JUICIO

El jurado del caso Weinsten se encuentra dividido en dos de los cargos

Según se pudo saber, el jurado no acuerda en las acusaciones más trascendentes que presentó la fiscalía contra el productor de cine

Harvey Weinstein
Harvey Weinstein, en el tribunal.. Foto: Archivo

El jurado encargado del caso en Nueva York contra el productor Harvey Weinstein por abusos sexuales se ha puesto de acuerdo en tres de los cinco cargos, pero está dividido en los dos más graves después de cuatro días deliberando, lo que sitúa el proceso en una “fase crucial”, según el juez.

A media hora de que concluyera la jornada, el jurado envió al magistrado James Burke una nota pidiendo “entender” si podrían emitir un veredicto estando en desacuerdo sobre dos cargos de agresión sexual depredadora, que son los que acarrean cadena perpetua, y teniendo una decisión unánime sobre los otros tres.

Harvey Weinstein tropezó cuando llegaba a la Suprema Corte de Nueva York. Foto: AFP
Harvey Weinstein tropezó cuando llegaba a la Suprema Corte de Nueva York. Foto: AFP

Los cargos de agresión sexual depredadora van ligados a la supuesta violación de la actriz Annabella Sciorra hace casi 30 años, un presunto delito prescrito que agrava con un patrón “depredador” un acto sexual criminal cometido presuntamente en 2006 y una violación en primer grado cometida presuntamente en 2013.

Burke consultó la duda con la defensa y la Fiscalía, convocó al jurado y, ante la mirada de Weinstein, les contestó que “cualquier veredicto para cualquier cargo debe ser unánime”, por lo que en esa situación debían volver a su encierro y “continuar sus deliberaciones”.

Harvey Weinstein. Foto: Reuters
Harvey Weinstein. Foto: Reuters

Siguieron 10 minutos en los que se podía cortar la tensión con un cuchillo, pero entonces Burke puso fin a la sesión despidiéndose del jurado hasta el lunes: “Recuerden que están en una fase crucial del proceso. No hagan nada que ponga en peligro su salud, los necesitamos a los 12 de ustedes”.

El proceso en sí duró seis semanas y suma ya cuatro días de deliberaciones, en los que el jurado ha estado pidiendo información sobre los cargos y las pruebas relacionadas con las denunciantes, lo que en cierto modo permitía hacer suposiciones sobre en qué punto se situaban antes del veredicto.

Harvey Weinstein en el comienzo de su juicio. Foto: EFE
Harvey Weinstein en el comienzo de su juicio. Foto: EFE

Los miembros han de alcanzar una decisión unánime sobre los cargos siguiendo un orden determinado, y hasta ahora habían requerido que se les leyeran los testimonios de la denunciante Mimi Haley y de la testigo Rosie Pérez, y ayer, el testimonio de Annabella Sciorra, que se alargó durante una hora.

No habían reclamado información de la denunciante Jessica Mann, relacionada con un cargo de violación en primer grado y otro de violación en tercer grado, además de otro de agresión sexual depredadora, por lo que sorprendió que plantearan ya estar cerca del veredicto a última hora de ayer.

Harvey Weinstein. Foto: AFP
Harvey Weinstein. Foto: AFP

Por lo demás, la jornada había transcurrido con lentitud y sin sorpresas, a excepción de una discusión entre la abogada Gloria Allred, representante de tres testigos, y la defensora del productor, Donna Rotunno, antes de que llegara el juez, debido a un asunto personal que no había trascendido en público.

En una airada conversación que duró unos minutos, Allred señaló a Rotunno con el índice, apenas a unos centímetros de ella, y acusó a la abogada de Weinstein de estar “fuera de control” y “distorsionando los hechos”, según se pudo escuchar cerca de la primera fila de la bancada.

Burke llegó en ese momento y Rotunno explicó ante el magistrado su versión del conflicto: que Allred la estaba “atacando” al hacer declaraciones a los medios sobre su vida “personal” que afectaban a su “familia y amigos”, divulgando que la jornada de ayer acababa una hora y media antes porque tenía que asistir a un funeral.

A las puertas del tribunal, Allred habló largo y tendido sobre ese intercambio con Rotunno, negó haber divulgado esa información y aseguró que “una persona razonable no haría simplemente alegaciones”, por lo que aventuró que quizá la defensa estaba “nerviosa por el veredicto”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados