ENTREVISTA

Orlando Petinatti: "La única bandera que levanto es de la libertad y la honestidad"

El conductor habla de "Malos pensamientos", de su rol como jurado en "Got Talent" y como anfitrión de "Quién quiere ser millonario"

Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos
Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos

Estaba previsto que la temporada 31 de Malos Pensamientos iniciara el lunes pasado, pero como uno de los integrantes del equipo tuvo contacto con un positivo de Covid-19 (y si bien todos los hisopados fueron negativos) se resolvió esperar hasta mañana, por prevención.

Más allá de esta pequeña postergación, el Licenciado Orlando Petinatti tiene un gran año profesional. Además de festejar los 30 años de su clásico programa de radio, regresa como jurado de Got Talent que hoy termina las audiciones para su segunda temporada, realizada íntegramente en el Teatro El Galpón. También estará será el conductor de ¿Quién quiere ser millonario?, ambos en la pantalla de Canal 10.

Sobre las diferencias entre estos formatos internacionales, Petinatti dice sentirse cómodo con cualquiera de los dos, donde puede ser auténtico como en la radio. “Como jurado de Got tengo más libertades y puedo jugar muchísimo con los participantes, apostando a la improvisación y a lo que siento. En ¿Quién quiere ser millonario?, si bien es más estructurado, también podré disfrutar del ida y vuelta con el participante, y podré aprovechar los silencios y divertirnos con las respuestas”, dice a El País.

Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos
Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos

Estos trabajos consumen mucho tiempo, pero el Licenciado no se queja. “Trabajo en lo que me gusta, me va bien y si bien insume muchas horas, tengo tiempo y espacio para estar con mi hija que además disfruta de mi trabajo. Tengo tiempo para mis afectos y disfrutar. Mis viejos se iban temprano a laburar y volvían tarde. Me inculcaron la responsabilidad del trabajo; pienso en la cantidad de gente que tiene varios trabajos y apenas tiene tiempo para dormir un rato”, dice el Licenciado más famoso de nuestro país quien ha sido tentado para hacer política, pero él dice que no podría formar parte del sistema político.

—Se cumplen 30 años de Malos Pensamientos. ¿Qué balance hace de estos años?

—Mirando hacia atrás, en los comienzos, con los miedos y las incertidumbres no puedo creer todo lo que logramos con un programa de radio. Cuando arrancamos, la FM era solo musical y si bien tenía contenidos donde se le daba lugar a la audiencia, nunca antes un programa en FM se había enfocado en el humor con una conducción rupturista que rompía los cánones tradicionales de la frecuencia modulada dándole paso a personajes, un lenguaje provocador y una comunicación con la audiencia absolutamente desafiante.

Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos
Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos

—Y la audiencia lo ha acompañado desde siempre.

—Sí, lo bueno de todo esto es que hicimos esto junto a la audiencia, paso a paso, escalón por escalón sin saltearnos ninguno, buscando lo que la gente quiere escuchar y que la entretiene. Año tras año, radio tras radio, el programa siguió creciendo y la fidelidad de los oyentes se hizo cada vez más fuerte. Una historia linda de vivir y de contar.

—¿Pensaba que el programa iba a estar tanto tiempo en el dial?

—No solo no lo imaginaba sino que tampoco imaginaba la permanencia en el tiempo con el éxito que tenemos. Permanecer es un trabajo duro, pero permanecer siendo el programa más escuchado ininterrumpidamente durante todos estos años es un valor y una gran responsabilidad. Cuando empecé con Malos Pensamientos no me sentía seguro de mi conducción y no imaginaba si llegaba a fin de año con el programa. Hoy, 30 años después, celebro haber tenido la tenacidad y haber luchado para seguir adelante.

Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos
Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos

—¿Cuál es el secreto para que se mantenga tantos años al aire?

—No hay un secreto ni una fórmula mágica, pero si existiera seguro tendría mucho de trabajo, creer en uno mismo, ser auténtico, darle a la gente lo que la gente quiere escuchar y sobre todo, estar preparado para enfrentar todo tipo de obstáculo para vencerlos. Y la suerte, sí, también.

—En los últimos años ha hecho comentarios políticos en la radio, ¿a qué se debió ese viraje?

—Vengo haciendo comentarios políticos desde la crisis del 2002; de una u otra manera, el programa se ha convertido también en el parlante para amplificar la voz de la gente y está bueno abrir el micrófono para que la gente se exprese. Yo tengo mi opinión y no la oculto, pero dejo que todos se expresen en el programa, estén o no cercanos a mi pensamiento. Es cierto que en el último tiempo he sido más serio con mis comentarios, pero la realidad política y social que vivía nuestro país lo ameritaba, incluso desde el humor. La realidad que vive el país hoy tampoco es fácil, agravada con la pandemia, pero tenemos algo más de esperanza. Si hay que ser crítico, lo soy; si hay que hacer humor, lo hago. No tengo problema, la única bandera que levanto es de la libertad y la honestidad.

Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos
Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos

—¿Qué le dijeron sus oyentes sobre ese cambio?

—Me han pasado cosas muy buenas que agradezco. Muchas veces me he cruzado con gente que antes me decía: "te felicito por el programa" o "me mato de la risa", y ahora además me dicen: "te felicito por tu valentía" o "no te calles nunca". Son esas cosas, que me han pasado muchísimo, las que me hacen seguir adelante, hablando cuando la gente necesita ser escuchada. Es más, una vez hablé de un hecho delictivo, como tantos que vivimos hace años, donde hubo un hecho de sangre y una vez en la calle, se me cruzó un familiar de la víctima para agradecerme el haber hablado en el programa. Esas cosas valen tanto o más que los aplausos.

—¿Siente que cambiará en algo el programa al ser parte del Grupo Magnolio?

—La artística del programa depende exclusivamente de los que hacemos Malos Pensamientos. No cambiará por el hecho de que la radio tenga nuevos directores, y en el caso de hacerlo será para bien, ya que el Grupo Magnolio pone lo mejor para que tanto el programa como toda la programación de Azul tenga lo mejor.

Orlando Petinatti
Orlando Petinatti

—¿Qué papel jugó para la llegada de Ignacio Álvarez a Azul?

—Nacho tuvo la confianza de llamarme cuando se quedó sin radio y le dije: "Vos no te quedaste sin radio, todavía no sabés a cual vas a ir". Es claro que su profesionalismo y su programa no podían quedar afuera del aire mucho tiempo y siempre me puse a las órdenes para que regresara. Cuando Magnolio me vino a buscar y terminó comprando Azul FM, cerró esa idea de traerlo y por supuesto que siempre tuvo mi aprobación. Azul ahora se siente todo.

—El año pasado volvió a la televisión como jurado de Got Talent. ¿Qué tuvo de positivo el programa?

—El programa fue la gran movida de Canal 10, no solo por el equipo que armó sino también por la movida que generó en cuanto a producción. La mayor apuesta en la historia de la tv y realmente estamos todos muy felices de haber hecho un producto de primerísimo nivel. Recorrimos el país, teatros, ciudades; vimos talentos uruguayos de todos lados dándole presencia y disfrutamos mucho de nuestro trabajo. Por si fuera poco, el rating acompañó y por sobre todas las cosas, la familia volvió a sentarse frente al televisor como en las grandes épocas doradas. Fue muy gratificante volver a la tv, en este programa y en este papel donde disfruto mucho de ser auténtico y directo como en la radio. Además, los más pequeños se engancharon con mi personaje y eso me hace feliz.

Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos
Orlando Petinatti. Foto: Juan Manuel Ramos

—¿Y qué tuvo de negativo?

—Por suerte, solo los hisopados.

—¿Cómo surge el: “no los veo, no los escucho” que le dice al público?

—¡Wow! Esto surge rápidamente cuando me doy cuenta que tenía que tener una frase que me identifique. Antes de salir a escena en el primer programa fui al baño y mirándome al espejo, me di cuenta que tenía que responderle al público que iba a reaccionar frente a mis devoluciones. Me puse los lentes y empecé a improvisar hasta que salió esa frase que repiten los más chicos y todo el público de Got.

—Hoy terminan las audiciones de la segunda temporada, ¿algo que se pueda adelantar?

—Quiero contarles del esfuerzo humano que pusimos todos y cada uno de los que trabajamos en Got. Desde el primero hasta el último. No se hubiera logrado este resultado si no fuera por la pasión que le ponemos al programa y a la tv. En cuanto al formato, se van a seguir sorprendiendo con talentos, historias y participantes que vienen para cumplir un sueño y se van aplaudidos por todo el teatro con el aforo correspondiente y, de premio, botón dorado. Si la primera temporada fue sorprendente, esta es heroica. No puedo adelantar nada, pero otra vez me ganó la emoción.

—Este año también va a estar en ¿Quién quiere ser millonario? ¿Cómo surgió ser el conductor?

—El canal me ofreció conducir un nuevo programa y me consultó si me copaba ¿Quién quiere ser millonario?, el programa de preguntas y respuestas más exitoso de la tv mundial. Es el formato que todo conductor de tv querría conducir y en el que todo participante querría concursar porque es de un nivel superior, por las preguntas, por la estética, por la solemnidad y porque a lo largo de los años, mundialmente ha sido y es un programa atrapante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados