POLÉMICA

Ismael Serrano contra Viviana Canosa por tomar dióxido de cloro: "Es tremendamente irresponsable"

La periodista argentina Viviana Canosa tomó dióxido de cloro en su programa "Nada personal" y recibió numerosas críticas en las redes sociales. Entre ellas, la de Ismael Serrano.

Vivana Canosa tomando dióxido de cloro en vivo. Foto: Captura de Youtube.
Vivana Canosa tomando dióxido de cloro en vivo. Foto: Captura de Youtube.

Ayer, en su programa Nada personal, Viviana Canosa llevó una botella que, según comentó, contenía dióxido de cloro (CDS), un químico potencialmente peligroso promocionado como supuesta cura para el coronavirus, y lo bebió al aire.

"Vamos a despedirnos, voy a tomar un poquito de mi CDS, oxigena la sangre, viene divino, yo no recomiendo, les muestro lo que hago", dijo luego de darle un trago largo a su botella.

Días atrás, la conductora había tuiteado de manera escueta: "Yo tomo #CDS" junto a un hashtag que nombraba a Andreas Kalcker, un autodenominado "investigador" que promociona las cualidad curativas de la sustancia. Unos minutos antes de cerrar el programa, Canosa había leído una frase al aire: "Por favor dejen de prohibir tanto porque ya no alcanzo a desobedecer todo".

La conductora también mostró su postura sobre la pandemia en uno de sus últimos tuits: "No Covid. ¡Sí a la CoVida! Vivir en comunidad. Sin miedo, con amor y en responsabilidad. No somos títeres, somos un pueblo maduro y responsable", escribió.

Luego de haber tomado dióxido de cloro en vivo, Canosa se llenó de críticas en las redes sociales. Entre los internautas resaltó el comentario del músico español Ismael Serrano, quien calificó de la actitud de la periodista argentina como "tremendamente irresponsable". "Por favor, consulten a sus médicos. Es sumamente peligroso", escribió en su cuenta de Twitter. 

El dióxido de cloro, una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada que se usa como blanqueador y para descontaminar superficies industriales, lleva años publicitándose como un remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer.

Sin embargo, ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento. La lista de contraindicaciones es larga y diversas autoridades han lanzado contundentes advertencias contra su uso. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) afirmó en una nota del 8 de abril que no hay "ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes".

Tan solo dos días atrás, la Anmat desaconsejó su usó como tratamiento para el COVID-19 y destacó que su ingesta puede causar "irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados