VACACIONES

El mal momento de Jimena Barón en las playas de México

La modelo argentina sufrió de un cuadro febril y fue su hijo Morrinson su principal soporte en Cancún. 

Jimena Baròn
Jimena Baròn

Después de un año muy movido, con la música en el centro de su vida, Jimena Barón se tomó unas merecidas vacaciones en Cancún con el hombre de su vida, su hijo Morrison. Durante sus días en la playa, compartió los mejores momentos y también los peores.

Desde las travesuras de Momo, que se hizo nuevos amigos a diario sin importarle las barreras del idioma, hasta las noches de espumante y las mañanas de mimos entre madre e hijo. Pero los últimos días del viaje se mantuvo menos activa y la madrugada del 24 explicó el porqué: tuvo fiebre muy alta que le costó bajar. 

"¡Hola bebés! ¡Estoy recuperada casi! Vaya uno a saber qué me pasó, tuve mucha fiebre que no me bajaba las últimas dos noches. Vino un médico y me dio de todo para poder viajar. Volví medio hecha bolsa, pero con mi guardaespaldas de lujo todo fue mejor. ¡Los quiero mucho!", fue el tuit para tranquilizar a sus seguidores.

Su "guardaespaldas de lujo" fue el mismísimo Momo que no solo la acompañó sino que se las arregló solo para que Jimena pudiera descansar. Ya aterrizada en Buenos Aires, compartió una foto muy tierna del vuelo de vuelta: el pequeño le agarró la mano durante todo el viaje. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error