ENTREVISTA

Periodista de Radio Felicidad responde a las críticas por su pregunta sobre el aborto: "No soy medieval"

El comunicador y pastor Víctor Hugo Acosta fue parte de la conferencia de prensa para medios del Interior y su consulta fue viral y blanco de memes y cuestionamientos. Aquí, su versión.

Víctor Hugo Acosta
Víctor Hugo Acosta. 

La intervención del periodista de Radio Felicidad, Víctor Hugo Acosta, ha sido el tema excluyente de redes sociales luego de la conferencia que Luis Lacalle Pou dio a los medios del Interior vía videoconferencia. 

El comunicador de Paysandú asumió una posición "provida" en la problemática del aborto y consultó al mandatario sobre qué acciones podría tomar para proteger a "los 10.000 niños que no nacen" en Uruguay. También mencionó los métodos anticonceptivos que están a disposición de las mujeres. Hablando como "cristiano" dijo que con el aborto "solo se contempla el derecho para una parte (la mujer". "No contempla al hombre, ni al niño, que no tiene voz. ¿Qué puede hacer usted para que esto no siga sucediendo?", consultó al mandatario. 

Desde la noche de este lunes, Acosta ha sido blanco de duras críticas en redes sociales por su pregunta. Fabiana Goyeneche, directora de desarrollo social de la IM, escribiò en Twitter: "Se escribe provida, se dice antiderechos. Estaremos alerta y unidas, ninguna mujer sin poder decidir sobre su propio cuerpo".

La periodista Patricia Madrid cuestionó que Acosta no mencionó ninguno de los métodos anticonceptivos aplicados al hombre. También hubo múltiples bromas sobre un eventual anacronismo en la posición del comunicador sanducero. 

TV Show se comunicó con Víctor Hugo Acosta, quien está al frente del programa periodístico Mesa de noticias (Radio Felicidad) todas las mañanas. Además, es pastor en la Iglesia Ministerio Evangélico Jeremías en Paysandú. 

—¿Cómo surgió la posibilidad de ser parte de la videoconferencia? 

—Ante la convocatoria de Presidencia de la República, la gerencia de la radio resolvió darnos la posibilidad de estar en la conferencia. 

—En cuanto a la pregunta que fue tan comentada, ¿siempre tuvo claro que iba a preguntar eso? 

—Sí. Teníamos dos preguntas: esa en primer lugar y la segunda era sobre el tema UPM que lamentablemente no se tocó por ninguno de los otros colegas. Pero de antemano habíamos decidido que la pregunta prioritaria era esa. Porque además de ser periodista soy pastor evangélico, por lo tanto me parecía valioso, en una ocasión infrecuente para los periodistas del Interior, que es tener un contacto con el presidente, hacer esa consulta. Para mí, no es un tema cerrado. No solo lo creo yo, sino mucha gente, en especial del Interior y teniendo en cuenta que los números lo dicen claramente. Están muriendo 26 niños por día y 10.000 al año. 

—¿Qué le pareció la respuesta?

—Me pareció bien. El presidente estuvo a la altura de las circunstancias. Dijo lo que piensa y está bien. Uno tiene que ser genuino y en mi caso preguntar sobre aquello de lo que uno cree que es necesario instalar como tema.

—Las repercusiones fueron bastante intensas, con muchos mensajes críticos hacia su intervención...

—No sé por qué causó tanto revuelo porque no se trata de juzgar entre una vida y otra. Estamos hablando de que no solo se tiene que salvar el niño, sino también la mujer, que tiene que tener una contención. También hubo mensajes de apoyo, que resaltaban la valentía para poner este tema sobre la mesa. Aunque mirando las redes, claramente son más las críticas. Me llamaban "medieval" y otros calificativos, pero principalmente eso proviene de un movimiento muy fuerte, que es el feminismo. Es normal que esto acontezca. Somos hombres de radio y dividimos opiniones cada vez que hablamos. 

Víctor Hugo Acosta
Víctor Hugo Acosta

—¿Le sorprendió esta repercusión o la esperaba?

—No la esperaba. Yo creía que el pueblo uruguayo estaba mucho más maduro para escuchar todas las opiniones, en especial las discordantes. Además, no creo que haya dicho nada malo. Porque querer que no mueran 10.000 niños y que tampoco mueran las madres no lo veo mal. Estamos defendiendo la vida. Y no es algo nuevo. Creo que cuando el expresidente Tabaré Vázquez vetó una ley sobre este tema, los frenteamplistas no armaron tanto escándalo como en esta ocasión. 

—Hubo quienes le señalaron que al mencionar los métodos anticonceptivos, usted no habló de los métodos que hay para el hombre como la vasectomía o el preservativo. ¿Por qué no lo mencionó? 

—Es verdad lo que dice. No lo mencioné porque teníamos un tiempo acotado para la pregunta y salió así. Pero es verdad que existen esos métodos. 

—Llegado el caso, ¿qué le diría usted a una mujer que está evaluando la posibilidad de abortar? Tampoco es una decisión fácil para ella. 

—Creo que hay de todo. Al estar en la Iglesia, vemos muchos casos y aconsejamos siempre a las jóvenes no recurrir al aborto. Está comprobado que es anormal que un ser humano mate a la cría. De hecho, a la larga trae problemas psicológicos en la mujer.  En el Interior, hubo una fuerte resistencia cuando salió la ley. Hay ginecólogos que se niegan a practicarlo. En Paysandú, por ejemplo, solo una persona lo hace. Tenemos también datos muy concretos de mujeres que no hacen un uso muy responsable del  "derecho" y pongo las comillas porque no me parece un derecho el aborto. En el departamento hay chicas que se sacan el hijo por deporte. No es que sean pobres y estén desinformadas o sean violadas. No, luego de una noche casual, no se cuidan y como la ley lo permite, se lo sacan. 

—¿Cree que hay margen para dar marcha atrás en la legislación? 

—No creo. Por lo que dijo ayer el presidente no parece probable. Claramente, si esta opinión mía generó todo esto, me parece que hay mucha presión. Volvieron a decir que redes que si tocaban un "derecho" (de nuevo con comillas) "quemaban todo". Juega también el tema de los votos y no parecería políticamente correcto revisar este tipo de temas. De todos modos, nuestra idea era clara: tuvimos la oportunidad de hacer una pregunta y nos pareció obligación hablar del tema, decir que no está cerrado y que muchos estamos en contra. Hablé en nombre de ellos y nunca buscando un minuto de fama personal.  

—Cuando el aborto no era legal, se practicaba en algun de forma clandestina. ¿No cree que de volver atrás, se regresaría a esas prácticas peligrosas para la mujer?

—Yo no tengo tan clara la cifra que se dio en algún momento sobre que murieron 33.000 mujeres por abortos clandestinos. Además, no es cierto que antes de esta ley, el aborto era ilegal. Había una legislación que lo prevía para casos de violación y otras excepciones. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error