COLUMNA FARANDULERA

Lady Gaga ya no es la que era antes

La cantante enfrenta un nuevo desafío: hará un libro de cocina italiana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

He de reconocer que cuando salió Lady Gaga me encantaba. ¿Pero qué te pasó? Me acuerdo que llegué a decirle a mi amiga Irene que ibas a ser la nueva reina del pop, la sucesora de Madonna. Llevaste la vanguardia al extremo, aparecías vestida de carne y te paseabas por las alfombras rojas con los vestidos más llamativos que pudieras encontrar, y cuanto más atrevidos mejor parecía ser tu consigna. Hiciste que millones conocieran al diseñador Alexander McQueen, e hiciste que pareciese sencillo caminar en puntas de pie con esos zapatos imposibles de usar. Pero desde hace un tiempo cambiaste y no sé bien qué pasó.

Al principio parecía una moda pasajera, pero empezaste a hacer otras cosas, juntarte con otros músicos y a mostrarte ya no como un personaje y más como una persona real y no dije nada, porque quería ver a dónde llegarías. Tu dueto con Tony Bennett, en cuya tapa te parecías más a Cher que a Gaga, tampoco me encantó, pese a que te llevaste un Grammy por ese disco. Aprovecho para decirte que ese disco y tu actuación en los Oscar demostraron que tu voz sigue magnífica y se adapta a muchos géneros, por lo que tampoco dije nada.

Después empezaste en la actuación con American Horror Story (y en la nueva versión de Nace una estrella), y como los vestidos parecían aquellos estrafalarios de antes, me pareció una buena idea. Aunque en la serie no cantabas, te ganaste un Globo de Oro, y no dije nada.

Pero ahora me llamó mi amiga Irene para decirme que vas a hacer un libro de cocina italiana, y ya no veo manera de ocultar mi malestar. Esta vez sí me parece que es demasiado; no tus vestidos extraños ni tu paso como actriz, porque en ambos casos era arte lo que hacías, pero hacer un libro de cocina me parece que es el borde de mi capacidad de soportar. Por lo que te pido: volvé a cantar, volvé a hacer estallar la pista de baile y dejale la cocina a tu padre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados