Historia

Patricia Fierro, embajadora de un Refugio de perros que terminan en Hollywood

La diosa local promueve desde su cuenta de Instagram la adopción responsable de mascotas.

Patricia Fierro
Patricia Fierro

Patricia Fierro fue nombrada embajadora de la Asociación Protectora de Animales "El Refugio", por su compromiso con las mascotas. El mismose traduce en la conducción del ciclo de tv online "En patas" y sus permanentes mensajes desde sus cuentas en las redes sociales que impulsa la adopción de perros en situación de calle.

“El Refugio” fue fundada el 2 de diciembre del año 1998 y es una Asociación Civil sin fines de lucro que asiste a una población de 400 perros y 40 gatos (en ascenso). Estos animales llegan a esta institución víctimas de accidentes, enfermedades graves, vejez y las más variadas situaciones de maltrato y abandono. Una vez recuperados, son vacunados y castrados para luego ser entregados en adopción responsable. En la actualidad hay un promedio de ingresos semanales de diez cachorros y cuatro perros adultos.

La misión de El Refugio es que todos los animales puedan encontrar una familia pero la realidad es que muchos de estos perros y gatos nunca serán adoptados dado que quedan con secuelas, tienen muchos años, son ciegos, mancos, etc. Por estos motivos, El Refugio es el único hogar que muchos de ellos conocerán y trabajamos a diario para darles la mejor calidad de vida posible.

Patricia Fierro
Patricia Fierro, promueve la adopción responsable 

Lucho.

Una de las historias que marcó El Refugio fue la de Lucho, un perro rescatado en setiembre del 2017, respondiendo a un pedido de ayuda en la zona de la Unión, y quien había sido atacado por otros dos perros del barrio.

Al llegar a la ONG los responsables encontraron una situación terrible...su hocico estaba abierto y la mandíbula quebrada, pero el perro seguía con vida y consciente. En una primera instancia corría una versión acerca de que los perros que lo habían atacado estaban sueltos en la calle y tenían dueño, pero luego de investigar mejor entre los vecinos, se supo que fue Lucho quien se acercó más de lo debido a la casa y los perros que estaban dentro lograron morderlo con fuerza, a través de la reja, ocasionando serias lesiones en su hocico y cuello. 

Una vez internado, Lucho fue internado de forma inmediata en la clínica del Dr. Barriola, donde fue intervenido y le colocaron dos placas de osteosintesis y un tubo de alimentación. En un principio su evolución fue positiva, aunque su estado era reservado. Debido a la gravedad de las lesiones, las cosas se complicaron. Por un lado, la herida del cuello estaba cicatrizando bien, pero se presentó un problema en el maxilar suturado, dado que la irrigación de la zona fracturada no se hizo completamente, por lo cual la parte interna de ese sector del hocico se estaba necrosando e infectando.

Por este motivo fue intervenido nuevamente, instancia en la que se quitó la parte superior de su hocico. Lucho deberá respirar por boca por el resto de su vida. Fue una cirugía de alto riesgo, como lo fue la primera...no obstante, era la única posibilidad para lograr una recuperación. Los costos de su internación, operaciones y demás tratamientos rodean los $40.000. Lucho, gran luchador, logró salir adelante. Fue dado de alta y volvió a El Refugio, lugar donde vivió por más de un año. Si bien fue una historia que causó mucho impacto por lo particular del caso, en todo el tiempo que estuvo con nosotros, ninguna persona se interesó en adoptarlo...

A principio del año 2018 nos contactó la organización Road Dogs, de California, Estados Unidos. Ellos se dedican a rescatar perros Bull Dog con deformaciones y problemas genéticos - motivo por el cual son abandonados o no están recibiendo el tratamiento veterinario que necesitan: https://www.roadogsandrescue.org/ Hace algún tiempo, vieron el caso de Waku, un perro que estaba en un refugio en las Filipinas. Le habían cortado el hocico de un machetazo...Se lo llevaron a EEUU donde le consiguieron un hogar. Al conocer la historia de Lucho y ver la similitud con Waku, quisieron hacer lo mismo por él.

Fue así que después de muchas idas, vueltas, decisiones y trámites, en El Refugio siguieron adelante con el viaje y darle a Lucho la oportunidad que aquí no pudo encontrar. Una voluntaria integrante de la Comisión Directiva se embarcó en esta aventura con él y llevó a Lucho a su hogar transitorio en Hollywood, California. Lucho vivió por unos meses en la casa de Christine, voluntaria que trabaja junto con Road Dogs y da alojamiento transitorio a perros que más lo necesitan. Pasaban los meses y Lucho no conseguía un hogar apto para él. Lucho era muy feliz y estaba siendo muy bien atendido en la casa de Christine, pero no podía quedarse ahí.

En el mes de febrero de 2019, Lucho finalmente consiguió su hogar permanente. Sigue viviendo en Hollywood, compartiendo su hogar con una hermana también rescatada; disfrutando de su nueva vida y su nuevo hogar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados