columna fashionista

Pilar Stewart opina de los looks de la selección uruguaya

La fiebre de las Eliminatorias también afectó a nuestra columnista, que apuntó su mirada crítica al plantel de la selección uruguaya. ¿Qué dijo?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Abel Hernández. Foto: Gerardo Pérez

Seguro piensan que no, pero mirar algún partido siempre es un ejercicio práctico para una fashionista. Y un desafío, porque el buen gusto se pone a prueba y no siempre logramos sobrevivir.

Ya sé que esto es fútbol y entonces vale todo, como “esto es rock” y entonces vale no preocuparse por la estética, algo que obviamente nunca hicieron los Rolling Stones, los Who, Jimi Hendrix... Ah, no, mala mía chicos.

Si esto es fútbol, comento con otras fashionistas siempre, debe ser requisito alguna vez en la vida hacerse algún corte de pelo que no puede ser más que catalogado como terraja. Hablemos, please.

La fiebre de las Eliminatorias también me llegó y extrañé los abdominales de Edi Cavani. Pero mi atención estuvo enfocada en lo que tiene en la cabeza Abel Hernández, una situación misteriosa. ¿Me la explican, porfa?

Es una palmera fuera de control, un puñado de rastas desarmadas, no sé. No entiendo. ¿Hay peluqueros que hacen eso? ¿No ha sido suficiente ya con los eternos claritos de Diego Forlán?

Igual les tengo que decir que tipo genéricamente, esta selección no es de las peores. La mayoría usan looks normales (a lo mejor con sus tatuajes ya les alcanza), un jopito un poquito marcadito, una raya como Cristiano Ronaldo... Cositas de nada.

Antes el panorama era más triste; Sebastián Abreu aparecía con el laciado progresivo en su melena tan tan tan brillosa, que sólo faltaba alguno con el tono de piel Julio Ríos para completar el cuadro de todo lo que está mal en materia estética.

Los problemas ahora son menores y quizás los uruguayos finalmente están evolucionando en eso. Aunque si alguien tiene el teléfono de uno de pelito largo que no jugó, que se hizo un semirrecogido muy feito, please ayúdenlo. Ni idea quién es.

¡La estética de los futbolistas da para tanto, chicos! Por suerte nos quedan columnas, y el lindo de Martín Cáceres sigue usando vestidos de nena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)