TELEVISIÓN

Susana Giménez: las divas no deben cambiar

Regresó un clásico de la televisión argentina y volvió a seducir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Susana Giménez y Sergio Marone. Foto: Telefé

Está espléndida y lo confirmó con el regreso de su clásico programa este domingo, igual que siempre. Y eso es una buena noticia porque quién quiere a una Susana Giménez diferente. Si así es pura simpatía con su inocencia rayana en lo artificial y sus vestidos increíbles. Además, conviene saberlo: a las divas no corresponde pedirle renovación. Y en esa categoría solo juegan dos argentinas: Susana y Mirtha, estrellas sin apellido.

Y el show —que fue lo más visto en Argentina ganándole al favorito de la noche del domingo, Jorge Lanata— fue más de lo mismo. La temporada 29 empezó con un sketch en el que Susana y Emilio Disi repitieron sus personajes de Susana Spadafucile y Mariano, su exmarido. Esta vez fueron trasladados a Egipto, una excusa por el éxito de la telenovela Moisés. En el número participaron Mariano Martínez, Sebastián Estevanez, Marley, Griselda Siciliani Florencia Peña y Peter Lanzani y estuvo tontamente divertido incluso en ciertas desprolijidades. Más tarde todos contaron anécdotas en una divertida tertulia en el living de la Giménez, quien repitió más o menos escenografía. Y se mostraron las “perlitas”, otro clásico del programa. Esta vez no hubo juegos telefónicos.

Los primeros invitados fueron Guilherme Winter y Sergio Marone, los protagonistas de Moisés, dos muchachos simpáticos y bastante atrevidos, principalmente Marone que se le tiró arriba a la conductora y le robó un piquito (después le dio otro pero con mayor consentimiento). Susana los entrevistó fiel a su estilo improvisado: elogió su belleza repetidamente, dos veces se mostró preocupada por las cosas que pasan en el mundo y parecía sorprendida de algunas cosas de sus entrevistados que debería haber sabido de antes. No importa, así es ella. Y el atropello y cierta improvisación es parte del estilo del programa.

Volvió Antonio Gasalla y la química con “la abuela” sigue intacta. Gasalla aprovechó para pedirle que su hija Mercedes sea más simpática y comentó algunas noticias recientes. Susana hizo de ella misma (chismosa y a la vez pudorosa) en una dupla que siempre funciona y que va a ser uno de los puntos altos del año.

El cierre fue a puro patriotismo con Soledad Pastorutti cantando el himno argentino.

A esa altura el partido estaba ganado. Susana volvió con todo. Y las divas siempre salen victoriosas.

Sí a Richard, no a Cristina

En un reportaje con La Nación, el día del debut, Susana Giménez anunció que esta será la última temporada de su programa y que le gustaría llevar a Richard Gere a su living. Quizás lo consiga. “Tengo una cosa pendiente con él”, dijo. En el programa, en tanto, anunció a quién no tiene ninguna intención de entrevistar: a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados