imperdible

El increíble vínculo de Juana Viale con los Rolling Stones

La actriz argentina contó en "Sonríe" detalles de su juventud con mucho rock.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juana Viale. Foto: La Nación (GDA)

La sangre de los árboles fue un éxito en Montevideo. La obra, que en parte crearon y que además protagonizan las actrices Juana Viale y Victoria Césperes, estuvo una semana en cartel en la Sala Verdi y casi siempre agotó entradas. Ahora girará por el interior.

La estadía de las actrices argentina y uruguaya hizo que se las viera en todos los medios de prensa, desde El País y su revista Sábado Show, pasando por programas de televisión y radio. También se las podía cruzar caminando tranquilamente por las calles de Montevideo.

Fue en este tour de prensa que Viale reveló algunos secretos de su vida, anécdotas increíbles y desopilantes. El viernes pasado, la nieta de Mirtha Legrand fue invitada al programa Sonríe, te estamos grabando de La Tele, y en el segmento "Es cierto qué" le preguntaron por su historia con los Stones.

Resulta que el marido de Marcela Tinayre (su madre), Marcos Gastaldi, es hermano de Federico Gastaldi, un empresario que entre otros méritos tiene el ser muy amigo del mismísimo Mick Jagger. El padre de los Gastaldi fue cónsul en Uruguay.

En la anterior visita de los Stones a Argentina Marcela Tinayre, que estaba de viaje, llamó a su hija y le pidió que le organizara un asado al cantante. Juana y Nacho fueron los anfitriones del rockstar junto con otros amigos, y llevaron la situación como pudieron.

"Gozó", recordó Viale en Sonríe, "porque imaginate que todas las preguntas que le hacíamos eran: "y decime, ¿no te cansás de ser Mick Jagger?". "Pero él es todo un lord", agregó la morocha, quien habló de este asunto con total naturalidad. Claro, desde que nació se ha codeado con las más famosas celebridades de la región, aunque seguramente tener a un Rolling Stone como invitado no debe ser algo que pase con mucha frecuencia.

El bajista stone empujó su Fiat 600

Viale contó que después del recital en Buenos Aires, fue al bar donde todos festejaban, y como estaba aburrida se fue a tomar whisky. Allí se puso a charlar con “un negro de rastas espectaculares” que resultó ser el bajista de los Stones, Darryl Jones. La actriz le ofreció llevarlo al día siguiente a comprar camperas de cuero y lo pasó a buscar en su Fiat 600, llamado “Mantequita”. Al rato se puso a llover, el auto se apagó y Darryl Jones tuvo que empujar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)