Mirtha Legrand

El rating que cobró factura

Los 50 años de un programa al que apuntan todas las críticas

MIrtha Legrand
MIrtha Legrand. Foto: archivo

Cumplir 50 años en la cabecera de la mesa más famosa de la región es poca cosa, menos cuando el año pasado hubo dudas respecto a la continuidad del programa porque Mirtha Legrand quería hacer sus tradicionales mesas de verano en Mar del Plata, algo que significaba un alto costo para la producción, algo en lo que “La Chiqui” ganó la pulseada.

Pero hasta las divas más grandes tienen sus flaquezas y los programas más longevos tienen problemas de rating, y los festejos de Almorzando con Mirtha Legrand se mancharon por malas decisiones.

Sabrán los lectores que nos referimos al episodio del 31 de marzo, cuando a La noche con Mirtha Legrand fue como invitada Natacha Jaitt y causó controversia al vincular nombres de personalidades a los casos de pedofilia del fútbol argentino. Pero el foco de las críticas, más que ir hacia la invitada por hablar sin pruebas, se dirigió expresamente a la anfitriona.

La semana no fue fácil para Legrand, quien prefirió saltear la tradicional presentación de vestuario, peinado y bisutería en la emisión del sábado pasado para pedir disculpas.

La conductora contó que no solo se vio afectada su salud, sino que se sintió verdaderamente mal por lo sucedido. Confesó que no supo como ponerle fin a los dichos de su entrevistada, que fue el peor programa en 50 temporadas y admitió que “por un punto de rating” causaron “mucho daño”, porque invitar a la mediática fue una solución de último momento a la baja audiencia de la Pascua. Asimismo, la conductora libró de culpa a su nieto y productor Nacho Viale, alegando que “lo único que quiere es que su abuela tenga éxito”. No hay que omitir el detalle de que la elección de la comensal y en consecuencia lo que podría causar, por lo menos desde producción, fue consciente, ya que en la previa anunciaban la “mesaza”. Incluso Viale escribió en twitter: “En 2hs la interna de esta red de trata en #LaNocheDeML”.

Después de la disculpa, la vida de Legrand, pese a que las críticas continúan, pareció volver a la normalidad. La cena del sábado corrió sin pormenores, con una invitada, la diputada Elisa Carrió que la respaldó diciendo que “El honor de tantos años no se mancha por una mesa equivocada” y en el almuerzo del domingo “La Chiqui” volvió a presentar vestuario, peinado y bisutería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)