ENTREVISTA

Paula Robles: "La danza me salvó la vida"

La bailarina habló con LA NACION y contó qué proyectos tiene; cómo sigue de cerca a sus hijos en las redes sociales, de su actual pareja y de cómo se lleva con su exmarido, Marcelo Tinelli

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Viercovich

-¿Cómo te organizás con tus múltiples actividades y tus hijos?

-(Risas). La verdad estoy constantemente presente en la vida de mis hijos y siempre estamos comunicados. Las mujeres somos de hacer de todo un poco.

-Tu hijo Francisco está muy presente en las redes sociales, ¿lo aconsejás? ¿Cómo lo manejás?

-Fran es muy maduro y consciente para su edad y está bien parado. La protección está siempre en el diálogo y saber qué es más y qué es menos y poner límites.

-Con tu hija Juana, ¿cómo es la relación?

-Ella es más chica y no es la misma la relación entre madre e hija. Igual también es mediática y los medios de comunicación son masivos y hay que estar atentos.

-Hay un combo especial en tu vida: sos una mujer que cultiva el perfil bajo, expareja de Marcelo Tinelli -alguien muy mediático- y con dos hijos adolescentes...

-(Risas). Es un aprendizaje diario.

-¿Qué aprendiste de tratar con los medios?

-(Piensa unos segundos). Hay que ser consciente a la hora de decir algo y no hacer por hacer.

-¿Francisco tiene novia?

-No.

-¿Sos celosa?

-No, para nada.

-Poco se sabe de tu relación con Marcelo Tinelli, ¿cómo se llevan?

-Muy bien.

-Hace poco tiempo se separaron Griselda Siciliani y Adrián Suar y generó un gran interés de los medios. A vos te pasó transitar esa etapa con Marcelo, ¿cómo viviste esa situación?

-La intimidad de uno es muy delicada y es un derecho. Entonces hay que manejarse con cuidado. Después hay que atravesarlo porque existe una familia y siempre pensé en mis hijos porque son fundamentales e importantes en mi vida.

-Siendo la ex mujer de Tinelli, ¿se te acercan los hombres o eso te juega en contra?

-No, no, no, quizás la dificultad ha sido el proceso de la maduración de la separación. En la medida que uno esté bien parado lo demás se acomoda.

-Hace poco se habló de tu vida sentimental, ¿estás en pareja?

-(Silencio y risas). No es del ambiente y vive en el extranjero.

-¿Tiene una edad similar a la tuya?

-Por ahí...

-¿Cómo se conocieron?

-Estoy estudiando una técnica terapéutica perteneciente a Frederick Matthias Alexander. Llegué a esa técnica como bailarina por algunos dolores físicos y es una unidad de cuerpo y mente. Estoy estudiando para maestra y son tres años, estoy cursando el segundo año.

-¿Ahí lo conociste?

-Sí, es maestro de esta técnica.

-¿Cuánto llevan?

-Dos años.

-¿Convivencia?

-Es muy complicada la relación porque él vive en San Pablo y yo vivo acá.

-¿Cómo llegaste a "Mulleres"?

-El proyecto surgió de una búsqueda mía, algo que vengo realizando desde hace años sobre distintas técnicas de danza junto al cruce de otras artes, donde aparece el "flow low" (vuelo bajo) y hay aspectos como contacto con la música, la tierra, el mandala, etc. Entonces, todas estas cuestiones, sin darme cuenta me llevaron a la meditación y a todo el mundo tibetano. Un día con mis alumnas, que son un grupo hermoso, nos fuimos a Villa Gesell para investigar desde la arena. Es un sitio de creatividad para mi, pasé toda mi infancia y adolescencia y quería registrar esos bellos momentos. Armé un guion y salió parte de mi vida, tuvo un sentido el viaje.

-Hablando de guiones, ¿desde cuándo sos alumna de Perrone?

-Hace poco tiempo y lo conocí personalmente este año dado que me llamó para un film suyo que se estrenará más adelante.

-¿Qué podés adelantarnos del filme?

-No puedo hablar nada al respecto más que somos gente del taller de cine de Perrone, quien es un hombre inquieto e inspirador, prefiero que hable él del largometraje.

-Tal vez se combina lo actoral con la danza...

-Sí.

-¿Vamos a ver una Paula diferente?

(Risas). Sí, recontra distinta y transformada, no me reconozco.

-¿Para el año entrante tenés más proyectos?

-Estamos ensayando con Paula de Luque y Germán Fonzalida y seguimos generando algo experimental.

-Sin dejar la danza, estás muy enganchada con el cine , ¿no?

-Se empiezan a mezclar. Para mí la danza es el eje, me ha salvado la vida.

-¿Por qué la danza te salvó la vida?

-De chica era mi forma de expresarme. Mis padres son docentes de educación física y siempre hacía acrobacias. Me salvó por lo expresivo y porque era mi manera de comunicarme.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados