ENTREVISTA

Luis Alberto Carballo dice: "La televisión se acomodó rápido" a los cambios por pandemia

El comunicador habla sobre los cambios que se han producido por la pandamia, los cambios que ha sufrido su programa "Algo contigo" y sus otros proyectos

Luis Alberto Carballo
Luis Alberto Carballo al frente de la conducción de "Algo contigo". Foto: Captura

Luis Alberto Carballo siempre está leyendo algo, aunque dice que hace un tiempo que está haragán y no lee. El último libro que terminó fue Luis Lacalle Pou, un rebelde camino a la presidencia de Esteban Leonis, aunque de eso hacen ya algunas semanas. Sus gustos literarios van desde las novelas de John Grisham a las biografías, como su libro favorito (el cual no tiene más porque lo prestó y no se acuerda a quién) es Conversaciones con Al Pacino de Lawrence Grobel.

Comenzó su carrera artística en el Carnaval, a mediados de los años ochenta, integrando las filas de parodistas como Los Muchachos, Adams y fue uno de los fundadores de Zíngaros.

Luis Alberto Carballo
Luis Alberto Carballo, hombre de televisión y Carnaval. Foto: Leonardo Maién

Dice que vio todos los conjuntos de Carnaval de este año y que por ahora no tiene intenciones de regresar; aunque si lo hiciera, sería para estar arriba del escenario, dice.

En 1991 llegó a la televisión con El rato de Charoná, programa infantil del que guarda buenos recuerdos y en esta entrevista agrega una anécdota que protagonizó Luis Suárez. Desde entonces no ha parado de trabajar, pasó por casi todos los canales al frente de variados formatos.

Desde 2011 es el conductor del programa Algo contigo (lunes a viernes 14.30 en Canal 4), donde llegó a consolidarse como uno de los mejores conductores de la televisión uruguaya. En 2013 recibió el premio Iris a la mejor conducción en televisión que entrega Sábado Show.

En las últimas semanas, la televisión cambió con la llegada del COVID-19 que alteró los horarios de los informativos, hizo que se suspendieran espectáculos públicos y limitó la cantidad de personas en los estudios de televisión. Sobre estos cambios imprevistos, la forma en la que la televisión uruguaya logró adaptarse, sus programas de televisión, cómo se lleva con la tecnología y El rato de Charoná, habla Luis Alberto Carballo.

Rosina Benenati y Luis Alberto Carballo. Foto: Darwin Borrelli.
Rosina Benenati y Luis Alberto Carballo. Foto: Darwin Borrelli.

—¿En qué alteró el coronavirus a la televisión uruguaya?

—La televisión se está adecuando. Cambió la programación, los noticieros están durando casi tres horas, los centrales y los del mediodía también se estiraron y hay mucha información sobre la pandemia, mucha, tanto que parece que si no hablás de la pandemia, no existís. De igual forma se trata de entretener sin olvidarse del tema. Han cambiado mucho el tema de las notas, la gente no va al piso. En realidad no es que se modificó, la televisión se acomodó rápido a lo que está pasando, cuidándonos, sin tener tanta gente en el estudio, haciendo las notas por Skype. Se acomodó a los tiempos y es un desafío gigante porque hay mucho más encendido, hay más gente mirando televisión.

—Se da esa paradoja que más gente ve televisión y vos no tenés demasiado para ofrecer, porque figuras importantes no hacen notas.

—Aprovechando el encendido podés experimentar, el tema es que no podés tener en el estudio a muchas personas. Imagínate un programa de humor con actores de los grandes que tenemos entreteniendo a la gente que está en la casa, pero no se puede hacer. Creo que se modificó la programación, las formas de hacer los programas y hay programas que aparecen y parecen que son de emergencia.

Luis Alberto Carballo. Foto: Archivo
Luis Alberto Carballo. Foto: Archivo

—¿Programas como Desde casa, Quédate en casa o Zoom?

—Sí, totalmente. Igual prefiero eso y que no pongan una lata. La pandemia sería un buen pretexto, y si te ponés a pensar los canales están actuando bien porque si quieren dicen: si no puede haber gente en el estudio, pongo dos latas y me manejo solamente con los noticieros, y se está manteniendo programas uruguayos y está poniendo otros que si bien no tienen la gran producción, por lo menos son uruguayos, están en vivo.

—¿En qué te afectó a vos y al programa Algo contigo la pandemia?

—Nosotros somos los grandes remadores, no paramos y nos hemos cuidado mucho, y el canal tomó medidas. Y nos está pasando una cosa: nosotros almorzamos en la cantina por el horario que tenemos, hacemos reunión de producción y antes de ir a maquillaje almorzamos. Y a pesar que la cantina tomó medidas, no puede haber más de una persona por mesa, es como que estamos todos en un mismo salón y estamos más más unidos que antes, no juntos, pero sí unidos. Grandes charlas se realizan que antes no se daban. Después, no tenemos invitados en el piso salvo que sea alguien del canal que esté en ese momento ahí, y en el caso que se siente al lado mío hay un panelista que se va. Las noticias nuestras las vamos manejando, y el 80 por ciento son producto de esto que está pasando.

Luis Alberto Carballo. Foto: Darwin Borrelli
Luis Alberto Carballo con el Iris al mejor conductor de televisión. Foto: Darwin Borrelli

—¿Es complicado encontrar noticias del espectáculo en estos tiempos?

—Sí, aunque hubo casos que nos salvaron la plata, siempre hay uno que es como una telenovela, siempre tenés un capítulo, por ejemplo el tema de Tinelli, que se fue a Esquel, es terrible y no termina más. Y hay otros también, surgen cosas porque ahora tenes mucha más información que se genera a través de las redes, las discusiones y propuestas, todo está en las redes. Se ha generado mucho material a través de los vivos en Instagram, muchos vivos y Facetime, y nosotros sacamos cosas de ahí, y eso está bueno.

—¿Cómo le está yendo a tu otro programa, Únicos?

Únicos sorprendió, al principio arrancamos en una época que era un desafío, era verano, sábado a las 21.30, igual nos iba bárbaro, pero debido a esto que nos está pasando decidimos repetir algunos capítulos como China Zorrilla o Kanela. El sábado vamos a repetir el de Sandro. Y ha crecido la audiencia del programa, creemos que es porque en verano hay gente que no lo pudo ver, entonces Únicos sigue.

—¿Por qué no tienen más programas nuevos?

—Había tiempos de edición y no podíamos generar nuevos programas; ahora sí vamos a tener nuevos, a partir de mayo, ya estamos trabajando en eso.

Luis Alberto Carballo
Luis Alberto Carballo, un conductor exitoso. Foto: Archivo

—¿Con qué personalidad empiezan?

—Tenemos varios nombres en carpeta. Vamos a hacer uno con Marcos Mundstock, obviamente y hay otros nombres que ahora se me borraron. Pero desde el inicio estuvo pensado en darle un vuelco al programa. Hoy por hoy, Únicos está compuesto por personas que ya no están, pero hay Únicos que todavía están y que van a estar por muchos años más y que los queremos hacer. Por darte un ejemplo, el Fata Delgado es un único, Jorge Nasser es un único, después tenés gente de la televisión; entonces queremos darle ese vuelco, que haya gente en piso, alguien que me acompañe en la conducción que tenga que ver con ese único o única, así que bueno, estamos contentísimos con el proyecto.

—¿Cómo te llevás con la tecnología ahora que tenés que hacer entrevistas usando el celular para Desde casa?

—En realidad, si te digo que soy bueno, te miento. Tengo a Rosina que si no fuera por ella, lo único que haría sería hablar por teléfono. Ella me asiste en eso porque soy medio de madera, pero la voy llevando bastante bien.

“Aprendí mirar a la cámara en ‘El rato de Charoná’”

—¿Cuántos años hacen de El rato de Charoná?

—Fue como en el 91 si no antes. Estuve hasta el 94. Me contó el Rafa Cotelo una anécdota sobre el programa. Me dijo que Luis Suárez una vez le dijo que me contara que él iba a El rato de Charoná porque vivía cerca. No me acuerdo, pero le dijo que como iba todos los días y quería jugar siempre, yo le regalaba algo para que se entretuviera y no molestara.

—¿Qué te dejó ese programa?

—Fue una época divina, yo me fui por cosas de la vida, inmadurez de ambas partes, pero me hablo mucho con Sergio Boffano, cuyo papá fue el creador de Charoná. Fue una época divina, yo aprendí a estar parado en un estudio, a mirar a la cámara, lo aprendí todo ahí.

—¿Qué estás leyendo o viendo?

—Lo último que leí fue hace unos meses, estoy medio abandonado de la lectura, antes era de leer más, me gustan mucho las novelas, los libros biográficos. Hace un tiempo que estoy haragán, porque tenés a la mano una plataforma donde encontrás lo que quieras, y el cansancio a veces te lleva a la comodidad de ponerte frente a una pantalla. Igual estoy viendo repeticiones. El otro día vi Leyendas de pasión, estoy viendo cosas viejas, esas películas como Conoces a Joe Black, cosas que encima ya vi, pero me engancho. Y si está Forrest Gump, no importan donde la agarre, la veo hasta el final, eso que la vi como tres veces.

Su posible regreso y lugar en el Carnaval

—¿Viste algo del Carnaval de este año?

—Vi todo, por televisión. Me encanta el Carnaval y los otros días le comentaba a un periodista que son muy buenas las transmisiones y hay que decirlo. Muy buena la dirección de cámaras porque por momentos la gente se piensa que es fácil y no es nada sencillo hacer la dirección de cámaras de parodistas por ejemplo donde te habla uno en una punta y le contesta el que está del otro lado del escenario; y el director de cámara no sabe que eso va a pasar. No hay un ensayo con el director, pobre tipo que se encuentra con algo que nunca vio, y la verdad que es muy buena la dirección.

—A tu pichón, el Rusito González le fue bárbaro este año.

—Sí, se merece todo lo que le está pasando porque es un capo. Es un gran laburador, ustedes lo ven así y no deja nada a la suerte, tiene un porcentaje de improvisación altísimo, pero a la vez esa improvisación está apoyada en una preparación brutal. Si le prestás atención, se prepara, está informado, no se toma así nomás el tema; está bueno que le vaya bien.

—¿Tenés intenciones de volver al Carnaval?
—Por el momento no.

—¿Tampoco para dirigir como hace Eduardo “Colo” Gianarelli?

—Como director artístico, no. Estoy un poco lejos hoy del Carnaval. Creo que mi función en Carnaval es arriba del escenario. He hecho lo que hizo el Colo en algunos años con Adams, donde nos fue muy bien, y hacía mucho más que el Colo, porque escribía, ponía la puesta en escena, y coordinaba al grupo, pero mi lugar está actuando. No me imagino estar en un conjunto del Carnaval abajo del escenario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados