ENTREVISTA

Iliana Da Silva: "El linchamiento en redes me hizo reflexionar mucho"

Tras el comienzo de la nueva etapa de "Las cosas en su sitio", Iliana Da Silva habló con El País sobre su llegada a Sarandí, su decisión de "colgar los botines de movilera" y las críticas de las redes

Iliana Da Silva
Iliana Da Silva

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Tras la salida de Nacho Álvarez de Radio Sarandí, ayer comenzó la nueva etapa de Las cosas en su sitio con una dupla de conductores a cargo de Juan Miguel Carzolio e Iliana Da Silva. Tras el primer programa, Da Silva habló con El País.

—Ayer fue tu primer día en la conducción de Las cosas en su sitio junto a Juan Miguel Carzolio. ¿Cómo lo viviste?

—El primer día ha sido de muchas emociones porque para mí es un lenguaje nuevo hacer periodismo en radio. Si bien ya había tenido experiencias fugaces en radio, hacer periodismo utilizando la herramienta de la palabra es todo un descubrir. Me plantea un desafío que trae un tiempo de aprendizaje. Cuando me llegó la propuesta, dije: “No la puedo dejar pasar”, y el equipo me recibió muy bien y me sentí contenida. Con Juan Miguel nos conocemos del canal (La Tele), pero nunca habíamos trabajado mano a mano, así que estos primeros días es como que nos estaremos conociendo al aire.

—Se van conociendo mientras que los oyentes van descubriendo cómo se maneja la dupla.

—Sí, claro. Obviamente que Juan Miguel tiene más experiencia en la radio y ya formaba parte del equipo de Las cosas en su sitio; es el capitán. Yo estoy como una jugadora incorporada al equipo, con la camiseta puesta y con muchas ganas. Lo describo futbolísticamente porque el 16 de julio es el día mi cumpleaños, cumplí 47, y también fue la fecha del Maracaná. Bromeo mucho con que eso de que cumplo un día patrio y me gusta hacer un paralelismo porque fue justo ese día cuando cerré mi incorporación a Las cosas en su sitio y también decidí colgar los botines de movilera.

—¿Qué te llevó a dejar el trabajo de movilera?

—Desde hace un tiempo sentía que necesitaba soltar a la Iliana movilera. Sentía que me repetía, la realidad cambió y los tiempos son otros. Además, por momentos me sentí muy expuesta a situaciones no queridas y no es fácil hacer una cobertura del aquí y ahora en vivo. El linchamiento en redes y el acoso en línea me hizo reflexionar mucho. Quiero muchísimo el laburo que hago y siempre lo hice con honestidad, pero sentí que era un momento de repensarme y de darme la oportunidad de hacer periodismo desde otro lugar. Hay confiar en que si uno busca, las cosas suceden.

—Y justo llegó la oportunidad de Las cosas en su sitio.

—Sí. Estaba en ese momento personal y justo se dio. Estoy superagradecida con la radio, con Sergio Silvestri —gerente de Sarandí que había sido mi compañero y mi jefe en Telenoche— y con el canal 12. Ellos entendieron mi situación y sigo formando parte del equipo de Telemundo. Me quedo con la conducción de los domingos con Mariano (López) y están las puertas abiertas para otras cosas. Canal 12 es mi casa y poder sostenerlo es muy importante. Está bueno tener la posibilidad de colgar los botines de movilera y darle espacio a gente joven que está laburando con ganas. También está bueno que en Sarandí hayan confiado en mi trabajo y que asumieran el riesgo de darle la oportunidad a alguien que no tenía experiencia pero que sí tiene algo para aportar. Que te pase eso a los 47 pirulos hace que te den ganas de seguir peleándola. Alguno puede llegar a determinada edad y decir: “Estoy cómoda”, pero yo siempre me caractericé por romper con la rutina y cada tanto dar un cimbronazo en mi vida.

—Recién hablaste del linchamiento en redes sociales. Recibiste muchas críticas luego de la cobertura a una olla popular. ¿Te dolió ver esos comentarios negativos?

—Me sorprendió y me hizo reflexionar. Fue un linchamiento en redes que no estuvo bueno. Lo sentí como un juzgamiento express. Hoy me tocó a mí, pero seguramente le toque a otro colega. Me pasó con la cobertura de la olla popular y luego con la cobertura del bloqueo del transporte. Se descontextualiza lo que pasa y no está bueno. Además te etiquetan: la gente opina, y dice “blanco” o “negro”, “derecha” o “izquierda”. Como sociedad tendríamos que repensarlo porque lo único que hace es alimentar una grieta. También hubo muchos mensajes de insultos que llegaron a mi familia, pero este es mi trabajo y ellos no tienen por qué estar expuesta. La gente tiene que pensar dos veces antes de hacer click.

—Luego de las críticas, publicaste un mensaje en Twitter donde reflexionabas sobre el tema, y citabas la frase de Tomás Eloy Martínez: “El periodismo no es un circo para exhibirse, sino un instrumento para pensar”. ¿Ese es el tipo de periodismo al que apuntás?

—Sí. Ese es el tipo de periodismo que voy a reivindicar siempre. Se me ha etiquetado como una periodista militante de izquierda, pero jamás, en estos años de trayectoria, me he expresado públicamente sobre mi voto ni mi pensamiento político. Sí he reivindicado una historia familiar, que es una herida de toda la sociedad uruguaya. El día que decidí reivindicar mi historia familiar de tener tíos desaparecidos junto a que mi primo haya sido uno de los nietos recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo, decidí hacerlo con madurez y ya teniendo una trayectoria. Pero cuando lo hice, ese día dije que no iba a cubrir más la Marcha del Silencio y la iba a caminar. Siempre que sentí que tenía que apartarme de una entrevista porque me tocaba de cerca, lo hice.

—En las redes sociales está cada vez más presente el hecho de relacionar a un periodista con determinado pensamiento político, muchas veces infundado, para desacreditarlo. ¿Lo sentís?

—Lo que pasa es que las redes llegaron para quedarse. Eso sucedía antes, pero no era visible. Ese tipo de conversaciones se daban en el almacén, en las reuniones o en boliche, y ahora se amplificó. Creo que hay que aprender a convivir con eso, aunque me cuesta. Por momentos siento que no está bueno, pero creo que tengo hay muchas cosas para aportar. Quiero hacer un buen uso de las redes porque es una muy buena herramienta. Yo no quiero alimentar la grieta, sino que quiero contar que la vida va por otro lado.

En una entrevista mencionaste que en la televisión "casi todo el mundo se crea un personaje". Sin embargo, decías que en la pantalla tratás de mostrarte de la manera más cercana a lo que sos día a día. ¿Por qué?

—Crear un personaje es complejo porque después lo tenés que sostener. En mis comienzos aprendí, gracias a otros con más experiencia, que uno tiene que mostrarse lo más cercano a lo que es en su vida cotidiana. En la televisión siempre fui yo y creo que mi trabajo es como mi garantía. Lo he demostrado con la elección de los temas, y dónde pongo el énfasis.

—¿Sentís que has ayudado a visibilizar a diferentes temas sociales?

—Sí, en los lugares donde he estado siempre traté de aportar una mirada hacia lo social y darle voz a mujeres y a las minorías. Me parece que es importante darle voz a los más vulnerables, y por suerte he estado en lugares donde fue posible y donde hubo alguien que estuvo de acuerdo con que así fuera. En los lugares donde estuve fui encarando ese espacio y me parece que lo fui ganando con hechos. Creo que mi aporte va desde el lugar visibilizar realidades y hacerlo siempre desde el lugar del respeto

Se cumplen 25 años desde que empezaste a trabajar en Telenoche. ¿Qué balance hacés de este tiempo trabajando en noticieros?

—Estoy agradecida con el oficio que elegí. Me ha ayudado a crecer como persona y le debo mucho a ese sitio. Empecé como una adolescente de 19 años, que empezaba a buscar su vocación y que venía de hacer animación en un grupo de payasos y hacía comunicación. En ese momento me quería comer el mundo, y si pienso en aquella adolescente de pelo largo que usaba boina, y que ahora la sigue usando, pienso en un "gracias" por el tiempo transitado. Me ha dado muchísimo.

radio

La nueva etapa en "Las cosas en su sitio"

En diálogo con El País, Da Silva destaca que su nueva faceta en Radio Sarandí le permitirá abordar la agenda periodística desde otro punto de vista. “Esta es una oportunidad y un buen momento, porque, con mis 47 años, y con mi experiencia en el periodismo tengo cosas para decir. No es que solamente voy a leer titulares y que voy a divagar en radio. Me parece que tengo mucho para decir, para contar y para aportar. Eso es nuevo para mí”.

Respecto a la conducción del programa radial junto a Juan Miguel Carzolio, la periodista comentó: “Lo bueno de que sea una dupla es que Juan Miguel tiene un potencial con la economía. Mis intereses pasan más por lo social, por la agenda de derechos y por la mujer. Creo que ahí nos podemos complementar muy bien y creo que ahí gana el oyente, por lo menos desde mi mirada”.

"Las cosas en su sitio" se transmite por Radio Sarandí de lunes a viernes, de 9.00 a 12.00, y el equipo también incluye a Martín Fablet, Marcel Keoroglian, Mariano Pagliari y Luciana Acuña. “Llego a la radio con la experiencia de la televisión y voy con ganas de aprender”, dice Da Silva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados