rompió el silencio

Jimena Barón pidió disculpas públicas por su último año

La actriz finalmente habló de su escandalosa separación y su vuelta con Daniel Osvaldo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jimena Barón. Foto: @baronjimena

Jimena Barón finalmente rompió el silencio. Desde que volvió con el futbolista argentino Daniel Osvaldo, hace ya algún tiempo, la actriz se volvió el centro de las críticas porque el año pasado, cuando se separó de él, lo acusó de agredirlo al menos verbalmente y lo denunció.

Ahora que están de vuelta juntos, la actriz se vio obligada a compartir en las redes sociales una larga carta en la que explica cómo vivió este último tiempo, y pidió disculpas públicas.

Esto dice su carta abierta:

Aparezco nuevamente no porque haya cambiado de opinión con respecto a no hablar más de mi vida privada, sino porque soy consciente de que lo hice durante varios meses y necesito cerrar el tema como corresponde antes de decidir manejarme distinto.

En mayo del año pasado pasó lo que mucha gente sabe que pasó, principalmente porque mi pareja y yo somos conocidos y también porque ni mi pareja ni yo fuimos cuidadosos. Ahí entra el "derecho" que cree tener la gente en meterse y opinar en la vida de los demás y lo entiendo. Yo abrí mi corazón e intenté contar lo que me estaba pasando y cómo me sentía. Pensé que si no lo hacía así sería una arrogante, e ingenuamente me imaginé que sería más corto el "escándalo mediático" si yo hablaba y contaba cómo habían sido las cosas. Terminé aclarando y aclarando y hablando durante muchos meses, el tema se volvió eterno y no sólo no pude frenarlo, sino que colaboré para que se hiciera más grande.

Mi cambio de abogado del primero que tuve al segundo fue porque no me sentí cómoda. Sepan entender que soy una mujer de 28 años, que trabaja hace casi 20 y que a pesar de ser conocida y trabajar en televisión, no significa que tenga claro cómo manejarme en ella. Sé actuar, sé dónde pararme para no estar tapada en una escena, también algo a esta altura entiendo de las luces que me favorecen y las que no, aprendí a maquillarme bastante bien y no tanto a peinarme. Soy pésima para las producciones fotográficas y suelo posar muy mal. No soy ni cantante ni bailarina, pero considero que puedo cantar y bailar con dignidad. Me conocen mucho en Pol-ka que es donde más trabajé y conozco a mucha gente del ambiente por razones lógicas. Hasta ahí llega mi experiencia.

Jamás en mi vida estuve envuelta en un "escándalo" mediático hasta hace muy poco y traté de manejarme lo mejor que pude, pero cometí varios errores de los que me arrepiento. No quiero justificarme, pero para que puedan llegar a entenderme les tengo que decir que son situaciones muy difíciles de manejar, para cualquier persona y muchísimo más para una persona que genera noticias y que cada palabra queda registrada y archivada para luego también ser analizada, juzgada y criticada. Fue muy difícil.

Es de público conocimiento lo que pasó entre mi pareja y yo, aunque muchas cosas fueron exageradas y otras tantas también fueron mentiras de parte de gente a la que le convenía. Hicieron mucho más jugosa la historia, lo cual hoy entiendo que es un negocio. Así como yo aclaré más de una vez que las agresiones que recibí fueron verbales, convenía más para el "escándalo" hablar de golpes y maltratos físicos inexistentes. Así como mi pareja en ese momento me dejó y se mostró días después con otra persona, convenía más decir que hubo una infidelidad y que fui una cornuda.

No trato de minimizar lo que sí pasó, que no es una pavada en absoluto y es por eso que necesito explicar algunas cosas para hacer un cierre, ya que en ocasiones me metí en temas muy delicados.

El cambio de abogado fue justamente porque no entendí el motivo y no quise hacer una denuncia por violencia de género. En ese momento mi abogado me dijo que era lo que había que hacer para lograr la restricción de acceso a mi casa a mi pareja. Yo a él le conté todo lo que pasó y me dijo que teníamos que hacer esa denuncia; de hecho recuerdo una conversación donde me angustié mucho y le dije que no quería hacerla y me pasó con una asistente suya que me explicó que si no la hacíamos iba a entorpecer todo y que sería muy complicado lograr que mi expareja, en ese momento, no pueda entrar a mi casa.

Esa denuncia nunca fue hecha porque, en medio de este tironeo, en ese entonces mi abogado me preguntó si me parecía bien que él saliera a hablar para calmar las aguas en el programa El diario de Mariana y explicara cuál era la situación legal y lo que se iba a hacer. Le dije que por favor solamente cuente qué fue lo que pasó y qué era lo que pretendía yo (la restricción) y me dijo que le parecía bien. Terminó hablando en ese programa creo que más de una hora, contando detalles de mi intimidad que le había pedido por favor que no cuente.

Cuando me enteré (vi el programa por internet más tarde, porque en ese entonces yo ya estaba grabando Esperanza Mía todo el día) lo llamé y le dije que no era lo que habíamos quedado, que no me estaba sintiendo cómoda con algunas cosas suyas y que prefería no seguir con él. Luego me recomiendan a Ana Rosenfeld, me contacto y toma ella el caso. Corrigió legalmente lo que estaba por hacerse con el abogado anterior y la denuncia para lograr la restricción dejó de ser por violencia de género y pasó a ser por temas familiares, no recuerdo exactamente el título.

Al margen de que no mentí y que usé y expuse para descargar mi enojo con mi expareja en ese momento los mensajes y las cosas que me decía, fue manoseado un tema delicado del que necesito pedir disculpas públicamente, hacerme cargo y decirles que fue solamente manejado con ignorancia de mi parte, jamás tuve una mala intención al respecto. Sí, mi pareja me dejó de muy mala manera, tuvimos una última discusión muy fea y posteriormente viví días de mensajes horribles. También se fue dejándome en una casa en El Tigre que yo no podía pagar sin él y a propósito se quedó él con una llave para que yo no tenga la tranquilidad de estar ahí sola. Intenté solucionar el tema de que no pueda acceder pidiendo en la guardia que no lo dejaran entrar, pero me dijeron que, al haber sido él quien alquiló la casa, no sería posible no dejarlo ingresar al menos que haya una orden legal. Por eso la denuncia que no disfrute en absoluto hacer.

Los meses siguientes con mi abogada fueron bastante perjudiciales para mi pareja, para la familia de él y también para la mía. Se supo públicamente que mi expareja en ese entonces tuvo una relación pública a los pocos días de irse y yo estuve terriblemente triste y me sentí destrozada como mujer. A medida que pasó el tiempo, sus actitudes y todo lo que pasó hicieron que mi tristeza se convierta en mucha bronca. Me desligué casi por completo al punto de firmarle un poder a mi abogada y pedirle por favor que me hable lo menos posible de lo que estaba pasando, y que solucione las cosas ella como le pareciera. Eso también generó que se hable constantemente del tema en televisión y que se ensucie más a mi pareja. En parte fue un descuido mío y me arrepiento y me hago cargo nuevamente.

Yo no necesito "limpiar" a Daniel porque volví con él, él cometió muchos errores y tuvo muchas malas actitudes. No voy a hablar de él, de hecho ni sabe que yo estoy escribiendo esto y además tiene una postura distinta a la mía con respecto a los medios y lo que pueda pensar la gente. Lo respeto aunque no siempre lo comparto y creo que por tener esa postura y no hablar o aclarar cosas muchas veces liga que se digan algunas que no son como las cuentan en televisión, de hecho le pasó con su separación conmigo en su momento.

Yo no mentí nunca, trate de ser simpática y lo más honesta posible cuando di notas o móviles y hable del tema, hasta varias veces rescaté cosas suyas buenas y hablé bien de él, pero otras veces probablemente no aclaré con precisión cosas importantes y hasta cedí el control de los dichos en televisión a otra persona y no estuvo bien. No sabía ni cuánto ni cuándo hablaba mi abogada en televisión ni pare el carro de cosas que se dijeron ni le pedí que no hablara. Decidí trabajar y aislarme claramente siendo consciente de que estaba pasando todo lo que pasaba en programas de chimentos y etc. pero recién hoy comprendo que fue por enojo que dejé que pasara o que no hice nada para frenarlo; enojo, despecho, bronca, como lo quieran llamar.

Después de un tiempo de haberme reencontrado con Daniel decidimos darnos otra oportunidad. Con todo lo que pasó en el medio, como pareja tenemos mucho que trabajar y lo estamos haciendo porque es lo que queremos los dos.

Es muy difícil tener que convivir con la parte mediática, yo fui ingenua y por un momento pensé que a la gente le importaba mi vida solamente porque era un personaje querido, que gracias a Dios creo que mucha gente me tiene cariño porque me ve en la tele hace mucho y tal vez en alguno de los programas donde estuve los hice reír (espero), pero lamentablemente también hay mucha gente muy mala, envidiosa, resentida y sobre todo muy infeliz con sus propias vidas que se nutre de la infelicidad de los demás.

Me siento injusta, habiendo hecho público casi todo lo que me pasó en la vida por tantos meses y de repente decidir ponerme hermética sin haber aclarado cosas importantes, temas que sigo escuchando que generan mucha polémica hoy en día en televisión y en la gente. Me siento hipócrita y fría si no hago esto, por eso pido sinceras disculpas a toda persona que se haya sentido lastimada o que haya sentido que le falté el respeto por manejarme mal con temas de mucha sensibilidad.

Expongo nuevamente (y por última vez) cómo viví las cosas en su momento, no para justificarme sino para que entiendan que no hubo nunca una mala intención. Estaba muy lastimada, enojada y fui completamente ignorante en cuanto al manejo de los medios y los abogados.

Soy una mujer normal, que no pretendo ser ejemplo de nada ni de nadie y que de todo lo que pasó solamente espero crecer, e intento, sobre todo desde que soy madre, ser una mejor persona cada día.

Todos nos equivocamos, y no creo que sea grave equivocarse, si se decide en base a eso aprender y cambiar. También sana pedir perdón y perdonar. Cierro el tema y paso a ser del grupo de las actrices "cool" que dicen "no hablo de mi vida privada". Mentira. Pero aprendí a cuidarme mejor y cuidar mejor a la gente que me importa.

Ahora que entiendo mejor como se manejan algunas cosas sé que de esto también van a salir titulares injustos, por eso pido que se lea TODO lo que escribí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)