BALANCE 2020

¿La pandemia iguala a todos? Luces y sombras de los famosos y el coronavirus

En un año atravesado por la pandemia del coronavirus, varios famosos sacaron su lado más caritativo mientras que otros se volcaron al negacionsimo.

Sean Penn
En marzo, Sean Penn abrió varios puestos en Los Ángeles para ofrecer pruebas gratis de coronavirus.

Trabajos caritativos y donaciones millonarias pero también falta de sensibilidad y rastros de negacionismo. Así ha sido la respuesta a la pandemia de los famosos, que con luces y sombras demostraron que la crisis no iba a afectar a todos por igual.

Está claro que los famosos disfrutan de privilegios útiles para una pandemia: casas enormes para pasar el confinamiento, una cuenta bancaria a prueba de falta de trabajo o cobertura sanitaria de alta calidad. La diferencia fundamental se dio entre quienes usaron sus privilegios para ayudar al resto frente a los que no supieron ver o ignoraron la realidad.

Uno de los mejores ejemplos de cómo una estrella de Hollywood puede tener un claro impacto social es Sean Penn. Conocido por ser uno de los actores más comprometidos con el activismo, el doble ganador del Óscar (Río Místico, 2003, y Milk, 2008) abrió varios puestos a finales de marzo en Los Ángeles para ofrecer pruebas gratis de coronavirus, cuando conseguir esos test era casi imposible. A través de su fundación CORE, Penn expandió el programa a otras partes de Estados Unidos; en total se facilitaron más de 3,3 millones de test, según la web de CORE.

“Soy ateo 23 horas al día”, dijo Penn a la revista GQ cuando le preguntaron por qué decidió volcarse contra la pandemia. “Pero puedo conectar con esta idea de qué se supone que estamos haciendo aquí, ya que (...) si no estamos solo deambulando sin propósito”.

En los últimos meses, un reclamo habitual a los famosos desde las redes sociales es que dejen de lado sus mensajes de solidaridad y que dediquen parte de sus fortunas a luchar contra la pandemia. Muchas celebridades captaron la idea.

Por ejemplo, Oprah Winfrey donó 10 millones de dólares a organizaciones caritativas que proporcionaban alimento a los afectados por la pandemia, mientras que Rihanna dio cinco millones a diferentes causas contra el coronavirus. También aportaron Paris Hilton, Angelina Jolie, Beyoncé, Ryan Reynolds, Blake Lively y George Clooney entre otros. Aunque quizá el más mediático fue el de la cantante Dolly Parton, cuyo millón de dólares para la Vanderbilt University Medical Center fue de mucha ayuda para el desarrollo de la vacuna de la farmacéutica Moderna.

“Al covid-19 no le preocupa lo rico, famoso, divertido o inteligente que seas, dónde vives, qué edad tienes o las historias increíbles que puedes contar. El covid-19 es el gran igualador”, dijo Madonna en un video y fue muy criticada por este mensaje, ya que aparecía en su espléndida casa, tomando un baño y con pétalos flotando en el agua.

No fue la única en no ser consciente de sus privilegios. A Ellen DeGeneres se le afeó un chiste que hizo en un clip desde su mansión: “Estar en cuarentena es como estar en la cárcel, sobre todo porque he llevado la misma ropa durante diez días y aquí todo el mundo es gay”. ¿La clave? El contexto.

Lo mismo sucedió con el video de marzo en el que Gal Gadot reclutó a una constelación de estrellas (Amy Adams, Mark Ruffalo, Will Ferrell, Natalie Portman y así) para interpretar “Imagine” de John Lennon, mientras gran parte de la sociedad no tenía tiempo para cantar puesto que estaba preocupada por su salud o su trabajo. Mucha ambivalencia.

covid-19

Los que negaron la pandemia

Más allá de los tropiezos posiblemente sin mala intención, algunos famosos defendieron actitudes más peligrosas abrazando el negacionismo o las conspiraciones en torno al coronavirus. Un ejemplo notorio fue el de Miguel Bosé, que desde las redes compartió diferentes consignas, a cual más disparatada, sobre la supuesta verdad oculta detrás de la pandemia. Van Morrison no se quedó atrás y publicó canciones contra el confinamiento y el uso de mascarillas, una de ellas, “Stand and Deliver”, junto a Eric Clapton. Los dos músicos tienen 75 años, o sea que son población de riesgo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error