y ElTrece. "Y a todo mi equipo de producción, que son los que dejan la piel para que todas las emisiones salgan perfectas. ShowMatch es sin de un gran en equipo", continuó.

Tal como sucedió en el fin de la temporada 2018, Tinelli reconoció que los tiempos han cambiado ("Si llegamos a hacer algunas de las cosas que hacíamos, nos levantan el programa en dos minutos") y para recordar a sus grandes competidores: Susana Giménez, Mario Pergolini y Adrián Suar. "Nos tocó perder, otras veces ganar, pero el balance fue muy positivo por sacar la mejor versión de nosotros mismos. Cumplir 30 años es un milagro, pero no viene del cielo sino de todos los que están del otro lado de las pantallas. Gracias por la fidelidad, porque desde hace 30 años nos abren las puertas de su casa. Gracias por hacernos formar parte de sus familias", expresó.

En ese momento, hizo su ingreso al estudio Claudio Villarruel, el primer productor del ciclo y con quien el conductor durante un largo tiempo estuvo distanciado. De hecho, su salida de Telefe se dio en momentos en los que el hoy periodista político ocupaba la gerencia de contenidos de aquella señal. Sin embargo, al verse se fundieron en un abrazo y se agradecieron mutuamente.

"Hoy hay muchos cambios que nos demuestras que queda mucho por aprender. Hay cambios culturales que llegaron para quedarse. Lo dije el último programa del año pasado: gracias a las mujeres, que son protagonistas de esos cambios y nos están haciendo abrir los ojos. Lo digo yo, que convivo con seis que están muy involucradas. Es una gran oportunidad para hacer una sociedad mejor", afirmó.

Para el final quedaría la única referencia a la situación actual del país: "Llegamos en un contexto muy difícil, donde todo pareciera ser cuesta arriba. Muchos pueden pensar que no hay de qué reírse, pero es en momentos como éste cuando un programa como ShowMatch es más útil: son momentos en los que está bueno juntarse en familia, con la gente que te hace sonreír y momentos en los que valorás a la gente que está con vos.
Nosotros estamos acá, junto a ustedes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)