REDES

El peor momento de Yao Cabrera: ahora lo investigan por lavado de activos

El youtuber uruguayo que reside en Buenos Aires está en la mira de la Justicia argentina.

Yao Cabrera.
Yao Cabrera.

Recluido y lejos de sus redes sociales desde el allanamiento, detención y expulsión del barrio San Marcos en Ingeniero Maschwitz, los tiempos del youtuber uruguayo Yao Cabrera parecen complicarse: enfrenta una serie de denuncias y causas penales junto a su grupo de influencers. 

Cabe recordar que durante el allanamiento dispuesto por los Juzgados Federales de Campana, a cargo del juez Adrián González Charvay y de la jueza Sandra Arroyo Salgado de San Isidro, fueron secuestradas algunas bolsas de marihuana; cinco notebooks en red; 24 smartphones; pendrives; discos rígidos y los registros de las cámaras de seguridad.

La medida se había ordenado luego de que el youtuber alquilara una casa en el country y, además de no pagar la renta, fuera denunciado por la dueña de destrozar el lugar y por los vecinos de haber organizado una fiesta clandestina. 

Ese combo de evidencia está considerado a nivel judicial como una prueba incontrastable que complica a los youtubers. Según trascendidos, en los dispositivos electrónicos se habrían hallado elementos que demuestran que Yao Cabrera y su grupo de influencers, llamado WIFI Team, accionaban en beneficio propio, a través de presuntos engaños, aprovechándose de la vulnerabilidad de sus seis millones de seguidores, la mayoría de ellos niños de entre 8 y 14 años de edad. 

Sus estrategias virtuales están bajo la lupa de la justicia, y cuestionan si inducían a los chicos engañados a usar las tarjetas de crédito de sus padres sin el consentimiento de los mismos. En este sentido, cabe señalar que a pesar de la feria judicial la causa sigue avanzando a paso firme y ya fueron citados durante los primeros días de enero varios testigos de identidad reservada (entre ellos, exintegrantes de los grupos de influencers Viral TV y WIFI).

Quien también fue citado a colaborar con los Juzgados Federales intervinientes fue el manager de medios, Jorge Zonzini, el primero en poner bajo la lupa las acciones que enfrentaban los niños por parte del youtuber uruguayo. Él fue quien colaboró con la detención del "hacker de los hamosos", Emanuel Ioselli, por subir fotos y videos privados de las celebridades. 

De acuerdo a fuentes vinculadas a los tribunales federales, Zonzini aportó una importante carga de pruebas que incluyen "vivos" de Instagram con polémicos contenidos, presuntamente pornográficos, chats de contenido sexual y conversaciones internas del grupo "Lobos WIFI".

Además se investiga la posible comisión del delito de "lavado de activos" que recayó en el despacho del juez en lo Penal y Económico, Pablo Yaradola. Consultado por LA NACION acerca de la situación, Zonzini expresó: "La justicia está actuando de manera excelente, y durante el allanamiento encontraron todo lo que con el apoyo de los medios de comunicación vengo visibilizando desde 2018".

"Intentaron enseñarle ideología de desvíos sexuales a un grupo de niños entre los que, desafortunadamente para estos farsantes, se encontraba mi hijo, a quien interceptaron cuando salía del colegio junto a una mujer y un varón, dos compañeros adolescentes como él", relató Zonzini. 

Cabrera y su grupo se presentaron como una organización dedicada al entretenimiento infantil, pero hoy están siendo investigados por tres jueces federales y enfrentan demandas por abuso sexual y coacción; y corrupción de menores y defraudaciones reiteradas, en el Juzgado de Instrucción en lo Correccional y Criminal N° 23 a cargo de Eduardo Ponce y de la Fiscalía N° 45 a cargo del fiscal Marcelo Rosende.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error