ESCÁNDALO

Roberto Giordano y una caída que empezó hace años

El famoso estilista fue embargado y procesado en Argentina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Roberto Giordano.

"Luna, noche, Valeria" o “qué noche Teté” son algunas de las célebres frases por las que se recuerda al peluquero argentino Roberto Giordano. Generalmente eran dichas mientras conducía sus desfiles, que desde 1983 realizó en Punta del Este, siempre con Teté Coustarot como co-anfitriona. Con los años, el Desfile de Roberto Giordano se convirtió en un evento infaltable en la primera quincena de enero, tanto en el balneario, como en la televisión. Allí, las chicas del momento y las nuevas caras desfilaban por la pasarela, mientras recibían elogios del estilista y aplausos desde la platea. Aunque el creador de esas y otras conocidas frases como “moviendo las cabezas” parece haber perdido el rumbo.

La caída tiene fecha de inicio (la noche del 27 de noviembre de 1995) y ubicación (el estacionamiento del estadio Monumental de River), en Buenos Aires. Allí dijo su frase más famosa: “no me peguen, soy Giordano”, en un intento de detener los golpes que sobre él lanzaba parte de la hinchada de los millonarios. La aclaración no le sirvió de mucho.

Pero el estilista de los famosos, cómo llegó a conocerse a Giordano, ya había tenido varios roces con la justicia argentina, generalmente asociados a supuesta evasión de impuestos. “Esta causa es una mentira mediática, jamás me quedo con el dinero de nadie” había declarado Giordano en 2014, intentando distanciarse de la causa de evasión fiscal y de evasión de aportes patronales de la que era acusado. Aunque los problemas con la justicia no fueron solo en Argentina; en Uruguay, la DGI también lo investigó por este tema, así como por el ingreso de ropa sin declarar a Aduanas.

Ayer se lo complicó más con el procesamiento y embargo (por casi cuatro millones de dólares) por quiebra fraudulenta. Entre las causas, además de evasión fiscal, se lo acusó por aparentar un “estado de insolvencia que no guardaba relación con su realidad económica”, según dictó el juez de la causa Gustavo Pierretti.

La vida sentimental de Giordano también ha sido tema de portada de revistas de chimentos. El año pasado, varios medios especularon con que el estilista tenía un affair con una peluquera uruguaya en paralelo con su matrimonio con Mirta Servanda Almirón, su esposa (además de socia) desde hace más de 40 años.

La sentencia contra el peluquero

El mediático peluquero fue procesado y embargado ayer, por quiebra fraudulenta y por crear un entramado para evadir sus impuestos. El juez de instrucción Gustavo Pierretti acusó a Giordano de haber “sustraído y ocultado a sus acreedores”, en su mayoría antiguos empleados, 17 inmuebles a través de sociedades fantasmas y testaferros. “La esforzada y prolija artimaña pergeñada ha logrado su fin, frustrar los derechos de la masa de acreedores”, dictó el juez en la sentencia. Tres cómplices de Giordano reconocieron haber firmado documentos, como favor al estilista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados