PASADO

Jennifer Love Hewitt sobre la sexualización que vivió en los medios: "¡Qué asco!"

La actriz y cantante recordó cómo en los 2000 la prensa hablaba más de su cuerpo que de su trabajo como actriz

Jennifer Love Hewitt. Foto: Archivo
Jennifer Love Hewitt. Foto: Archivo

El documental Framing Britney Spears, producido por el New York Times y que retrata el tratamiento sexista que recibió la princesa del pop en el apogeo y el ocaso de su carrera, sirvió como disparador para que muchas personas comenzaran a replantearse situaciones, comentarios y posturas de su pasado. Uno de los primeros en salir a pedir disculpas fue el ex de la cantante, Justin Timberlake, quien una vez terminada la relación hizo comentarios sobre la vida sexual de su colega.

Ahora, en una reciente entrevista, la actriz Jennifer Love Hewitt confesó que, luego de haber visto el documental, cayó en la cuenta de que ella también había sido víctima de la sexualización de los medios, sobre todo mientras promocionaba su icónica comedia romántica de 2001, Las estafadoras. En una entrevista con el portal Vulture, Love Hewitt contó que, al igual que ocurrió con Spears, a lo largo de su carrera los medios se centraron en su cuerpo, su imagen y en sus elecciones de vestuario. “Las entrevistas durante mucho tiempo en mi carrera giraron sobre mi cuerpo primero; luego, algún comentario al pasar sobre mi actuación en determinada película”, admitió.

La intérprete indicó que al principio “no entendía” lo que estaba mal en esas situaciones. “En el momento en que estaba pasando por eso, y los entrevistadores preguntaban lo que ahora sería increíblemente inapropiado, cosas asquerosas, yo no lo sentía así”, dijo.

“Por alguna razón, en mi cerebro pude simplemente decir: ‘Está bien, bueno, supongo que no me preguntarían si era inapropiado’. Pero ahora, como una mujer de 42 años con una hija, definitivamente miro hacia atrás y digo: ‘¡Qué asco!’”, afirmó.

La actriz de series como 9-1-1 o Mentes criminales recordó que cuando comenzó a promocionar Las estafadoras empezó a molestarle que los reporteros no se enfocaran en su trabajo.

“Me decepcionó que las charlas pasaran por cuestiones de mi físico, porque realmente había trabajado duro en esa película para hacer un buen trabajo como actriz”, dijo. “Ahora que soy mayor, pienso: ‘Dios, desearía haber sabido lo inapropiado que era eso para poder defenderme de alguna manera o simplemente no responder esas preguntas’”,.

Hewitt se mostró complacida con la atenta mirada que tienen sobre el tema las mujeres de las nuevas generaciones. “Cuando vi el documental de Britney me dolió un poco el corazón, porque recuerdo haber tenido ese sentimiento en retrospectiva”, dijo. “Estoy muy agradecida de que estemos en un momento en el que, con suerte, esa narrativa va a cambiar para las jóvenes que están surgiendo ahora, y no tendrán que tener esas conversaciones”.

La actriz no es la primera en hacer una revisión pública sobre el trato recibido por los medios. En febrero, una conmovida Paris Hilton se refirió, en su podcast This Is Paris, a las bromas inapropiadas que durante un largo tiempo hizo sobre ella la comediante Sarah Silverman y a la traición de David Letterman. Según Hilton, el célebre conductor estadounidense intentó “humillarla” al obligarla a hablar durante una entrevista de temas que, con anterioridad, habían acordado no tratar. Ante sus dichos, Silverman expresó remordimiento y Hilton le aceptó las disculpas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error