libertad 

Moria llegó en onda zen y encantada con sus compañeras de celda

La diva recuperó la libertad después de nueve días de prisión en Paraguay. Al desembarcar en su país, agradeció a sus abogados, "no son número uno, son los mejores del planeta, mis ángeles guardianes". Su plan inmediato: encontrarse con su hija, Sofía Gala, que vivió estos días "como una pesadilla".

Si no puede ver el video, haga click aquí

Moria Casán descendió del avión feliz. Agradeció el amor que recibió de la gente que incluso salió a manifestar por su libertad pero hizo hincapié en la extraordinaria defensa de Victor Estifale, Matías Morla. Al tiempo que enumeró a los otros letrados que participaron. 

La diva que se perdió la final del Bailando no dio palo al pueblo paraguayo, "son lo mejor, conozco el país por haber ido tantas veces como artista. De la justicia no puedo decir nada, tienen otras reglas, tal vez un poquito más de rigurosidad. Destaco la actuación fabulosa de la fiscal, Genoveva Figueredo". 

En un principio dijo que no hablaría sobre el hallazgo de cocaína, ni de cómo había transcurrido estos días en cautiverio porque no le interesaba hacer un reality mediático sobre el hecho, "bajar diciendo que vi a Dios". 

Contó que pasará la Navidad junto a Sofía Gala, que vivió estos días como una pesadilla y sus nietos. E hizo énfasis en estar de vuelta en su país, al que ama.

Moria dijo que no hablaría de ensañamiento, que solo le interesa estar de vuelta en Argentina y solo mencionó que la estadía en el penal fue buena. 

Sus compañeras de celda eran tres chicas "extraordinarias, encantadoras, buena gente". Y agregó que ese penal había sido un convento, "entonces hay una mística diferente". 

El primer pasó que Moria daría en las próximas horas sería reencontrarse con Sofía Gala, que la pasó muy mal. "Yo siempre estuve muy tranquila, con mucha templanza, mucha creencia en mi ser interior", cerró. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados