MIRÁ LOS VIDEOS

Nicolás Furtado visitó a Susana Giménez y habló de sus comienzos en Argentina: "No tenía un mango"

El actor uruguayo protagonista de El Marginal visitó el living de la diva argentina, donde reveló detalles de su historia de vida y anécdotas referidas a su personaje "Diosito"

Nicolás Furtado
Nicolás Furtado

Muy atentos al éxito sin precedentes del que está gozando la tercera temporada de El marginal, la producción de Susana Giménez llevó al living de la diva a Nicolás Furtado. El actor encargado de interpretar a Diosito en esa ficción habló largo y tendido con Susana sobre su carrera y sus inicios en el mundo de la actuación. 

El intérprete uruguayo contó que está trabajando en una ficción de HBO y repasó cómo llegó a Buenos Aires desde su Montevideo natal: "Yo trabajaba en Uruguay como actor y realmente quería vivir de esto. Así que la primera persona que me ayudó fue un productor argentino, vine para un personaje chiquito para Dulce Amor, una participación, y el personaje se fue quedando (...) Al principio en Buenos Aires no conocía a nadie, no tenía un mango. No me podía alquilar nada, costó un poquito, pero esa parte es divertida". 

Muy ansiosa por saber el futuro de El marginal, Susana le preguntó si hay planes para un cuarto año y Nicolás respondió: "Hay que ver cómo termina la tercera temporada. Hay que ver el capítulo ocho, yo creo que da lugar a que haya una cuarta".

Luego la charla giró hacia el personaje de Diosito y a cómo ese icónico personaje llegó a su vida: "En ese momento sabíamos que era un producto de calidad por el tema, por el elenco, por la productora. Un casting es muy difícil para un actor. Yo no era conocido y me vestí como Diosito y me rapé, me puse los dientes [una dentadura postiza con dientes torcidos], y entré hablando como el personaje y fingía que estaba nervioso, que no sabía cómo pararme. Y vi que me trataban con respeto, hasta ahí se creyeron que yo era así. Lo que pasa es que muchas veces los productores están buscando el personaje, y no el actor, y como un acto de rebeldía dije: "Yo soy un actor, puedo componer. Yo puedo dar un montón de personajes más que no se imaginan". 

Como dato anecdótico, Furtado contó que era muy habitual que perdiera la dentadura que siempre debía utilizar en cámara: "En el horario del almuerzo o de la cena me sacaba los dientes. Los dejaba en la mesa de catering y me iba rápido a jugar a la pelota en el patio y después los dientes siempre terminaban en la basura. Y bueno, no pasa nada, un poquito de agua y listo. Y una vez los encontré en la basura pero partidos a la mitad. Entonces los pegué, ya sé repararlos, los maquillo".

Con el objetivo de construir su personaje, el actor contó que fue a pasar una tarde a la Villa 31: "Hay lugares más complicados en la villa y ahí es donde podés observar otro tipo de cosas". En ese proceso de crear a Diosito también destacó la dinámica con Claudio Rissi, quien hace de su hermano en El marginal: "Tuve mucha suerte de que la vida nos haya cruzado, como amigos y como profesionales. Ya somos hermanos, él me dice que soy el hermano menor que tardó en llegar. Y yo lo admiro mucho, aprendo mucho de él, y tuvimos mucha suerte porque desde el primer momento supimos que teníamos que trabajar en equipo y construir la dupla, y en El marginal, donde hay tanta violencia, uno necesita tener un vínculo de amor".

Casi en el cierre de la nota llegó un divertido momento cuando Susana le pidió que le enseñara a "hablar como Diosito". Ahí mismo Nicolás improvisó un breve diálogo en el que la diva encarnó a su hermano. En la piel de su personaje, él dijo: "Esto parece una villa Marito", a lo que Susana muy metida en su rol respondió: "Esto es la villa, Diosito". Muy tentados, Furtado la felicitó y antes de retirarse del living expresó un deseo para el año que viene: "Capaz que me nominan al Martín Fierro, a mí o a Claudio. Los hermanos Borges todavía no han pisado ahí. Tal vez no tengan que pisar ahí".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)