REGRESO

Joaquín Sabina reapareció en público para hablar de su caída y del confinamiento

El cantante charló con el periodista Jordi Evolé y habló sobre su aparatosa caída sufrida a inicios de año y el confinamiento por el coronavirus

Joaquín Sabina en el Auditorio del Sodre. Foto: Archivo El País
Joaquín Sabina cuando estuvo en el Auditorio del Sodre. Foto: Archivo El País

El cantante Joaquín Sabina ha protagonizado una fugaz reaparición pública en las últimas horas, la primera desde su salida del hospital donde fue atendido en febrero al caerse del escenario durante un concierto y sufrir varias complicaciones que le llevaron varios días a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

“Para mí, que soy miedoso, justo no le tengo miedo al confinamiento, porque tengo muchos libros”, ha señalado en un vídeo colgado en el perfil oficial de Twitter del Instituto Cervantes en pleno encierro por la pandemia de coronavirus.

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina. Foto: Francisco Flores.
Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina. Foto: Francisco Flores.

Sabina, que en esa grabación a las puertas del Día del Libro hace suyas las palabras de Jorge Luis Borges de que “el paraíso es una biblioteca”, participaba además unas pocas horas antes en una entrevista con el presentador Jordi Évole en Salvados ciclo que emitió La Sexta, en la que habló de su ingreso hospitalario.

“Fue más fuerte del que pensáis. Llevo hasta dos operaciones, titanio y un hematoma en la cabeza”, destacó en su intervención donde no dudó en señalar: “No tengo la menor intención de morirme, que se muera la muerte”.

El cantante dijo que se recupera en su casa donde está pasando la cuarentena por el coronavirus: “Desde que salí del hospital no he hablado con nadie realmente, excepto en alguna ocasión que vinieron mis hijas, pero una vez solo, estoy realmente incomunicado”, dijo Sabina durante el programa español.

Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina en la gira "No hay dos sin tres" (2019). Foto: EFE
Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina en la gira "No hay dos sin tres" (2019). Foto: EFE

Fue el pasado 12 de febrero, durante un concierto en el Wizink Center de Madrid, cuando Sabina se precipitó al foso frente al escenario desde una altura aproximada de 1,70 metros, provocándose un “traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico” y un “pequeño coágulo” del que fue intervenido.

Y entre sus males, Sabina confiesa que esta caída le quitó la oportunidad de hacer algo para entretenerse en estos tiempos de confinamiento, tocar la guitarra. “No la puedo tocar porque un brazo todavía no da mucho de sí”, dijo.

Joaquín Sabina en el Auditorio del Sodre. Foto: Agustín Martínez
Sabina en solitario, en el Auditorio del Sodre. Foto: Archivo

Además, detalló el motivo de su tropiezo: “Sé que me enrollé en un cable y me pegué un hostión”, dijo a Évole, añadiendo este factor a las causas de su caída, que entonces solo se atribuyó al haberse deslumbrado con un foco.

Junto a él se encontraba su amigo y compañero de gira Joan Manuel Serrat, con quien había estado meses antes en Uruguay con su gira “No hay dos sin tres” en el Antel Arena.

Sabina cuenta que su amigo se alarmó mucho, siendo testigo de primera mano de lo ocurrido. “Mi primo el catalán estuvo muy preocupado porque me vio muy mal un par de días”, confesó Sabina.

Su forzosa recuperación le ha obligado a llevar un confinamiento más largo que el resto de la sociedad, algo a lo que el autor de “Cerrado por derribo” ha quitado dramatismo.

“Me asusta que me digan que no puedo ir a un restaurante con 15 amigos y tirarnos horas de sobremesa”, ha apuntado al respecto, antes de mostrar su preocupación por la situación de la cultura ante el parón provocado por la pandemia.

“Alguien debería pensar que la cultura es uno de los valores más importantes que tenemos para exportar. Los artistas se han quedado con el culo al aire y sin saber cómo tapárselo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados