REDES

Polémica por evento de lectura de cuentos de un transformista para "niñes"

Un café de Ciudad Vieja organiza un Día del niño especial, convocando al artista de Drag Queen Martín González para una lectura de cuentos. Se multiplicaron las críticas en redes. 

Cafe 11:11
El afiche del evento y el artista transformista Martín González. 

"Drag para niñes". Con ese título, un café de Ciudad Vieja convoca a una celebración del Día del niño diferente para este domingo. En concreto, el artista transformista Martín González hará una lectura de cuentos como su personaje "Gatito", luego habrá bingo y el visionado de una película. 

"Ningún niñe nace paki", añade el afiche del evento. "Paki" es un diminutivo de "paquidermo" y se emplea para condenar a los "heterosexuales retrógados". 

La convocatoria generó múltiples comentarios de rechazo en redes sociales. Acusaron al evento como "aberración" y a los organizadores de fomentar la "homosexualidad" o "pedofilia", entre otros comentarios de condena. 

Con lenguaje inclusivo, los organizadores del 11:11 Café emitieron un comunicado en Facebook donde condenaron los ataques y aclararon los alcances del evento.  

"La imagen de niñes cautivades (sic, sic) por una linda historia, y que encima esa historia esté apoyada en tan magnífico objeto como un libro, nos motivó a organizar este evento", escribieron desde el Cafe 11:11. 

Luego condenan las reacciones de "odio". "Ese discurso de odio nos reafirma que nada está ganado, que los derechos que hemos alcanzado debemos defenderlos cada día con valentía, la misma valentía que nos ha llevado a sentirnos orgulloses tras cada grito de "puto" que hemos recibido a lo largo de nuestras vidas".

Lee el texto completo: 

Cuando Gatito (MrFailFashion) nos planteó la idea de hacer una lectura de cuentos para niñes en el café nos pareció una idea hermosa y no entendimos cómo no se nos ocurrió antes.
Primero, porque conocemos la conexión que tienen les niñes con Gatito y la alegría que les transmite siempre. Segundo, porque a les niñes les encanta el café, sus colores, sus dibujos, la nube que llueve sobre el centro del salón, los peluches de la máquina. Casi nunca hacemos actividades que incluyan a les más pequeños. Tercero, porque el drag es un arte sumamente colorido, gracioso y lleno de imaginación, creación, trabajo y autoconocimiento, valores que bien ameritan fomentarse a las nuevas generaciones. La imagen de niñes cautivades por una linda historia, y que encima esa historia esté apoyada en tan magnífico objeto como un libro, nos motivó a organizar este evento. Luego surgió la idea de hacer un bingo de animales y mirar una película para cerrar el encuentro. Pensamos en les hijes de amigues, sobrines y vecines del barrio que siempre que pasan se deslumbran con la magia del lugar o quieren entrar a jugar con los juegos.
El pensamiento retrógrado no se hizo esperar y han sobrevenido argumentos que no nos son ajenos. Que fomentamos la pedofilia, que somos la degeneración de la sociedad, que representamos una ideología pervertida, que vamos a por sus hijes. "Rifle sanitario", "hay que matarlos", "aléjenlos de los niños". Ese discurso de odio bien lo conocemos y, aún con los avances de los últimos años, está latente, muy vivo, y encuentra respaldo y validación en las altas esferas del poder. Ese discurso de odio nos reafirma que nada está ganado, que los derechos que hemos alcanzado debemos defenderlos cada día con valentía, la misma valentía que nos ha llevado a sentirnos orgulloses tras cada grito de "puto" que hemos recibido a lo largo de nuestras vidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error