REVELACIÓN

Natalia Oreiro reveló que por mala experiencia con un director no hace teatro

La uruguaya confesó que le tiene "miedo" al género teatral y contó lo vivido cuando "era muy chica".

Natalia Oreiro en el Teatro de Verano. Foto: Fernando Ponzetto
Natalia Oreiro. Foto: Archivo. 

Natalia Oreiro lleva casi 30 años de carrera profesional, principalmente en televisión, cine y como artista solista en música. ¿Por qué prácticamente no ha hecho teatro a lo largo de su vida? 

La respuesta la dio este jueves durante un vivo en Instagram junto a Florencia Peña. La actriz argentina sugirió que podría hacer algo en conjunto con la uruguaya.  ¡Un musical! ¿Vos no tenés ganas de hacer un musical? ¿No te gustaría?”, preguntó Peña, quizás esperando una respuesta afirmativa. 

Sin embargo, Oreiro sorprendió con su revelación.  “A mí hay una... no, me..., le...", comenzó a titubear la uruguaya. Y luego confesó:  “Le tengo miedo al teatro”. “¿En serio?", respondió Peña sin poder ocultar su sorpresa. “Yo digo que le tengo respeto, pero en realidad lo que tengo es...”, señaló la cantante haciendo con sus manos el gesto de “temor”. 

Luego habló de su mala experiencia en el teatro. “Hice teatro una sola vez cuando era muy chica y no tuve una gran experiencia con la persona que nos dirigió. Una persona no amorosa y yo me sentí un poco abandonada", explicó entonces Natalia Oreiro. Más allá del mal trago, la uruguaya no descarta volver al género a futuro. 

“Pero también es una excusa. Creo que en algún momento estaría bueno. Hay una comedia musical que me gustaría hacer”, continuó y manifestó sus deseos de interpretar a Mary Poppins. 

Aunque Oreiro no dio mayores detalles de la obra o aquella persona "no amorosa",  seguramente se refirió a su participación en Las mariposas son libres, cuyo elenco integró en 1996. Ella llevaba poco tiempo en Buenos Aires y se sumó al equipo integrado por Cristina del Valle, Diego Díaz y Pablo Machado. La dirección era Pedro Segni y de Lía Jelín. 

De cualquier manera y en su diálogo con Peña, Oreiro mostró su entusiasmo en encauzar un proyecto de comedia musical. “Esa cosa mágica que sucede de algo que se hace casi todas las noches, pero diferente... Porque si bien haces lo mismo, depende del público. El público reacciona de una forma diferente. A mí me gusta mucho el vivo, cuando estás con el público, me gusta sentir la energía del otro”, destacó. 

“Lo que pasa es que cuando canto, yo logro conectarme con la gente. En el teatro, si hago eso, me pierdo. Mi miedo es perderme la letra”, admitió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error