Gran Hermano en quiebra

Los premios "pobres" del gran reality

Terminó una nueva edición delGran Hermanoargentino y los premios fueron de bajo presupuesto. Acá el listado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gran Hermano

Gran Hermano ya no es lo que era en Argentina. Por más audacias que hagan sus participantes, su popularidad es muy muy muy relativa, y es de suponer que su vida post-encierro no cambiará demasiado. Exponerse las 24 horas del día ya no es tan redituable ni equivale a una escalera al éxito.

Observen los premios y saquen sus propias conclusiones. Mariano, el cordobés, fue el primer expulsado de la casa y además de aplausos y lágrimas se marchó a su hogar con un viaje a Iguazú de tres noches para dos personas y...un curso de actuación con el director Marcelo Cosentino. El joven festejó el la noticia del viaje pero, ¿el curso?

La producción siguió insistiendo con la actuación. Belén, la segunda en irse, también recibió el famoso cursillo. Aunque tendrá unas mejores vacaciones: ocho días en Buzios, Brasil. A esto se sumó un bolso con merchandising de la empresa que auspició los regalitos. Debe tener lapiceras y almanaques para regalarle a toda su familia.

Matías, que vivió cinco meses en la casa, consiguió un mejor negocio: una moto, un viaje de ocho días a la Riviera Maya y un puntapié para convertirse en una de las celebridades del verano. A Matías le ofrecieron un contrato para ser uno de los protagonistas de la obra de revista El champagne las pone mimosas.

El que no se puede quejar es Francisco, el gran ganador. No le dieron un viaje pero sí un cheque de $ 457. 419 pesos argentinos (eran 500.000 pero tuvo descuentos por sanciones). Además le ofrecieron dos contratos: una para participar de El champagne las pone mimosas y otro para ser uno de los panelistas del programa de TV  Infama.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)