ENTREVISTA

Rodrigo Romano sobre su video viral: "Me quedé sin trabajo, pero salí y la remé"

Este domingo a las 10.30, Teledoce estrena el regreso del "Polideportivo", un clásico televisivo de los noventa. Antes, Rodrigo Romano habló con El País sobre sus cambios en los últimos dos años.

Rodrigo Romano. Foto: Leonardo Mainé.
Rodrigo Romano. Foto: Leonardo Mainé.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores

Desde una de las oficinas de Teledoce, Rodrigo Romano sonríe mientras relata que, cuando tenía 13 años, esperaba cada domingo para mirar “con mucha atención y avidez” cada emisión del Polideportivo. “Era una religión porque, además de los informes, pasaban los goles de todos los partidos”. Hoy, a 31 años de aquellos días, el Polideportivo vuelve a la pantalla. Pero ahora será Romano quien se encargará, junto a Federico Buysan, de la conducción.

Antes del estreno del nuevo Polideportivo, que llega a las 10.30 a Teledoce (ver recuadro), el periodista habló con El País.

—El regreso del Polideportivo se había anunciado para marzo, pero la suspensión del deporte por el COVID-19 obligó a aplazar el estreno. ¿Cómo lo tomaste?

—Íbamos a salir al aire en el último tramo de marzo, pero el proyecto se suspendió porque no sabíamos de qué íbamos a hablar. En el nombre, los programas deportivos giran en torno al deporte, pero van más por la pasión que despierta el fútbol. No nos quedó otra que apechugar y esperar el momento, que llega hoy.

—El fútbol estuvo suspendido durante meses. ¿Qué fue lo que más extrañaste durante este tiempo?

—Más allá de los partidos, nos faltó la posibilidad de estar informando a la gente. Yo estoy todos los días en Telemundo, y sobre fines de abril y principios de mayo, había días en que llegaba al canal y no sabíamos de qué íbamos a hablar. El deporte es una de las áreas más afectadas y llegó un momento en que la actividad era nula porque se había suspendido la Copa América, la Eurocopa, los Juegos Olímpicos y las ligas. Se bajó una cortina de un día para el otro y, con mucho ingenio. empezamos a hacer informes y a rescatar reportajes. También queríamos que el deportista diera una visión de cómo estaba viviendo esto de tener que entrenar vía Zoom o no poder estar en familia. Fue complicado.

—Venís de un período de varios cambios laborales. ¿Cómo evalúas esta nueva etapa en Teledoce?

—Estoy muy bien y muy tranquilo. Empecé a trabajar el 18 de diciembre y salgo todos los días en Telemundo con Martín Kesman, que hacemos una buena dupla. También estamos los sábados de noche, y ahora se me da la posibilidad de co-conducir un programa con un nombre tan grande como el Polideportivo. Cuando salí de Canal 10 nunca me imaginé que a los tres meses me iban a llamar de Canal 12. Eso habla de que brindo un buen producto y a las empresas les agrada lo que puedo dar como periodista.

—¿Cómo podrías definir el producto que transmitís en los medios?

—Yo creo que es una marca original que, desde el primer momento, no ha copiado nada de nadie. Me considero un tipo original que ha buscado su propio camino y lo ha construido en base a trabajo. Nunca nadie me regaló nada y siempre aprovecho la oportunidad.

—¿Qué oportunidades sentís que terminaron definiendo tu carrera?

—En Tenfield apostaron por mí cuando yo no tenía un nombre en el medio. Tenía 22 y ahora tengo casi 44, así que la mitad de mi vida la pasé ahí adentro. En Canal 10 había trabajado esporádicamente con la cobertura de mundiales, y cuando salgo de Tenfield tuve un acercamiento con Canal 4 y con Canal 12. Finalmente me vino a buscar Daniel Acevedo para trabajar en Punto Penal y después empecé en Subrayado. Pero llegó un momento en que sentí que me tenía que ir.

—¿Qué te hizo tomar la decisión?

—Fue una percepción mía. En los últimos dos años en Tenfield no había estado cómodo, pero alargué esa continuidad. Incluso llegué a renunciar a mediados de 2018 pero no me lo aceptaron. Y eso me dejó un aprendizaje: cuando no estás cómodo, no podés alargarlo. Ví que eso me empezaba a pasar en Canal 10, y no por Punto Penal, donde estaba muy cómodo, pero buscaba otros espacios que no aparecieron. Tomé la decisión de irme en octubre y en diciembre me vine a Canal 12. Está a la vista que el cambio fue muy positivo.

—Tu salida de Tenfield quedó relacionada a la viralización de tus videos. ¿Te molestó cómo se dieron las cosas?

—Yo tenía las cosas claras y mi familia sabía cómo venían las cosas en los últimos dos años en VTV, pero el tema del video se utilizó como excusa para tomar la decisión. Cuando pasó, me quedé con el sentimiento de que en ese instante lo que precisaba era que me extendieran la mano, y ellos fueron los únicos que no lo hicieron. Después hubo un consenso general de que el gran perjudicado era yo.

—Lo bueno es que público apoyó desde el primer momento. ¿Cómo lo tomaste?

—Tengo que agradecerle toda la vida a la gente porque, de entrada, entendió cómo era la movida. Nunca expliqué el tema a fondo porque me parece que las cosas que pasan con tu pareja tienen que quedar de la puerta para adentro. Aunque me sentía muy perjudicado y dañado tenía claro que no iba a devolver de la misma manera. En Uruguay pasan tres cosas: la muerte, un despido y lo que me sucedió a mí son grandes sponsors. Levantan la imagen de la gente y me terminó ayudando. Además no había cometido ningún delito; me habían perjudicado en lo humano, lo social y lo laboral. La mezcla iba a favor mío y el público lo recibió enseguida y me arropó muchísimo.

—-Eso confirma que sos muy querido, porque te pudo haber jugado en contra.

—Eso emociona y reconforta. La gente vio mucho más que a Rodrigo Romano relatando o haciendo un noticiero. Capaz lo descubrió desde el punto de vista humano, como: “Mirá cómo se divierte el boludo este adentro de su casa” y “Mirá lo que le pasó”. Me quedé sin trabajo, que era el único que tenía, pero salí y la remé. En los primeros días posproblema los tres canales se me arrimaron para un acercamiento. Si no hicieras las cosas bien, se te podía complicar.

—Después hiciste una publicidad que incluía alguna frase del video. ¿Fue una forma de dar por cerrado el tema?

—Cuando vinieron a mostrarme el libreto no sabían cómo encararme para esa parte. Yo tenía claro que en algún momento le podía sacar un rédito y terminar de ponerle la tapa. Era una forma de mostrar que estaba cerrado y en el día del rodaje nos divertimos muchísimo. Es una etapa que ya se terminó.

Rodrigo Romano. Foto: Leonardo Mainé.
Rodrigo Romano. Foto: Leonardo Mainé.

—¿Sos consciente de que hay una generación de jóvenes interesados en el periodismo deportivo que te tiene como referente?

—Me cuesta mucho aceptar el elogio; me gusta más recibir una crítica. No sé si es un perfil mío o si me educaron así, pero mi cerebro trabaja así. Pero obviamente leo y observo que el público recibe bien mi trabajo y, no te voy a decir que me pasa a diario, pero recibo muchos mensajes de gente que me escribe para que haga cursos de periodismo o para pedirme que ponga una academia de relato. Pero estoy lejos de eso porque me cuesta mucho pararme adelante de la gente, por eso le escapo a las maestrías de ceremonia. Me siento mucho más libre delante una cámara sabiendo que hay 500 mil personas mirando un partido —como ha pasado con clásicos o  partidos de Uruguay— que yendo a dar una charla. Me siento incómodo. El cara a cara no es una cosa que me agrade y trato de evitarlo. Que haya una referencia, como vos decís, es inevitable porque hay una generación entera que se escuchándonos a nosotros. Relatamos todos los clásicos, partidos de fútbol uruguayo, torneos sudamericanos, mundiales, copas América y preolímpicos. Es inevitable que marques un estilo con tus frases y tu forma de ser.

—¿Pero te alegra saber que te tienen como referencia?

—Sí, pero lo proceso con la tranquilidad de que saber que es mi rol. No lo identifican como persona, sino como trabajador. Es bueno saber que lo que hago le llega al otro y que le gusta, porque hay gente que llega por su mensaje, pero no es bien recibido.

—¿Qué esperás de esta primera entrega del Polideportivo?

—Espero que a la gente le guste y que lo vea. Estamos hace casi tres semanas con este primer programa y queremos que sepan que hay mucha dedicación y muchas horas de trabajo. No solo va a ser que se prendan las luces.

regreso

"Polideportivo", un clásico que vuelve a Teledoce

Tras un impasse impuesto por la emergencia sanitaria del coronavirus, hoy, a las 10.30, vuelve a la pantalla de Teledoce un formato clásico. El Polideportivo, que irá hasta las 13.00, recupera el espíritu del programa emitido entre 1990 y 2001, y a la vez lo renueva. La conducción estará a cargo de Rodrigo Romano y Federico Buysan, y tendrá a Alberto Kesman y José Carlos Álvarez de Ron como representantes de la primera etapa del programa.

Además de las figuras nombradas, el nuevo Polideportivo incluirá a Héctor Puchi García, Diego Jokas y Nadia Fumeiro en el elenco. En el caso de Fumeiro, Romano define: “Entendemos que la mujer tiene que tener un rol protagónico en los programas periodísticos. No solo tiene que estar su imagen y su voz, también su opinión. Nadia es una gran periodista”.

El equipo también incluirá las participaciones de Sebastián Abreu y Enzo Olivera. “Enzo es un uruguayo-chileno que está radicado en España. Con su cámara y sus reportajes va a recorrer prácticamente todo el continente”, asegura Romano. “Nos va a dar una mirada del mercado de pases que está por venir y va a estar conectado todo el programa”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados