TRABAJO

La nueva vida de Fabio "La Mole" Moli: volvió a trabajar en la construcción

El exboxeador y ganador de Bailando por un sueño debió reinsertarse en su viejo oficio de albañil.

Mole Moli
Fabio "La Mole" Moli.

Fabio "La Mole" Moli, aquel carismático boxeador que supo triunfar en el escenario del Bailando por un sueño, atraviesa un presente bien distinto y alejado de las cámaras.

“Antes de comenzar con el boxeo, la profesión mía era de albañil. Así que ahora estoy trabajando de vuelta en la construcción”, contó. “Pero es una cosa que siempre me gustó, me encantó, lo sé manejar. Y estoy de vuelta, laburando con mi hijo, mi familia, mi yerno. Tranquilo y feliz”, aseguró el exdeportista a Infobae.

Moli está radicado en su pueblo natal, Villa del Rosario, ubicado en el centro de Córdoba y a pocos kilómetros de la capital provincial.

De 51 años, Moli fue campeón argentino y sudamericano de boxeo en la categoría pesado. Su figura tomó mayor popularidad al ser primero participante y, después, ganador de la edición 2010 de Bailando por un sueño y también del Cantando 2012.

El exboxeador declaró que en los comienzos de la pandemia experimentó mucho temor por el coronavirus. "En los primeros dos meses, dos meses y medio de la pandemia, no nos movimos de la casa. La verdad que le agarré muy mucho miedo yo. Después se me fue el miedo, pero sí le tengo muy mucho respeto. Pero porque hay que laburar, hay que andar. Y si estás con miedo, no podés andar", dijo.
Su vuelta a su viejo oficio de albañil no es indicador de que esté atravesando por penurias económicas. “De todas las cosas que hice, me quedo con el boxeo. Lo demás se dio, pero siempre quise ser boxeador y solo me faltó ser campeón mundial. Hice una muy buena diferencia económica pero la viví bien y la disfruté con mi familia. A mis cinco hijos les hice la casa completa, amueblada y todo. Tienen que laburar pero viven bien”, dijo en entrevista con FM República de Morteros.



En la misma conversación también hizo referencia a su paso por ShowMatch y la relación con Marcelo Tinelli: “Al principio no quería ir, pero al final terminé yendo y gané. Para mí, fue como un laburo más, como cualquier otro. Fue como trabajar en la construcción: yo sabía que tenía que bailar para cumplirle un sueño a un merendero de Bell Ville. Tratar con Tinelli fue como tratar con el patrón que tengo hoy día en la construcción. Soy como soy, hago lo que quiero, nadie me dijo lo que tenía que decir. Yo hacía y decía lo que pensaba en ese momento. Y gané el Bailando y el Cantando, nadie me compraba, yo hacía lo que sentía”, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error